ENCUESTA PREELECTORAL DEL CIS

La irrupción de Ciudadanos provoca el descalabro del PSOE

Rivera lograría representación en casi todas las circunscripciones, y sería segunda fuerza en Madrid, duplicando en escaños a los socialistas, que caerían de 10 a cinco actas, una humillación total

Foto: Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en el debate de 'El País' del pasado lunes. (EFE)
Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en el debate de 'El País' del pasado lunes. (EFE)

Ni en sus peores pesadillas podía imaginar el PSOE un hundimiento como el que vaticina el CIS. De forma tan descarnada. En las últimas semanas, en los pasillos los dirigentes insistían en que las encuestas de institutos privados arriesgaban mucho al proyectar una estimación de escaños porque las muestras que usaban eran muy pequeñas y porque esperaban que la ley D'Hondt acabara dejando fuera a los nuevos. Y confiaban en que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) salvara la imagen de derrumbe, desmintiera un batacazo tal que les llevara por debajo de los 80 escaños, un suelo histórico. La ruina. Pero el organismo público, tras una amplísima muestra -17.452 entrevistas-, pinta un panorama desolador para los socialistas y también para los populares, ya que exhibe, provincia por provincia, hasta qué punto han penetrado los emergentes en las circunscripciones pequeñas, terreno siempre privado del bipartidismo. Especialmente Ciudadanos.

Eso explica los resultados de la encuesta preelectoral del CIS, hecha pública este jueves [aquí en PDF], a escasas horas del comienzo de la campaña electoral del 20-D: 120-128 escaños para el PP (y el 28,6% de los votos), entre 58 y 66 menos que en 2011; 77-89 actas para el PSOE y un 20,8% (110 hace cuatro años); 63-66 para Ciudadanos (un 19%); 45-49 para Podemos y las coaliciones en las que participa con otras formaciones en Valencia, Galicia y Cataluña; 3-4 para IU-Unidad Popular (y un 3,6%); nueve para Democràcia i Llibertat (la antigua CDC), siete para ERC; 6-7 para EH Bildu, cinco para PNV y uno para Coalición Canaria. Si el 20-D confirma esos datos, con C's pisándole los talones y a gran distancia del PP, que podría mantenerse en el Gobierno, Pedro Sánchez no tendría ninguna posibilidad de salvación, y su partido entraría con total seguridad en una crisis interna sin precedentes. La marca más baja de su historia en generales la marcó Alfredo Pérez Rubalcaba en los últimos comicios, y eso que se hizo con el 28,76% de los votos.

Ciudadanos, con su 19% estimado, se sitúa a solo 1,8 puntos del PSOE. Y el PSOE, a su vez, a 7,8 puntos del PP, mucho más lejos. Y un ejemplo: Ciudadanos llega a pillar escaño en Ávila, Soria o Lleida, robándoselo al PSOE -que se queda sin diputado-, y en Girona, haciéndose con el del PP. Más aún, en Lleida ni PSC ni PP logran un acta, y sí la consigue la formación naranja. 

Sánchez pierde hasta a Cantera

Pero la penetración del partido de Albert Rivera es total. Según el pronóstico del CIS, obtiene parlamentario en todas las provincias, salvo Teruel, Palencia, Zamora, Cuenca, Cáceres, Lugo, Ourense, Navarra, Álava, Guipúzcoa, Vizcaya, Ceuta y Melilla. En Jaén, le atribuye entre cero y un escaños. Ciudadanos crece fundamentalmente a costa del PP y también muerde, y mucho, al PSOE, aunque este también sufre la irrupción de Podemos y sus aliados. No obstante, aún hay un 41,6% de indecisos

 

El saldo final es el siguiente, siempre según la proyección del CIS para este 20-D: el PP, con su 28,6% de los votos, obtiene acta en 49 de las 52 circunscripciones (todas, menos Girona, Lleida y Guipúzcoa); el PSOE, con su 20,8%, en 46 (se queda fuera en Ávila, Soria, Lleida, Álava, Ceuta y Melilla) , aunque peligra en Guipúzcoa y Segovia. Ciudadanos, en su estreno (19%), se cuela en 38-39, y Podemos y sus aliados (15,7% en total), en 25-26. Lo nunca visto en la historia democrática de España. IU, por su parte, mengua respecto a las últimas legislativas: sus tres sillones seguros salen de Madrid, Sevilla y Asturias, y tiene opciones de sumar uno más en Valencia. UPyD, Unió o BNG salen del Congreso. 

Los socialistas ganan en sus fortines históricos, Andalucía y Extremadura, aunque la entrada de los emergentes le aleja de un resultado brillante

El mayor triunfo de C's, y el mayor mordisco al bipartidismo, se produce en Madrid, que reparte 36 escaños en total. Albert Rivera se queda como segunda fuerza en su debut (10 actas), por detrás del PP (13-14). El PSOE de Pedro Sánchez se hunde y pasa de los 10 diputados de 2011 a solo cinco. Cuarta fuerza, detrás incluso de Podemos (6-7). La catástrofe de los socialistas es tal que no entraría en el Congreso uno de los fichajes estrella del secretario general y candidato, la excomandante del Ejército de Tierra Zaida Cantera -concurre de número seis-, ni el vasco Eduardo Madina -el siete-, ni la parlamentaria Ángeles Álvarez (número ocho) ni el que fuera jefe de Gabinete de los Gobiernos de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, José Enrique Serrano -el nueve-. 

Susana Díaz, este jueves en el debate de Presupuestos de 2016. (EFE)
Susana Díaz, este jueves en el debate de Presupuestos de 2016. (EFE)

Los socialistas solo ganan en sus fortines históricos, Andalucía y Extremadura, y sin firmar un resultado deslumbrante. Susana Díaz aguanta el tipo pese a la irrupción de los emergentes. Según la encuesta, sería primera fuerza de la comunidad, con entre 21 y 25 escaños. Ahora tiene 25, por detrás del PP, que sufriría un extraordinario desplome el 20-D, ya que pasa de 33 a 19-21 parlamentarios. Ciudadanos conquista entre 11 y 14 asientos -solo está en duda su entrada en Jaén-, Podemos otros cinco -en todas las provincias, salvo Almería, Huelva y Jaén- e Izquierda Unida mantiene su sillón de Sevilla, aunque pierde el de Málaga, que en los últimos cuatro años ocupaba Alberto Garzón. El PSOE al menos puede consolarse con la idea de que conserva su fortaleza indiscutible en la capital andaluza (4-5 actas, por las seis de 2011), por delante de sus rivales. 

En Extremadura, la partida en los últimos comicios quedó 6-4 a favor del PP. Ahora es 5-4 a favor de los socialistas. De los emergentes, solo consigue plaza (una) C's, y por Badajoz. 

En Cataluña, quedan muy próximos tanto En Comú Podem como Democràcia i Llibertat, Ciudadanos, PSC y ERC. El PP se derrumba

Cataluña siempre ha sido otro de los graneros socialistas. Encadenaron victorias en generales, menos las de 2011. Ahora el PSC, que lidera por Barcelona Carme Chacón por tercera vez consecutiva, tendría que conformarse con entre siete y ocho parlamentarios (14 en las anteriores), y asumir encima la pérdida de representación en Lleida. En la comunidad vencería la coalición de Podemos, ICV-EUiA y Barcelona en Comú (la marca liderada por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau), En Comú Podem (10-11 diputados). Seguirían Democràcia i Llibertat -las siglas bajo las que comparece Convergència Democràtica, el partido de Artur Mas-, con nueve, empatada con Ciudadanos. En la cola, los 7-8 del PSC, los siete de ERC y los cuatro del PP (11 hace cuatro años), que solo obtiene representantes en Barcelona y Tarragona. Por tanto, quedan muy próximas cinco formaciones (En Comú Podem, Democràcia i Llibertat, C's, ERC y PSC).

Los gobiernos no sitúan por delante al PSOE

Tanto en Valencia como en Extremadura, los socialistas gobiernan desde las elecciones de mayo. Pero en Valencia ni siquiera se ponen por delante de sus competidores. El PP sigue a la cabeza, aunque con un importantísimo castigo (10-12 escaños, por los 20 de 2011). Pero el PSPV se coloca con 6-7 diputados (10 en 2011), empatados con C's (siete) y con Compromís-Podemos (siete). En Aragón, otra región reconquistada por el PSOE el 24-M, mantiene su dato de los últimos comicios (cuatro parlamentarios). Los populares ceden dos (de seis a cuatro), la formación naranja se anota dos y Podemos, otro escaño. En Castilla-La Mancha, el presidente regional, Emiliano García-Page, salva los muebles, en cierta medida: 5-6 actas (siete en 2011), frente a las 10-11 del PP (14 hace cuatro años) y las cuatro de Ciudadanos. 

Albert Rivera, este 3 de diciembre, en la jornada de puertas abiertas del Congreso. (EFE)
Albert Rivera, este 3 de diciembre, en la jornada de puertas abiertas del Congreso. (EFE)

En Asturias, se reproduce el esquema de Aragón o Castilla-La Mancha: el PP queda por delante, pese a que es el PSOE quien gobierna la comunidad. En el Principado, el reparto que pronostica el CIS es 3-2 a favor de los conservadores, y un escaño para Ciudadanos, Podemos e IU. En las últimas generales, la distribución fue tres para el PP, tres para el PSOE y uno para IU. En Baleares, el PP también baja -se queda con entre dos y tres asientos, y tenía cinco en 2011-, y el PSOE, que preside el archipiélago, podría quedarse por debajo de los emergentes, ya que su resultado oscila entre uno y dos parlamentarios, mientras que Podemos y C's tendrían asegurados dos sillones. 

El PSOE tiene en su poder la vicepresidencia de los gobiernos de Canarias y Cantabria. En las islas, el juego 9-4 para el PP de cuatro años atrás da paso a seis para los populares y 3-4 para los socialistas, que en esta ocasión se presentan coaligados con Nueva Canarias. C's cuela dos diputados y Podemos, entre dos y tres. En Cantabria, el PP cede uno de sus cuatro escaños a Ciudadanos, y el PSOE mantiene el que tenía. En La Rioja, en manos del PP, la situación es análoga: los populares pierden un diputado a favor de Rivera, con lo que el reparto evoluciona del 3-1 al 2-1-1. 

En Castilla y León es donde se percibe quizá con más fuerza la herida que C's inflige al PSOE. Le pasa por delante: el CIS le otorga siete asientos, por los 5-6 de los socialistas (11 en las anteriores) y los 17-18 del PP. Podemos no consigue ningún representante. La formación naranja se cuela en todas las provincias, salvo en Palencia, mientras que el PSOE se queda sin su diputado en Ávila y Soria. 

Sin presencia en Euskadi

En Galicia, los socialistas podrían quedarse como estaban: la encuesta les concede entre cinco y seis parlamentarios -seisen las últimas generales-. El PP baja de 15 a 10. Ciudadanos no consigue una alta penetración en la comunidad (dos escaños), pero sí la coalición de Podemos-Esquerda Unida-Anova, En Marea, que se coloca en el podio con entre cinco y seis actas, que sentaría a un candidato en todas las provincias

Mariano Rajoy con Bertín Osborne, en 'En la tuya o en la mía', en TVE. (EFE)
Mariano Rajoy con Bertín Osborne, en 'En la tuya o en la mía', en TVE. (EFE)

Geroa Bai, la formación que preside Navarra desde los últimos comicios, con apoyo de Podemos, EH Bildu e Izquierda-Ezkerra (suma de IU y Batzarre), se quedaría sin portavoz en Madrid por primera vez desde que en 2004 se presentara a las generales, con distintas denominaciones (Nafarroa Bai). Su escaño se lo queda Podemos. El resto de la tarta queda como está: dos sillones para la coalición UPN-PP, uno para EH Bildu (antes Amaiur) y otro para los socialistas. Ninguno para Rivera.

Ciudadanos tampoco logra entrar en Euskadi. En ninguno de los tres territorios. Sí Podemos, que con sus cuatro escaños supera al PSE (baja de cuatro a solo 1-2: pierde su diputado en Álava y peligra el de Guipúzcoa). EH Bildu se mantiene (5-6 representantes, y tuvo seis en 2011), igual que el PNV, con cinco, y el PP cede uno (de tres a dos). 

En Murcia, finalmente, los populares preservan su hegemonía, aunque recortada (pierden tres de sus ocho parlamentarios de hace cuatro años), los socialistas no crecen y se quedan igual: dos escaños, los mismos que C's, y Podemos se cuela con un diputado. Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla no experimentan cambios: su único escaño sigue en manos del PP. 

Estrategia cumplida

Los resultados del último CIS avalan la estrategia electoral de Ciudadanos, que pasa precisamente por intentar desbancar al PSOE como segunda fuerza política superando los resultados de Pedro Sánchez en las circunscripciones más importantes: Madrid y Cataluña. La formación que dirige Albert Rivera ve en el PSOE un caladero de votos y buscará explotarlo el próximo 20-D como hizo en las catalanas del pasado septiembre.

El verdadero éxito de Ciudadanos será obtener representación en todas las comunidades autónomas excepto en País Vasco y Navarra

Aun así, si se cumple el sondeo preelectoral, el verdadero éxito de Ciudadanos sería obtener representación en todas las comunidades autónomas excepto en País Vasco y Navarra. Rivera podría obtener un diputado en prácticamente todas las provincias pequeñas de cinco y tres escaños. En Castilla y León solo se quedaría fuera de Palencia y Zamora, y en Aragón no obtendría representación en Teruel. El vicesecretario general, José Manuel Villegas, asegura a este diario que si en mayo pensaban "no tener apenas posibilidades en estas provincias", ahora lucharán "por estar prácticamente en todas".

La otra gran aspiración del equipo de Rivera y Arrimadas era posicionarse en Cataluña como primera fuerza, algo que consiguen entre los partidos constitucionalistas, pero En Comú Podem -alianza entre Podemos y el resto de fuerzas de la izquierda- se sitúa en primer lugar con 9-8 diputados.

[Consulte aquí en PDF el estudio preelectoral del CIS]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios