la próxima votación se celebrará el viernes

47-62: Díaz encaja el primero de muchos posibles fracasos para ser presidenta

Ciudadanos da un paso atrás y Podemos no cede. Las opciones del PSOE de que los nuevos partidos se abstuvieran para dar paso al gobierno caen y se desinfla el optimismo inicial

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía en funciones, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía en funciones, Susana Díaz. (EFE)

Habría que preguntarse dónde ha ido a parar el optimismo desmedido del que hacían gala los socialistas en los días previos al debate. Hace sólo un par de semanas, Susana Díaz proclamó que su investidura estaba hecha y que sería presidenta muy pronto. Ahora ha pasado al "antes o después seré presidenta". El Parlamento andaluz ha dado hoy el primer revés a la candidata del PSOE. Era lo previsible en primera vuelta.

Todos los partidos de la oposición se unieron en el no. Pero el desenlace está en lo que ocurra el próximo viernes, cuando se ha convocado la votación en segunda vuelta. Necesita la abstención del PP (33 diputados) o de Ciudadanos (9) y Podemos (15). En total, obtener 16 abstenciones que permitan que los 47 síes socialistas sumen mayoría simple. Y no lo tiene nada fácil.

62 noes. 47 síes. La candidata socialista tiene de plazo hasta el próximo 5 de julio para cambiar este marcador o Andalucía irá a unas nuevas elecciones en septiembre. Nadie quiere, pero tampoco nadie mueve ficha para evitarlo. Al menos no de momento. Se cruza la campaña de las próximas elecciones municipales y autonómicas y los partidos que deben darle paso no se fían. Ciudadanos, que había abierto el juego al asumir el pasado fin de semana una posible abstención en segunda vuelta si se suscribía el pacto anticorrupción, ha reculado por orden de Albert Rivera.

Susana Díaz necesitará el viernes en segunda votación

La mayoría andaluza de Podemos no quiere ni oír hablar de abstención e incluso agita una posible consulta a las bases antes de moverse del no. El PP va de principal partido de la oposición y tiende la mano al acuerdo, pero su prioridad es salvar sus ayuntamientos. Sin garantías de que los socialistas dejen paso a la lista más votada en las municipales no hay posibilidad de pacto. Los socialistas se quejan del "tacticismo y oportunismo" político. La oposición replica que fue Susana Díaz la que precisamente por cálculo electoral decidió ser la primera en probar el nuevo tablero político y adelantó las elecciones un año.

La investidura se ha convertido en una especie de montaña rusa donde las posiciones políticas se mueven a gran velocidad. El pasado fin de semana el paso de Ciudadanos hacia la abstención abría la posibilidad de que Podemos también se inclinara por esa opción.

El endurecimiento de las condiciones por parte de Albert Rivera, que vuelve a exigir la entrega inmediata de las actas de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, vuelve a mostrar a un oposición rocosa e instalada en el no. Pero la sucesión de acontecimientos en las últimas semanas demuestra que todo puede moverse de nuevo con cualquier simple gesto. Hay mucho de estrategia política y de miedo a una foto fija con consecuencias electorales. Todos se la juegan. No hay una apuesta segura. Todas tienen riesgo. También la del bloqueo a un futuro Gobierno andaluz.

A partir de ahora, el PSOE pondrá en marcha una operación de desgaste que llevará posiblemente a votar la investidura cada 48 horas. Susana Díaz, al acabar el pleno, se dirigió a los medios para lamentar el juego de "regate corto" y volvió a reclamar a la oposición que "no bloquee" el gobierno. El resto de partidos sostiene que, frente a su "estrategia victimista", es la candidata socialista la que puede salir "más erosionada" si sucesivamente encaja el rechazo en bloque de la Cámara.

El líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, insistió en esa idea: "Algo debe estar haciendo mal cuando cuatro grupos muy diferentes ideológicamente y 62 diputados no se fían". Tratan de trasladar el desgaste directamente de las siglas socialistas al nombre propio de Susana Díaz. Ella abrió ese juego, señalan.

Susana Díaz reclama responsabilidad a los grupos políticos

La dirigente socialista convocó las elecciones para no perder un año y estrenar un ciclo electoral clave en España. Quería estabilidad y la foto que arrojó el Parlamento dejó claro que no la tiene. Podemos insiste en que se lo va a poner difícil y sigue exigiendo hechos y no guiños ni gestos. Reclama que se retiren de los bancos que desahucien las cuentas de la Junta y que se reduzcan los altos cargos en la Administración regional. Susana Díaz ha lanzado ofertas en ambos temas e incluso ha asumido despedir a un 10% de cargos a dedo.

Su discurso de investidura fue una suma de reivindicaciones de todos los partidos políticos. Consideran que ofreció perchas a cualquier partido de la oposición para justificar una abstención que le abra paso. Al PP le guiñó con un paquete de bajada de impuestos. Asumió una extensa batería de medidas contra la corrupción y propuso una reforma de la Constitución para abrir la segunda vuelta electoral en caso de que no haya mayoría en ayuntamientos, comunidades y el Gobierno.Propuso las listas abiertas. Medidas de ámbito nacional que le han costado ya otro encontronazo con Ferraz, que asegura que fue por libre y no deja claro cuáles de las propuestas de la andaluza irán en el programa de las generales. Lanzó un paquete de 3.000 millones de euros para combatir el paro y medidas de apoyo a los autónomos. La oposición, sin embargo, insiste en que no bastan las palabras y describe un grupo socialista que no ha entrado de verdad a ceder y buscar acuerdos.

Los expresidentes de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán. (EFE)
Los expresidentes de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán. (EFE)

Fuentes del PSOE no quisieron valorar los pasos atrás de Ciudadanos, aunque se mostraron seguros de que las cuentas electorales de Rivera han tenido mucho que ver. Sin embargo, siguen confiando en firmar el pacto anticorrupción y en que se produzca una abstención de este partido en segunda vuelta que desmorone el bloque rocoso de la oposición. Ciudadanos no confirmó si hay fecha para esa firma. Los socialistas descartaron que vayan a exigir la entrega inmediata de las actas de Chaves y Griñán.

El PSOE andaluz movió ficha para que la retirada política de los exdirigentes allanara la investidura. La operación ha tenido un alto coste interno. Volver a pisar en ese terreno no entra en los planes de Díaz, aseguran desde su entorno. Del optimismo han pasado a asumir que toca tener nervios de acero y esperar. Alguien deberá de mover ficha. O habrá elecciones, deslizan. Es casi lo único que les queda para presionar.

Ciudadanos y Podemos no tienen autonomía en las negociaciones y lo que digan desde Barcelona y Madrid será determinante, se quejan los socialistas. Con el PP lo ven difícil, aunque confían en que Mariano Rajoy frene una segunda convocatoria electoral.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
66 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios