UNA PLAZA CLAVE EL 20-D

Preocupación en el PSOE por la marcha de la campaña en Madrid y los malos pronósticos

Dentro y fuera de la federación madrileña se expresa la inquietud por la "desigual" movilización en los mítines, especialmente en la capital, la falta de cohesión interna y el derrumbe que prevén los sondeos

Foto: Pedro Sánchez conversa con un ciudadano durante su paseo por la céntrica calle de Fuencarral de Madrid, este 17 de diciembre. (EFE)
Pedro Sánchez conversa con un ciudadano durante su paseo por la céntrica calle de Fuencarral de Madrid, este 17 de diciembre. (EFE)

Ninguno lo reconoce en público. Y es normal. Las elecciones están ya demasiado cerca y ningún dirigente va a mostrar su inquietud de forma abierta. Pero la hay en el PSOE. La hay por la incertidumbre del 20-D en toda España -las encuestas no acompañan- y, también, por lo que ocurra en Madrid. Epicentro de la política nacional. La federación del secretario general y candidato, Pedro Sánchez, la que presenta la lista que él encabeza. En la que se disputan 36 escaños para el Congreso, un pedazo de la tarta fundamental. Varios territorios, y cualificados dirigentes del PSOE-M, expresan su preocupación por la marcha de la campaña en la comunidad, por la movilización "baja" y "desigual" -especialmente en la capital-, y los nubarrones que han pintado todas las encuestas. En Ferraz se aferran a la esperanza del movimiento al alza de los últimos días, sobre todo a raíz del cara a cara con Mariano Rajoy

El viaje hacia el 20-D empezó con mal pie. El estudio preelectoral del CIS ya puso en guardia a todo el partido. No solo por el mal dato global, 77 a 89 escaños (un 20,8% de los votos), sino por el agujero que revelaba en Madrid: auguraba que los socialistas se quedarían como cuarta fuerza -por detrás de PP (13-14), Ciudadanos (10) y Podemos (6-7)-, con solo cinco parlamentarios, la mitad que en 2011. Los siguientes sondeos no hicieron sino confirmar esa tendencia a la baja: Metroscopia para 'El País' les otorgaba siete escaños; Sigma Dos para 'El Mundo', siete; GAD3 para 'ABC', 6-7 -en las tres, como cuarta formación-, y NC Report para 'La Razón', siete (como tercera)

El CIS abrió la brecha situando al PSOE-M como cuarta fuerza, y desde entonces más estudios privados han reflejado ese cálculo. La horquilla es de 5 a 7 actas

En la dirección regional -que se ha trasladado recientemente de la plaza del Callao a la calle del Buen Suceso, a dos pasos de Ferraz-, igual que en la cúpula federal, se ha insistido en estos últimos 15 días en que las encuestas yerran y maltratan al PSOE, y que los pronósticos en Madrid no se cumplirán. Se agarran, entre otros estudios demoscópicos, al del CIS de las pasadas autonómicas, cuando previó 27-28 diputados y al final fueron 37. Claro que siempre cabe el contraejemplo: ese mismo CIS pronosticó 12 ediles en el ayuntamiento de la capital y el PSM (hoy PSOE-M) se hundió hasta nueve. Con todo, se señala que los diversos sondeos "sobreestiman" a los emergentes y noquean a los socialistas al no captar todo su voto oculto tras pasar por la cocina. 

Los pueblos y la capital

Pero el problema en Madrid no es solo ese, a juicio de la mayoría de dirigentes consultados tanto en la federación como en otros territorios. Es, para empezar, la "baja" movilización de militantes y simpatizantes. Hasta ahora, el mitin más numeroso en la comunidad fue el de apertura -1.200 personas, según la organización-, a la espera del cierre de este viernes en Fuenlabrada, que previsiblemente no superará la mayor marca del PSOE en esta campaña (8.000 en Valencia el pasado domingo). En el que protagonizó Felipe González en el distrito de Vicálvaro -y en el que no estuvo Sánchez-, el 8 de diciembre, el aforo no superaba el medio millar de personas. Una cifra semejante al mitin celebrado este miércoles en Fuencarral, con el exministro y expresidente manchego José Bono y el vizcaíno Eduardo Madina como oradores principales; el secretario local y diputado autonómico, Juan Segovia, como anfitrión, y Enrique Rico, el secretario de Organización regional. 

José Bono, durante su intervención en el mitin del distrito de Fuencarral, en el centro cultural Alfredo Kraus, este 16 de diciembre. (EC)
José Bono, durante su intervención en el mitin del distrito de Fuencarral, en el centro cultural Alfredo Kraus, este 16 de diciembre. (EC)

 

El pasado martes, Alberto Garzón, el candidato de IU, llenó el teatro de La Latina de Madrid (1.000 butacas) y tuvo que improvisar un mitin en la calle para dirigirse a todos los ciudadanos que no habían podido entrar.

Fuentes del PSOE-M indican que algunos actos y paseos de reparto de propaganda en la capital, incluso en los barrios que en otros comicios eran claramente socialistas, están siendo "deprimentes" por la baja afluencia de simpatizantes. Un alto mando de la ejecutiva regional abunda en esa apreciación: "Mucha actividad en los grandes municipios del sur y del corredor del Henares, que gobiernan los socialistas, y donde los alcaldes tiran, y bajísima en la ciudad". Otros incluso ponen en cuarentena esa afirmación y hablan, directamente, de "no campaña" o "campaña pésima y lamentable" en varios puntos de la región. Una responsable del comité electoral en la capital, sin embargo, sostiene que "la militancia se está moviendo mucho, igual que en el resto del territorio, igual que se vio en las municipales". "No es justo. La movilización está a la par", añade. 

Este jueves, Sánchez paseó por el centro de la ciudad, por la calle de Fuencarral. Era el segundo acto protagonizado por el candidato en la capital durante la campaña. El segundo que no estaba incluido en el 'planning' inicial. El anterior fue la semana pasada, en Callao, cuando firmó el programa socialista como prueba de que se lo toma como un "contrato". Este jueves le acompañó una treintena de militantes en su 'ascenso' por Fuencarral, mientras él no paraba de hacerse 'selfies', hablar con varios ciudadanos que le paraban, y darles achuchones y besos -a los que más, a los mayores- o acariciar a dos perros. Sánchez ha evitado los mítines en la capital, y los ha concentrado en dos de los bastiones socialistas, Getafe -la ciudad que gobierna, además, la líder del PSOE-M, Sara Hernández- y Fuenlabrada, ambas en el cinturón rojo del sur. Los paseos en Callao y Fuencarral se han montado sobre la marcha porque, como disculpan desde el comité local, "las campañas se van organizando día a día".

Un alto cargo del PSOE-M subraya la mayor actividad en la periferia que en la ciudad, apreciación que desmienten en el comité electoral local

Incluso dentro de la ejecutiva de Sánchez se reconoce que las cosas en Madrid capital "no se han hecho bien", pese a que en las municipales el partido sufrió un enorme varapalo, al convertirse en tercera fuerza, detrás del PP y Ahora Madrid, la plataforma impulsada por Podemos y que tiene las riendas de la ciudad, con Manuela Carmena al frente. El propósito era recuperar el pulso en las grandes urbes, trabajar con vistas a la recuperación de cara a las siguientes locales. 

La cadena de "errores"

¿Por qué Madrid no acaba de tirar? Los dirigentes del PSOE-M consultados apuntan a varios factores. En primer lugar, la fractura interna, pese a que Sara Hernández proclama constantemente que dirige un partido "unido". La federación, y así se percibe dentro y fuera de Madrid, está "rota", quebrada, exhausta por las luchas intestinas y la intervención de Ferraz. Sánchez fulminó en febrero a Tomás Gómez para colocar como candidato a la presidencia de la comunidad a Ángel Gabilondo. La operación salió bien porque salvó al PSM del naufragio: salvó su posición de segunda fuerza y se quedó a un escaño (sumando con Podemos) del Gobierno autonómico. Pero luego promovió el ascenso de Sara Hernández -la vencedora de las primarias frente a Juan Segovia- y la defenestración del portavoz en el Ayuntamiento de Madrid y candidato el 24-M, Antonio Miguel Carmona. 

Sara Hernández, Pedro Sánchez y Ángel Gabilondo, en el mitin de apertura de campaña, en Getafe. (EFE)
Sara Hernández, Pedro Sánchez y Ángel Gabilondo, en el mitin de apertura de campaña, en Getafe. (EFE)

Desde el verano hasta ahora, el PSOE-M sigue sin estar cohesionado. Los 'tomasistas' no han perdonado el disparo de Sánchez a su líder y "juegan a la contra" en la campaña, según señalan desde la dirección regional. Y Hernández, mientras, ha perdido apoyos entre quienes la ayudaron a auparse al frente de la federación, como los poderosos alcaldes del sur. Estos acabaron distanciándose de ella cuando promovió, como presidente de la Federación de Municipios de Madrid (FMM), y contra pronóstico, al regidor de Arganda del Rey, Guillermo Hita, y no al de Fuenlabrada, Manuel Robles, presidente del PSOE-M y uno de sus mentores. Esa elección "hizo mucho daño", según asevera un alto cargo de la cúpula autonómica. 

Ha pesado la confección de la lista de Madrid o el ascenso a la FMM del alcalde de Arganda. En la cúpula regional, sin embargo, destacan que hay buen clima

En el memorial de agravios pesa también la atropellada confección de la lista por Madrid al Congreso, en la que Sánchez impuso su fuerza. Así como los fichajes de la número dos, la catalana Meritxell Batet, o de la seis, la excomandante Zaida Cantera, no causaron demasiado oleaje, la entrada de la exdiputada de UPyD Irene Lozano sí generó mucho más malestar. En el PSOE-M y fuera de él. "Eso ha distorsionado mucho la campaña, ha hecho pupa", admiten fuentes del partido.

Las agrupaciones apenas han demandado su presencia como oradora, conscientes de los recelos que ha provocado en las bases. Lozano acompañó este jueves a Sánchez en su paseo por Fuencarral, horas antes de un acto en la pequeña localidad de El Álamo. La víspera había tomado la palabra en San Lorenzo de El Escorial. Ella, no obstante, no lanza ningún reproche ni a la dirección ni a la militancia, por la que se siente "bien" acogida. 

Mostrar músculo

La cadena de "errores" ha convertido la situación en Madrid en un "despropósito", a juicio de los críticos de Hernández, que se cuentan entre algunos de los que la apoyaron y los que optaron por Segovia. Creen que el polvorín en el que sigue instalado el PSOE-M se debe tanto a las interferencias de Ferraz como al estilo de la baronesa regional, de "incomunicación permanente", de falta de diálogo con su equipo. Sus fieles, en cambio, insisten en que el estado de salud de la federación es bueno y que las distorsiones son mínimas. 

Distintos territorios de peso sí manifiestan su “preocupación“ por la situación en el PSOE-M: “El Beirut de Madrid es importante para todos“

La impresión extramuros del PSOE-M es coincidente. Distintos mandos territoriales de las principales federaciones contactados por El Confidencial coinciden en señalar la "preocupación" por lo que ocurra en Madrid, por la repercusión en todo el Estado y por ser la lista del candidato. Comparan la movilización que se observa en bastiones fuertes como Andalucía, Extremadura, Asturias, Castilla-La Mancha o Valencia con la que se observa en Madrid, aparte de los efectos de las guerras internas. "El Beirut de Madrid es importante para todo el partido", expone una responsable de Organización de un territorio de mucho peso. "¿Cómo no va a preocuparnos lo que ocurra allí si se confirma que somos tercera o cuarta fuerza?", se preguntan otros dos responsables de dos federaciones distintas.

Madrid no ha sido un feudo histórico del PSOE, como sí lo son Andalucía o Extremadura, o Cataluña. Pero el PSC también está tocado, aunque las encuestas conceden para el 20-D un cierto alivio, al pronosticar un empate múltiple con En Comú Podem, ERC, C's y Democràcia i Llibertat. "Sin Madrid y Cataluña, que son dos graneros de votos y escaños, ¿qué hacemos?", se preguntan fuentes del aparato valenciano, otro territorio que sufre la amenaza de la alianza de Podemos y Compromís y de Ciudadanos, y eso que el PSPV dirige la Generalitat. Y añaden que "la movilización en los actos no anuncia un resultado, pero sí sirve para mostrar músculo, y en el PSOE-M el problema es que no hay partido". En Madrid no se podrán imitar los actos centrales de campaña de los dos emergentes, el pasado domingo, en la Caja Mágica y en el palacio Vistalegre, antaño santuario socialista. Ambas formaciones aprovecharon para hacer una exhibición de fuerza. 

Campaña "ascendente"

La debilidad del PSOE que vaticinan las encuestas no reside solo en Madrid, ni mucho menos. Porque flojean en Castilla y León, Euskadi, Navarra o Murcia, e incluso en aquellas comunidades que gobiernan -salvo Andalucía y Extremadura- no conquistan la primera plaza. Pero Madrid es una plaza clave para todo el partido y para Sánchez, porque es consciente de que ha arriesgado mucho. 

Susana Díaz y Pedro Sánchez, este 17 de diciembre en Torremolinos, Málaga. (EFE)
Susana Díaz y Pedro Sánchez, este 17 de diciembre en Torremolinos, Málaga. (EFE)

 

En el comité de estrategia federal, no obstante, se miran estos últimos días de campaña con aparente tranquilidad. "Madrid es siempre un lugar complicado, pero hay una sensación de buena campaña, de que hemos ido de menos a más, ascendente, de que nos hemos reforzado tras el debate y el partido ha respondido, de que no hemos cometido errores, a diferencia de los demás, y de que Pedro ya no está tan acartonado. Hay optimismo", indica uno de los miembros del sanedrín que acude a diario a la sede provisional de campaña, en la calle del Pintor Rosales de la capital.

Todos cruzan los dedos. Y todos esperan que no se cumplan los pronósticos y el 20-D no haya que presenciar ningún descalabro. Ni en todo el Estado ni en Madrid. 

La "ecuación" de Sánchez: "Si PP y C's suman y si resta Podemos, gobernará la derecha"

Por Agustín Rivera | Torremolinos, Málaga

Pedro Sánchez finiquita sus últimas horas de campaña con una clara misión: se trata de intentar recuperar el voto útil. ¿Cómo? Minando a Podemos, pero también del partido de Albert Rivera. “La ecuación ha quedado clara. Si PP y Ciudadanos suman y si resta Podemos, gobernará la derecha”, resaltó Sánchez ante 3.000 personas que abarrotaron el auditorio de Torremolinos.

Fue el segundo mitin de campaña de Sánchez y Susana Díaz en Andalucía. Ambos reflejaron una sintonía artificial. Ni un mal gesto, ni nada que hiciera presagiar el desembarco de la presidenta de la Junta de Andalucía si hay fracaso electoral del PSOE el domingo. Más bien al contrario. Ambos hicieron piña en ese frente “anti-PSOE” e insistieron en la misma idea que en el mitin de Pino Montano en Sevilla: “Azul, naranja y morado son colores complementarios. El único partido que puede sacar al amigo de [Luis] Bárcenas de La Moncloa es el PSOE”, destacó Sánchez.

El candidato socialista defendió la gestión de Díaz al frente del Gobierno andaluz. “Tenéis el orgullo de contar con una gran presidenta en la Junta. En Andalucía se pueden hacer cosas de distintas formas. Habéis blindado por ley la financiación pública de la sanidad y dais un gran respaldo a la Ley de Dependencia. Aquí apostáis por el empleo y la creación de empresas”, remarcó el secretario general del PSOE.  

Al final, sin disimular una aparente euforia, se mostró muy seguro de la victoria socialista. “Vamos a ganar puerta a puerta, calle a calle, pueblo a pueblo, ciudad a ciudad. Vamos a conquistar nuestro futuro; el futuro no está escrito”, remató, no sin antes admitir errores pasados -“No todo lo hemos hecho bien”- y remarcar: “Todo lo bueno de este país lleva la marca del PSOE”.

[Para más información y consultar otros datos, puede descargarse gratuitamente la aplicación de El ConfidencialElecciones 20-D, tanto para dispositivos Android como para teléfonos y 'tablets' de Apple]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios