ENTREVISTA AL CANDIDATO SOCIALISTA A LA MONCLOA

Pedro Sánchez: "Mi línea roja para pactar con Podemos o C's es la socialdemocracia"

El secretario general cree que quien gane el 20-D "tiene la responsabilidad de formar Gobierno". Y él cree que vencerá. Insiste en que no se plantea más escenario que ese y el de seguir liderando el PSOE

Llegó a su casa en Madrid, desde Badajoz, a las dos de la mañana del miércoles. Con las pilas cargadas después de protagonizar un mitin multitudinario -4.000 personas- con Felipe González y Guillermo Fernández Vara. La primera reacción de los suyos después del cara a cara con Mariano Rajoy. Y fue la esperada: euforia. Lo que necesitaba para animar a unas bases que habían comenzado la campaña al ralentí. 

Pedro Sánchez Pérez-Castejón (Madrid, 1972) apenas ha dormido. Tras una entrevista en la radio, a primera hora, se acerca a la cita con El Confidencial en un hotel de San Sebastián de los Reyes. Atiende después a más medios, y entre uno y otro recibe llamadas. Luego vuela hasta Alicante, más tarde se desplaza a Elche y Murcia -desde donde condena la agresión al presidente en Pontevedra-, y después vuelta a la capital. Este jueves, combina Madrid, Granada y Málaga. El viernes, en el cierre, Zaragoza, Barcelona y Fuenlabrada. No muestra demasiados signos de cansancio. Su equipo subraya que está "fuerte" pese a su apretada agenda estos días y los madrugones. El candidato socialista vigila cada respuesta, para no meterse en ningún jardín que le enrede en el último trayecto antes del 20-D. No se arrepiente de su actuación en el debate, evita concretar su política de pactos -su condición es el respeto a "la socialdemocracia"-, no asume críticas por la campaña, insiste en que no se cree las encuestas que anuncian el desplome, afirma que Susana Díaz le es "leal al cien por cien" y advierte de que no tiene en la cabeza la posibilidad de la dimisión. Él se juega el todo por el todo en estas generales. Quizá más que ningún otro candidato. 

PREGUNTA. Las encuestas que salieron tras su cara a cara con Mariano Rajoy le dieron como vencedor, y usted mismo y su partido así lo creen. Pero también se le ha acusado de emplear un tono agresivo. ¿Cree que se pasó de frenada?

RESPUESTA. Ese debate tuvo momentos para todo: para el análisis, para la propuesta, pero también momentos de mucha intensidad. Fue un debate vibrante, a la americana, donde traté de desmontar primero las mentiras de Mariano Rajoy. Y finalmente hablamos de la corrupción, de la que él quería pasar por la superficie, cuando es la segunda preocupación de los españoles. Mi tono fue contundente, fue serio ante un tema que me indigna, no solo como político, sino también como español. Mariano Rajoy tuvo que dimitir hace dos años, cuando se conoció el SMS a [Luis] Bárcenas y sí que creo que el próximo 20-D todos los españoles tenemos que votar para hacer que dimita. Y eso, humildemente, creo que solo lo puede hacer el PSOE.

P. ¿Pero ese duro cruce de reproches no puede espantar al electorado indeciso? ¿El tono que se vio en el debate era más un revulsivo para enchufar a sus militantes y simpatizantes a la campaña que una herramienta para conectar con los indecisos?

R. Yo me dirigí a la mayoría de españoles. Y estoy convencido de que se sienten identificados con mis palabras, porque es lo que piensan, lo que sienten. Yo hablo con ellos…

P. ... Lo digo por si se puede entender como un combate del bipartidismo.

R. Hablo con ellos y me dicen las cosas que le comenté a Rajoy en ese debate. Por eso creo que lo que se está examinando el 20-D es qué tipo de democracia queremos. ¿Queremos una democracia con un presidente del Gobierno maniatado en la lucha contra la corrupción por los papeles de Bárcenas o no? ¿Queremos en cambio un presidente libre para luchar contra la corrupción, como soy yo? Si uno se va a un país europeo o a EEUU, hubiese durado un minuto como presidente del Gobierno. Tendría que haber dimitido. ¿Por qué no lo hizo? Esa será su responsabilidad histórica, pero la legislatura del señor Rajoy pasará a la historia como la legislatura de la corrupción, y a eso debemos poner fin el 20-D.

Mi tono en el debate fue contundente. Me dirigí a la mayoría de españoles. Lo que se examina el 20-D es el tipo de democracia que queremos

P. A usted le llamó “ruin, mezquino, miserable”. Se ha calificado el debate de “duelo de fracasos”, que Rajoy y usted eran “momias de serrín” -lo dijo Juan Carlos Monedero-, el PP ha denunciado su "macarrismo político" y le ha llamado “chulo de barrio”, “de mala educación”... ¿No se le puede volver en contra?

R. Dije la verdad, que es lo que ganó en el debate. Insisto, yo desmonté todas las mentiras de Rajoy: hubo rescate, se han recortado las prestaciones por desempleo, en España el presidente tiene la sombra de la corrupción sobre sus espaldas, sufrimos más desigualdad y ha habido más retrocesos, se ha impuesto un modelo para competir en salarios bajos... El PSOE acudió al debate con argumentos, mostramos soluciones e hicimos balance de una pésima legislatura, que es la de Rajoy. No lo digo yo, lo dicen todas las valoraciones. Si uno analiza la valoración de todos los presidentes desde Felipe González, incluso en sus peores momentos, nunca nadie tuvo la valoración tan baja que hoy Rajoy [3,31, según la encuesta preelectoral del CIS], después de solo cuatro años en La Moncloa. Y eso tiene mucho que ver con las mentiras, con los recortes y con la corrupción.

P. ¿Por qué le ganó en el debate de Atresmedia Pablo iglesias, según se interpretó?

R. Porque Podemos domina las redes sociales...

P. ¿Solo por eso?

R. ... Pero son encuestas nada científicas. Honestamente, en el debate y en la campaña se ha visto que Podemos ha renunciado a ganar las elecciones y en lo que está es en dañar al PSOE, y yo como no me resigno a no ganar al PP, digo que la única alternativa de cambio es el PSOE, y por eso creo que el voto útil hoy es más útil que nunca, porque hay otros caminos que pueden llevar a perpetuar a Mariano Rajoy al frente del Gobierno. El único camino que es capaz de garantizar ese cambio es el PSOE.

Pedro Sánchez, en el hotel AC San Sebastián de los Reyes, en Madrid. (Fotos: Enrique Villarino)
Pedro Sánchez, en el hotel AC San Sebastián de los Reyes, en Madrid. (Fotos: Enrique Villarino)

 

P. ¿Cuál es el rival más complicado que ha tenido en los debates, puesto que ha participado en tres de ellos?

R. Yo diría que ninguno. Cada cual tiene su estilo. Yo creo que el problema de Albert Rivera y de Pablo Iglesias es que en lo concreto es donde se identifican. Se ha visto que Pablo fue trabajador de IU, y representa el espacio ideológico que históricamente ha ocupado IU, y con Rivera ocurre un poco lo mismo. Su propuesta de contrato único es una vuelta de tuerca más a la reforma laboral, es instaurar el despido libre y que no haya causalidad en el despido. Se está viendo que es un partido de derechas. Creo que es bueno que haya habido debates y creo que también es digno de reconocer que, a diferencia de Rajoy, el único partido que ha sido capaz de debatir con ellos abiertamente y en dos ocasiones es el PSOE, no el PP.

Hay un tridente entre el PP, Podemos y Ciudadanos para atacar a la única posibilidad de cambio razonable que hay en este país

P. Hablaba de corrupción y debo preguntarle por el secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro. ¿No le puede perjudicar a la larga esa foto de ambos en el mitin de A Coruña, el pasado 8 de diciembre? Está imputado por varios delitos y debe declarar en enero. ¿No es una doble vara de medir?

R. No. José Ramón no está siendo investigado por las tramas de corrupción y de financiación irregular o por enriquecimiento ilícito que tiene el PP, sino por una gestión que hizo en el Ayuntamiento de Lugo, hace ya más de 10 años. Creo que los niveles y el análisis sobre cada caso son completamente distintos.

P. ¿Pone la mano en el fuego por él?

R. Lo que digo es que confío en su inocencia. Aplicaremos el código ético y creo en su inocencia. Pero como le dije a Rajoy, no es una cuestión de PP versus PSOE, es una cuestión de quién va a dirigir España, y si quien va a dirigir España es libre para luchar contra la corrupción o no, y yo creo que Rajoy no lo es, porque está maniatado con los papeles de Bárcenas, y yo soy una persona libre para luchar contra la corrupción, yo no tengo nada que esconder.Cuando ha habido casos de corrupción, en mi partido se han asumido responsabilidades políticas. Desde que fui elegido secretario general del PSOE, fuimos la primera organización que firmó un convenio con Transparencia Internacional. Las cuentas del PSOE, las mías propias, se pueden ver en la web. Tenemos mayores niveles de transparencia que incluso alguna de las formaciones emergentes.

P. Ha hablado poco de cómo sería su Gobierno. Ha dicho que será paritario, que tendrá una Vicepresidencia ambiental. ¿Tiene en su cabeza los nombres, innovaría en la estructura?

R. Combinaríamos renovación con experiencia.

P. ¿Qué quiere decir eso?

R. Vamos a tener personas con experiencia política de anteriores gobiernos y personas nuevas.

Mi Gobierno sería paritario y combinaría renovación con experiencia y contaría con independientes

P. ¿Repescaría a ministros del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, por ejemplo?

R. No solo ministros, sino personas con extraordinaria experiencia política. Luego también incluiría a miembros de la generación que yo represento, de los que tenemos 40 años, y que representamos la renovación del PSOE que se produjo hace 18 meses en un congreso extraordinario. Y sí, creo que tenemos que recuperar el Ministerio de Igualdad, crear esa Vicepresidencia para la Sostenibilidad. Yo soy una persona comprometida con la lucha contra el cambio climático. 

P. ¿Quién sería su vicepresidente?

R. Eso no se lo voy a poder decir. Pero tengo pensada la estructura y muchos de los nombres de ese equipo.

P. ¿Contaría con independientes en caso de pactar?

R. Por supuesto. Voy a contar con ellos y voy a hacer el Gobierno de los mejores. 

P. ¿Sigue pensando en Irene Lozano como ministra?

R. Nunca dije que fuese a ser ministra.

P. Dijo que era una de las opciones...

R. No, yo dije que era una independiente que tiene facultades y virtudes progresistas, una mujer que va a desempeñar seguro responsabilidades importantes en el PSOE.

 

P. ¿Cuál sería la primera llamada que hiciera nada más aterrizar en La Moncloa?

R- La primera, a los agentes sociales, sin duda. Lo primero que tenemos que hacer es derogar la reforma laboral, que quebró el diálogo social, y crear un nuevo Estatuto de los Trabajadores. Con él quiero que reduzcamos no a uno, sino a tres, el número de contratos. Me comprometo a reducir la temporalidad del 25% al 14%.

P. Si no cuajara el acuerdo con los agentes sociales, ¿qué indemnización por despido querría usted? Su programa plantea "revisar" el coste

R. Yo me comprometo a no bajarla y sí digo que reforzaremos la causalidad del despido.

P. Le he preguntado si subiría la indemnización. 

R. Estoy diciendo que no voy a bajar el coste del despido. Y digo que tenemos que reforzar la tutela judicial del despido y la causalidad.

Quien gana tiene la responsabilidad de formar gobierno. Aspiro a un Gobierno monocolor. Tengo la estructura y muchos nombres

P. Ninguna encuesta le sitúa como ganador, sino como segunda fuerza, en el mejor de los casos. Algunos sondeos anticipan que no alcanzaría la suma de PP y Ciudadanos, en cuyo caso la gobernabilidad se complicaría. ¿Encabezaría un Gobierno alternativo ayudándose de Podemos y Ciudadanos?

R. Yo voy a denunciar el prepacto electoral que hay. Hay un tridente entre el PP, Podemos y Ciudadanos para atacar a la única posibilidad de cambio razonable que hay en este país, que es el PSOE. Lo digo con pesar: Podemos ha renunciado a ganar las elecciones y solo pretende ganar al PSOE, Ciudadanos pide el voto para que gobierne el PP, y nosotros para acabar con la reforma laboral, con los recortes del PP y también para hacer dimitir a un presidente que tenía que haber dimitido hace dos años. ¿Qué creo que va a pasar el 20-D? Espero que el voto útil sea más útil que nunca y en consecuencia sea el PSOE el que lidere ese cambio, porque somos la única garantía de cambio. Si las derechas suman, claramente Rivera va a apuntalar a Mariano Rajoy…

P. ¿Pero si no suman?

R. Lo que digo es que quien gana las elecciones, y aspiro a ganarlas yo, tiene la responsabilidad de formar Gobierno.

P. Usted, por tanto, no va a mover un dedo, de momento, hasta comprobar que Rajoy no puede gobernar…

R. Es que no va a ocurrir.

P. Pongámonos en ese escenario.

R. ¿Por qué no nos ponemos en el caso contrario? Es que voy a hacer lo contrario que ha hecho Rajoy. La única opción para que Mariano Rajoy no sea presidente del Gobierno es que gane el PSOE. Y a partir de que gane, tenderé la mano a todos los partidos, voy a hacer lo contrario que el PP, que ha gobernado solo y frente a todos, confundiendo mayoría absoluta con absolutismo.

P. En su partido ya sabe que le advierten de que no puede apoyarse en dos muletas, en Podemos y Ciudadanos. ¿Comparte esa afirmación?

R. Yo aspiro a tener un Gobierno monocolor.

Cuando Pablo Iglesias propone un referéndum para Cataluña es porque no tiene un proyecto de país y ha pactado con Bildu en Navarra

P. ¿Pero si necesitara a ambos para la investidura?

R. Yo aspiro a gobernar en solitario. Y tendería la mano a todas las fuerzas políticas, también a un PP renovado para la reforma constitucional. Frente a un PP que ha dividido a los españoles y que ha confrontado con muchísimos colectivos. Pero para eso, el PSOE tiene que ganar. Si no gana, no habrá cambio político en España.

P. ¿Qué líneas rojas se marca para un posible pacto con Podemos o con Ciudadanos, o con Podemos y Ciudadanos?

R. La socialdemocracia.

P. ¿El referéndum en Cataluña, por ejemplo?

P. Pablo Iglesias plantea esas cosas porque sabe que no va a ganar las elecciones. Nosotros tenemos un programa que me he tomado como un contrato, que tiene las cuentas echadas, y las cuentas salen. Y por eso denuncio que PP y C’s prometen de nuevo que bajarán los impuestos, porque no es verdad. Y si van a bajar los impuestos, tendrán que decirnos de dónde van a recortar. Yo sí me comprometo a bajar los impuestos a la clase media y trabajadora. Y respondiendo a su pregunta, en Cataluña la solución no es el derecho a la autodeterminación, y lo defiende porque en Navarra ha pactado con Bildu. Esa es la cuestión. Cuando dice eso Pablo Iglesias, es porque no tiene un proyecto de país. Porque lo que tenemos que hacer todos es dar una oportunidad para el acuerdo, no para la ruptura. En el fondo, el derecho de autodeterminación es el fracaso de la política, y es la diferencia entre el PSOE y el PP.

 

P. ¿Qué ha hecho el candidato mal para que se perciba que el PSOE está a la baja, para que siga en el entorno de los 80 escaños [en 2011 consiguió 110]? ¿Qué no ha funcionado en campaña? ¿Qué autocrítica hace de la cercanía de Podemos y Ciudadanos que prevén las encuestas?

P. Respeto mucho las encuestas, las veo con prevención, y mucho más cuando hacen proyección de escaños. Yo creo que esta es una campaña voto a voto, y yo tengo dos campañas. Rajoy, por ejemplo, no ha hecho campaña. El otro día entendí por qué no va a los debates: porque sus mentiras, sus recortes y sus relaciones con Bárcenas no tienen defensa posible. Rivera e Iglesias hacen campaña en los platós de televisión. Yo, además de hacer campaña en los medios, recorro las 52 circunscripciones. Y esta es una campaña de voto a voto. El PSOE está haciendo una campaña más movilizada y articulada que todos los demás.

Siempre voy a anteponer los intereses de los españoles a los de mi partido

P. ¿Ha montado una campaña bipartidista para un momento que no lo es?

R. La gente no está cansada del bipartidismo… No es una cuestión de bipartidismo sí o no, sino de partidismo, y la gente está cansada del partidismo…

P. Disculpe, y también del bipartidismo.

R. La ciudadanía lo que está viendo de los nuevos partidos es que están cayendo en el partidismo. Cuando Iglesias defiende a [Juan Carlos] Monedero, o Rivera defiende a [su número dos, José Manuel] Villegas, o cuando Podemos rechaza los Presupuestos [del Gobierno del PSOE] en Extremadura. Eso es partidismo. Yo me comprometo a que siempre, si no coinciden los intereses del partido con los de los españoles, voy a anteponer los intereses de los españoles. Siempre.

P. Dígame cuál ha sido su peor y su mejor momento al frente del PSOE en estos 18 meses de mandato.

R. Para mí no ha sido duro, de verdad. Estoy tremendamente orgulloso de representar al PSOE, de haber sido elegido por el voto directo de 132.000 militantes del PSOE [a él lo eligieron 64.116, el 48,67%], tiene mucho más mérito que se hagan primarias en grandes organizaciones que en pequeños partidos como Podemos y Ciudadanos. 

¿La presidenta andaluza, Susana Díaz, ha sido leal? “Sí, sí“. ¿Al cien por cien? “Sí“

P. ¿Pero siente que fueron injustas las críticas a su liderazgo, sobre todo procedentes de ciertas federaciones, como la andaluza?

R. Lo único que he recibido por parte de la militancia es cariño, afecto, apoyo…

P. ¿Y de los barones?

R. El PSOE es un gran partido, tiene grandes jugadores. Es la diferencia entre un gran equipo y un buen equipo. Un buen equipo tiene un único jugador, un gran equipo tiene muchos grandes jugadores.

P. ¿Pero Susana Díaz ha sido leal?

R. Sí, sí.

P. ¿Cien por cien leal?

R. Sí.

¿Qué ocurrirá si el próximo domingo no hay un buen resultado? “No me planteo el escenario de la dimisión. Sólo el de la victoria“

P. ¿Y también los barones que se alinean con ella?

R. Honestamente, creo que el PSOE hizo un proceso de renovación histórico hace 18 meses y eligieron sus militantes, por voto directo, a quién querían al frente. Ya me gustaría que el PP, cuando pase a la oposición, haga lo propio, y haga un proceso de primarias. Eso es lo que puedo decir.

 

P. ¿Se arrepiente de no haber recompuesto su relación con la presidenta de la Junta?

R. Es que no es una cosa o la otra. Siempre la ha habido buena.

P. ¿Habría adelantado las primarias abiertas para elegir candidato a La Moncloa? ¿Las habría celebrado cuando prometió en su debate con Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, en noviembre de 2014, y no en julio de 2015?

R. Sí.

Tenía que haber adelantado las primarias porque abrí la puerta a que el PP cuestionara que el PSOE quería que yo fuera el candidato

P. ¿Por qué?

R. Porque abrí la puerta a que mis adversarios políticos, el PP, cuestionaran algo que era evidente en el PSOE, y era que la militancia y los socialistas de corazón, con carné o sin carné, querían que yo fuera el candidato.

P. En el PP... y también en su partido.

R. Eso lo dice usted, cosa que yo no comparto.

P. ¿Qué ocurrirá si el 20-D no obtiene el resultado esperado? El otro día hablaba en una entrevista que si pierde, lo interpretaría como un "fracaso". ¿No está sirviendo su cabeza en bandeja a sus críticos en el PSOE?

R. ¿Cuál es la diferencia entre el PSOE y otras formaciones políticas de izquierdas? Que queremos gobernar el presente para transformar el futuro. No somos una izquierda de protesta, sino una izquierda de propuestas y de hechos. Frente a otras izquierdas que hacen postureo, somos una izquierda modernizadora, transformadora, una izquierda que atrae al centro. Por eso nos definimos por nuestra capacidad de gobierno. Hemos renovado nuestros equipos, pero tenemos la suficiente experiencia política como para abordar los desafíos que tiene España por delante, que son la desigualdad, la falta de oportunidades, la convivencia y la desconfianza en las instituciones. Nosotros salimos a ganar las elecciones. El único cambio posible es el del PSOE. En ese contexto lo dije. Yo estaré donde los españoles quieran que esté.

A los que quieren enterrarme, les digo que me presentaré a la secretaría general del PSOE como presidente del Gobierno

P. ¿Y se plantea el escenario de la dimisión?

R. Yo solo me planteo el escenario de la victoria.

P. ¿Solo ese?

R. ¿Qué me está preguntando? ¡Si estoy a cuatro días de las elecciones! [risas].

P. ¿Qué les dice a aquellos que están con las palas y las zanjas preparadas para enterrarle en caso de que no haya un buen resultado el 20-D?

R. Que… [se lo piensa] me presentaré [en el siguiente congreso] a la secretaría general del PSOE como presidente del Gobierno.

P. ¿Y como líder de la oposición?

R. Como presidente del Gobierno.

[Para más información y consultar otros datos, puedes descargarte gratuitamente la aplicación de El Confidencial, Elecciones 20-D, tanto para dispositivos Android como para teléfonos y 'tablets' de Apple]

Elecciones Generales

El redactor recomienda