el pp no negociará hasta ver los resultados

Fracasa la hoja de ruta de Susana Díaz: bloqueada su investidura hasta el 24-M

El PP se resitúa en el centro de las negociaciones, pero no moverá ficha hasta ver cómo queda el mapa de sus principales ayuntamientos. Ciudadanos y Podemos seguirán negociando

Foto: Susana Díaz, presidenta en funciones de la Junta de Andalucía (EFE)
Susana Díaz, presidenta en funciones de la Junta de Andalucía (EFE)

No se sabe si, en sus cálculos, Susana Díaz al adelantar un año las elecciones andaluzas contó con el factor de las municipales. Lo cierto es que tras el fracaso de las primeras negociaciones y después de que todos los partidos de la oposición se hayan afianzado en el no a la candidata socialista, su investidura no podrá escapar al mapa político que arrojen las próximas elecciones del 24 de mayo, dentro y fuera de Andalucía.

Los socialistas asumen que estarán bloqueados hasta después de esa fecha. Lo que digan las urnas será determinante. La candidata socialista se niega a asumir que ambas realidades van de la mano, pero la tozuda realidad se impone a su deseo. Ha dejado de tener la sartén por el mango. Si el PSOE pacta con los nuevos partidos y desplaza de las alcaldías al PP, el diálogo con Ciudadanos y Podemos podrá recibir un impulso. El vértigo de los partidos bisagra podría disiparse. Si los socialistas no mueven ficha en los ayuntamientos y dejan que el PP gobierne cuando sea la lista más votada, la abstención de los populares en Andalucía está casi garantizada.

Teresa Rodríguez, líder de Podemos en Andalucía (EFE)
Teresa Rodríguez, líder de Podemos en Andalucía (EFE)

Esto es exactamente lo que la dirigente socialista quería evitar a toda costa. Ella quería estrenar y marcar el mapa de pactos en España y corre un alto riesgo de que sea al revés y los movimientos más allá del Gobierno andaluz determinen su futuro político. La segunda votación este viernes en el Parlamento andaluz, donde salvo sorpresa todos los partidos de la oposición reiterarán su no a Díaz, se celebrará apenas diez horas después de que la maquinaria de las municipales y autonómicas eche a rodar.

La dirigente socialista abrirá a partir de ese momento un compás de espera para ver cómo evolucionan las negociaciones. La teoría inicial de elevar la presión y convocar cuantos plenos fueran posibles para tratar de dar paso a un Gobierno andaluz se ha desbaratado. El PSOE ve fuerte un “frente del no” y teme el desgaste que esa foto fija reiterada pudiera tener en su candidata. Hasta que no se mueva algo en el tablero político no forzarán ningún pleno, admiten ahora.

Las encuestas advierten de que la fragmentación del voto de la izquierda, la irrupción de Ciudadanos y el desgaste del PP podría llevar a que un buen puñado de significativos ayuntamientos en Andalucía quede al albur de los pactos postelectorales. Eso dijo el CIS sobre Sevilla, donde la erosión de los populares solo podría salvar el ayuntamiento si pactan con Ciudadanos o por el contrario recuperar la plaza de la capital para la izquierda si el PSOE mueve ficha con la candidatura avalada por Podemos e IU. En otras capitales señeras como Málaga o Huelva también hay un escenario muy abierto. Los sondeos señalan que varias mayorías absolutas del PP, que ahora mismo gobierna en todas las capitales andaluzas, están amenazadas.

Moreno Bonilla no moverá ficha hasta el 25-M

Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente del PP andaluz (Reuters)
Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente del PP andaluz (Reuters)

El líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, destapó sus cartas ante Susana Díaz el primer día que pisó San Telmo tras la victoria insuficiente de la socialista. Sostuvo que darían paso a la lista más votada siempre que el PSOE se comprometiera a hacer lo mismo en los ayuntamientos. Susana Díaz descartó firmemente ese posible trueque. La líder socialista tiene un gran interés, político y personal, por recuperar la alcaldía de Sevilla. Quiere que se convierta en otro gran símbolo que apuntale al PSOE andaluz como el más fuerte de España. Su implicación en la campaña de las municipales está siendo directa. Tras oír la oferta del PP y aunque Susana Díaz nunca ha descartado una posible negociación con los populares, sus opciones favoritas para llegar al Gobierno andaluz pasaron a ser Ciudadanos y Podemos. Casi en el último minuto y tras exhibir un desmedido optimismo, su jugada política se ha desmoronado como un castillo de naipes.

El PP vuelve a resituarse en el centro de las negociaciones de los socialistas pero los ayuntamientos tendrán mucho que decir. Recuperan la centralidad tras semanas desaparecidos. Desde este partido insisten en varios mensajes. No habrá posible abstención de sus 33 diputados antes del 24 de mayo. Susana Díaz tendrá que emitir muchos gestos políticos para convencer a los populares. Las negociaciones no serán dirigidas por Mariano Rajoy, como posiblemente le gustaría a la socialista, señalan, sino por Moreno Bonilla.

Se sabe que el presidente del PP no es partidario de permitir unas nuevas elecciones en Andalucía. El PSOE cuenta con ese as para desinflar la posición de fuerza que su adversario aspira a tener en esta nueva fase. Desde Moncloa se ha tratado de desactivar esa información. José Luis Ayllón, secretario de Estado de la máxima confianza de Soraya Sáenz de Santamaría, salió a asegurar que preferían nuevas elecciones a un Ejecutivo andaluz débil y sin apoyos. Pero lo cierto es que el PP está en pésimas condiciones para afrontar otras elecciones antes de las generales.

Diálogo PP-PSOE contrario a Ferraz

El diálogo con de PSOE y PP en Andalucía contraviene además las tesis de Ferraz, que ha avanzado pactos con todos los partidos excepto con los populares y con Bildu. Díaz ya advirtió que esa máxima no iba con ella. El choque con Ciudadanos y Podemos en el último minuto ha dejado además más al aire las divisiones que existen entre los socialistas sobre quién debe ser su interlocutor político. Mientras que la savia nueva del partido orilla al PP de cualquier alianza, la vieja guardia aprovecha el fracaso de las negociaciones en Andalucía para volver a defender que el único diálogo posible y con garantías es con los populares.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)
El líder del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)

Los socialistas andaluces aseguran que mantendrán el diálogo abierto con todos los partidos durante las próximas semanas. Confían en acotar el campo de negociación con el PP, que ha puesto sobre la mesa 146 medidas. Casi todo su programa electoral. Igualmente esperan acercar posiciones con Ciudadanos en materia económica y de empleo, una vez aparcada la firma de un gran pacto anticorrupción con este partido tras volver a la mesa la exigencia de la dimisión del expresidente Manuel Chaves

Podemos ha dejado también la puerta abierta al diálogo durante los dos próximos meses. Susana Díaz afronta una etapa política complicada. Su bloqueo político permite además a Ferraz ganar tiempo y les garantiza que la líder andaluza tiene mucho más difícil mover a sus peones para pedir cuentas ante un eventual fracaso de Pedro Sánchez en la próxima cita electoral. Su problema está en Andalucía y la oposición le va a poner difícil la solución.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios