ENTREVISTA CON ANA BLANCO A MENOS DE DOS MESES DEL 20-d

Pedro Sánchez atribuye al PSOE la Ley de Divorcio que aprobó Calvo-Sotelo con UCD

El líder del PSOE redobla sus ataques a C's ante su ascenso: "España no necesita más derechas" de Rivera y Rajoy, de las que no se siente "cerca". A sus críticos les dice que el 20-D no es su última bala

Foto: El secretario general del PSOE y candidato el 20-D, Pedro Sánchez, durante su entrevista con Ana Blanco en La 1 de TVE, este 2 de noviembre. (RTVE / EFE)
El secretario general del PSOE y candidato el 20-D, Pedro Sánchez, durante su entrevista con Ana Blanco en La 1 de TVE, este 2 de noviembre. (RTVE / EFE)

Patinazo de Pedro Sánchez en su entrevista en La 1 de TVE. El secretario general del PSOE acudió este lunes al nuevo formato que TVE ya estrenó la semana pasada el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Sin embargo, Sánchez cometió un grave fallo de cultura política. Sin darse cuenta. Tras afirmar que uno de los "errores" de su partido es "no reconocer las grandes cosas" que ha hecho durante sus gobiernos, el candidato puso como ejemplo el "divorcio" que aprobó, según él, "Felipe González". Podía haber elogiado la despenalización del aborto, o tantas otras medidas que sí hizo el primer presidente socialista. Pero no. Eligió una que no había sido obra suya. 

Ante esta declaración, las redes sociales hirvieron en críticas hacia al candidato del PSOE a La Moncloa, ya que la Ley de Divorcio que atribuyó al expresidente Felipe González, fue aprobada un año antes de su llegada al poder por Leopoldo Calvo-Sotelo, de UCD, en julio de 1981 -puedes consultar aquí el BOE-. Es decir, poco después del 23-F, cuando Sánchez tenía exactamente nueve años. Maldita Hemeroteca le afeó enseguida su desliz. 

 

No a la "suma de las derechas"

No fue ese, lógicamente, el mensaje que fue a vender a la tele. Quiso evidenciar que la reacción del PSOE a su estancamiento y al trepidante ascenso de Ciudadanos en las encuestas de los últimos días ya está en marcha: ahora se afanará en alinear a Albert Rivera con Mariano Rajoy, en el mismo plano de igualdad. Un refuerzo en la estrategia que solemnizó este lunes Pedro Sánchez durante su entrevista con Ana Blanco en Televisión Española

Las nuevas formaciones tienen también "mucho de viejos conocidos", verbalizó durante la cita ante las cámaras. Y Ciudadanos son las "Nuevas Generaciones del PP", como ya anticipó el pasado jueves en 'El intermedio', en La Sexta. Pero esta vez puso varios ejemplos para ilustrar su argumentación, como el hecho de que la formación naranja respalde los Presupuestos de Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid. "España no necesita más derechas", no necesita "ni la derecha de Mariano Rajoy ni la suma de las derechas, la de [Albert] Rivera y la de Rajoy", redondeó. Así se refería a una posibilidad a que apuntan los sondeos: que el PP y C's sumen mayoría absoluta en el Congreso

 

Blanco le preguntó entonces con quién se sentiría más cómodo el PSOE a la hora de pactar. "Con las derechas, yo no me siento cerca, al contrario", respondió. Él se encuentra más próximo con "los que plantean políticas de centro izquierda, de centro reformista", y con los que plantean "una doble receta de derechas", su partido "desde luego no se va a sentir a gusto". Era un intento clarísimo de marcar distancias con Rivera, pese a que hasta ahora había manifestado su disposición a aliarse tanto a derecha como a izquierda. Y pese a que había llegado a decir que Ciudadanos era la "nueva derecha civilizada con la que uno puede hablar". Ahora pasa a ser el enemigo, visto el empujón de los sondeos.

¿Y con Podemos entonces? No dijo tampoco de forma expresa que sería su socio preferido. "Podemos dice que está dispuesto a que gobierne el PP con tal de que no gobierne el PSOE". Así que "de cara al 20-D, pese a que haya nuevas voces, la única opción de cambio que existe en nuestro país es el PSOE", remató, para reivindicarse frente a los emergentes. Además, en la formación morada, opinó, "hay bastante desorientación por parte de su dirección respecto a su electorado". 

El PSOE tiene "los atributos para ganar"

A Ciudadanos le criticó que, "allí donde ha podido elegir", ha optado "siempre" por el PP, como en Murcia, Castilla y León, La Rioja o la propia Madrid. En Andalucía lo hizo, argumentó, porque no tenía más alternativa que respaldar a Susana Díaz en la investidura, de modo que ese caso no valdría como contraejemplo. Acto seguido, pidió a sus rivales que "hablen claro", porque el PSOE tiene un "proyecto claro". Es más, alardeó, tiene "todos los atributos para ganar las elecciones" por su programa y su capacidad de diálogo con otras fuerzas. Sánchez justificó además que las encuestas coinciden en "tres elementos centrales": que los ciudadanos demandan "cambio", que quieren un "giro a la izquierda" y que Rajoy es el presidente "peor valorado de la democracia". 

 

El debate para las próximas elecciones generales, insistió, es sencillo: si se quiere que "las cosas continúen como están" o que cambien y se logre que "el crecimiento económico llegue a todos" y no haya "un Estado del bienestar recortado", con un "Gobierno limpio y con capacidad de diálogo", que es "lo que ofrece el PSOE". 

Sánchez reconoce como “error“ del PSOE no sacar pecho de su obra de gobierno. Pone un ejemplo: el divorcio... que aprobó UCD en 1981

Sus respuestas condujeron a Blanco -que durante toda la entrevista se mantuvo impecable, pero incisiva- a preguntarle si la del 20-D es su última oportunidad. "No", contestó rotundo. Subrayó que cuenta con "muchísimo apoyo y cariño de dentro y fuera" de su organización para afrontar las generales, una afirmación sin matices que, no obstante, choca con la realidad, que es el distanciamiento rotundo de Díaz y de varios de los barones territoriales. En cualquier caso, se desquitó, él sale a "ganar", y lo importante no es su "futuro" dentro del PSOE, ya que lo que pase en las generales afecta a todos.

"Las elecciones no son una carrera de caballos, no va ni de mí, ni de Rajoy, ni de Mas, ni de Rivera, ni de Iglesias... Esto va de los españoles y si queremos cambiar las cosas o no", aseguró. A continuación, la presentadora preguntó por cómo le puede impactar la mancha de la corrupción, a la que no es ajeno el PSOE en Andalucía, con casos como el de los ERE o el de los cursos de formación. Enseguida se proclamó un "político limpio, que dirige un partido limpio y que aspira a gobernar un Gobierno limpio".

Pedro Sánchez, durante su entrevista con Ana Blanco. En la solapa, un lazo naranja en solidaridad con los trabajadores de RTVE. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su entrevista con Ana Blanco. En la solapa, un lazo naranja en solidaridad con los trabajadores de RTVE. (EFE)

Espera que no sea "demasiado tarde" en Cataluña

Otro bloque de la entrevista se dedicó a la situación en Cataluña. Si finalmente el Parlament aprueba la moción de Junts pel Sí y la CUP para iniciar el proceso de ruptura con España, el Tribunal Constitucional entonces "tendrá que actuar", y espera que las instituciones catalanas y los partidos "cumplan con la sentencia". "Porque de lo que estamos hablando es de una quiebra, no solamente del ordenamiento constitucional, sino también del Estatuto catalán que votaron los catalanes, y en consecuencia de un ataque directo a los derechos y libertades de muchísimos catalanes", arguyó.

Sánchez: "España no necesita más derechas de Rivera y Rajoy"

El secretario general considera que aunque el "culpable es [Artur] Mas", el "responsable político es Mariano Rajoy", por su inmovilismo. No obstante, el PSOE está con el PP en la defensa de la integridad territorial, en la unidad de España y el respeto a la legalidad, como ya le manifestó la pasada semana a Rajoy, y en los últimos dos días, a Albert Rivera y Pablo Iglesias en sendas conversaciones telefónicas

No obstante, Sánchez confía en que no sea "demasiado tarde para arreglar las cosas en Cataluña", aunque ya se va "mal de tiempo". El diálogo es, pues, "imprescindible" en estos momentos. No cree que haya que situarse en el escenario de una aplicación del artículo 155 de la Constitución, que prevé la suspensión de la autonomía: hace falta defender "una solución política antes" y, en ese sentido, lamentó que haya personas "muy interesadas en azuzar la confrontación". Equiparó a Rajoy y a Mas, porque los dos tienen "ciertas dificultades" para volver a ser presidentes, intentan "tapar debajo de la confrontación sus casos de corrupción" y buscan "evadir del escrutinio de los españoles" su gestión, sus recortes y la "desigualdad" provocada. 

No pactará con los que "estén en la secesión"

Rivera le sacó en su charla telefónica del sábado su solución, su "pacto por España", que exige, a los firmantes, que se comprometan a no gobernar "de la mano de los que rompen España". Sánchez subrayó que su partido no va a "pactar con partidos que estén en la secesión". Cosa que no es exactamente lo mismo. El líder socialista defendió su propuesta, la reforma constitucional. Reveló que, en los últimos meses, ha "trabajado mucho en las conversaciones privadas" con el presidente para que aceptara emprender ese camino, "con escaso éxito", porque el jefe del PP "mira más al pasado que al futuro". 

El candidato se compromete a derogar “toda“ la reforma laboral, aunque insiste en que el coste del despido deberán pactarlo los agentes sociales

Gracias a las preguntas que lanzaron los ciudadanos, ya grabadas y reproducidas por plasma -el mismo formato que hace una semana, con Rajoy-, Sánchez pudo repasar algunas de las medidas que llevará en su programa electoral. Una es la derogación de "toda" la reforma laboral. Pero no se movió de la posición planteada por su dirección: que no se cambiará la indemnización por despido de primeras porque ha de ser un asunto que han de pactar los agentes sociales. Sin embargo, varias federaciones -y singularmente Andalucía, aunque no solo- están haciendo llegar a Ferraz la petición de que se comprometa a anular la reforma laboral del PP en su integridad, sin medias tintas, lo que incluye el coste del despido. 

El candidato socialista también recordó que quiere universalizar la educación de cero a 18 años, que la asignatura de Religión salga del horario escolar o que la Iglesia católica y otras confesiones deban pagar el IBI por edificios que no estén destinados al culto. Alertó de que si Rajoy continúa en el Gobierno "va a poner en riesgo las pensiones del presente y el futuro". También abogó por "reactivar" la Ley de Dependencia. Y defendió el modelo de radiotelevisión pública que implantó el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. "RTVE era un ejemplo de pluralidad y hoy no lo es como consecuencia de un PP que interpreta que es suya", censuró. En la solapa de su chaqueta, lucía un lazo naranja, en solidaridad con los trabajadores de la Corporación.

Distritos electorales más reducidos

Y aunque no figura en su programa, se mostró abierto a cambiar la Ley Electoral para que las circunscripciones, que actualmente son las provincias, sean "más reducidas". Como en otras ocasiones, señaló que los ciudadanos, más que del bipartidismo, están cansados del "partidismo" y de que se usen las instituciones para usos "partidistas". Por cierto que salió a relucir el polémico fichaje de Irene Lozano como número cuatro por Madrid. El aspirante a La Moncloa lo volvió a defender: reconoció que le metió "mucha caña" y fue "muy dura" cuando era diputada con UPyD -lo fue hasta horas después de anunciarse su entrada en las listas del PSOE-, pero "el partido no hace mal en abrirse" y sumar a "opciones progresistas independientes" como Lozano. 

La entrevista con Ana Blanco, de casi 45 minutos [aquí la puedes ver íntegra], no fue un masaje. La presentadora repreguntaba en cuanto veía que su interlocutor se escapaba, algunas veces algo incómodo, o le recordaba que no había contestado a su cuestión. Al final, le mostró sobre una pantalla algunas imágenes de su poco más de un año al frente del PSOE. Las peores, las de las "tragedias humanas" y las catástrofes naturales, como constató en su visita a un colegio en Las Palmas anegado por las lluvias torrenciales de los últimos días o el accidente de autobús que tuvo lugar en Murcia en noviembre de 2014. La mejor, una foto suya jugando con deportistas discapacitados, en silla de ruedas. En el panel de instantáneas aparecía una con Susana Díaz a su lado, ambos sonrientes. Eran otros tiempos. No los de hoy. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
62 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios