Es noticia
Menú
Dos de cada tres empleos creados este año se concentran en la hostelería
  1. Economía
SEIS MESES DE LA REFORMA

Dos de cada tres empleos creados este año se concentran en la hostelería

La economía española crea empleo y aumenta el número de contratos indefinidos. Pero el perfil de la ocupación se orienta hacia sectores de bajo valor añadido. En particular, la hostelería

Foto: Varias personas, en una oficina de empleo. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
Varias personas, en una oficina de empleo. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los datos ponen de relieve el perfil profesional del mercado de trabajo tras la reforma laboral, que entró en vigor, como se sabe, el pasado 1 de enero. Y son, en definitiva, un retrato preciso tanto del modelo productivo como de la coyuntura más reciente, vinculada a una recuperación de las actividades de ocio.

Lo que revela la Seguridad Social es que dos de cada tres nuevos ocupados están inscritos en empresas vinculadas a la hostelería. En concreto, el 64,8%. En total, y en términos absolutos, 255.394 ocupados de los 393.826 nuevos empleos creados desde que comenzó el año hasta el pasado 31 de mayo trabajan en ese sector. Solo la hostelería, sin tener en cuenta otras actividades complementarias, supone ya el 9,6% del empleo en las empresas inscritas en el sistema público de protección social, que incluye a 1,43 millones de asalariados.

El paro baja en junio y se bate récord de contratos indefinidos

La segunda actividad que más empleo ha aportado al crecimiento del empleo es la construcción, que ha generado 55.638 puestos de trabajo desde el pasado 1 de enero. Esto significa que ambos sectores han supuesto el 78,9% de los nuevos ocupados desde la entrada en vigor de la reforma laboral. Por el contrario, las actividades económicas que menos han influido en la creación de empleo son el comercio al por menor, la agricultura y la industria.

El sector de la hostelería, como es conocido, es el más afectado por la precariedad laboral, y eso explica, precisamente, que con la nueva legislación sea el más beneficiado de la mejora que se ha producido en el volumen de empleo indefinido. En particular, por la masiva utilización del contrato fijo discontinuo, una modalidad que ya existía en la anterior legislación, aunque con menos derechos, pero que tras la reforma ha venido a sustituir al de obra y servicio, prácticamente en liquidación.

Foto: Foto: EC.

Los fijos discontinuos, de hecho, ya representan el 37% de los nuevos contratos indefinidos, cuando hasta la reforma laboral eran poco relevantes para el mercado laboral. Han desplazado, incluso, a los contratos a tiempo parcial, cuyo papel es, igualmente, cada vez más significativo. Suponen, en concreto, el 22,7% de los contratos sin fecha de caducidad.

Contratos indefinidos

Esto quiere decir que estas dos modalidades (fijos discontinuos y a tiempo parcial) representan cerca del 60% de los contratos indefinidos. El otro 40%, por lo tanto, corresponde a los contratos indefinidos puros y duros, sin las limitaciones temporales que tiene el resto de modalidades, ya sea porque se trabaja menos horas de la jornada ordinaria (parciales) o porque el empleo solo existe durante determinadas temporadas del año, principalmente en hostelería y agricultura (fijos discontinuos).

El hecho de que el crecimiento del empleo se concentre en la hostelería (seis de cada 10 nuevos empleos) no es intrascendente en términos económicos. Entre otras razones, porque se trata del sector con menores salarios, lo que afecta no solo al propio trabajador, sino a la recaudación, ya sea tributaria o de la Seguridad Social vía cotizaciones.

Según la última 'Encuesta sobre estructura salarial', la ganancia media por trabajador en 2020, último año publicado, fue equivalente a 14.137 euros al año, lo que supone un 44% menos que el salario medio. Esto significa que un sector económico con poco valor añadido respecto de otras actividades —algo que explica su bajo nivel salarial— es el que tira del empleo y de la actividad económica. La hostelería, como es conocido, es un sector muy vulnerable a los ciclos económicos y, por supuesto, está muy expuesta a las restricciones de movilidad derivadas del covid. Algo que explica que en 2020 España fuera el país de la UE más castigado por la pandemia.

Lo que está ahora por ver es si el impulso a los contratos indefinidos derivado de la reforma laboral, en particular esas dos modalidades, tiene efectos sobre el salario de esos trabajadores. Lo que hoy se sabe es que los contratados con duración determinada perciben un salario medio anual inferior en un 27,8% al de los contratados indefinidos. Antes de la reforma, muchos de estos trabajadores eran considerados temporales porque estaban contratados por obra y servicio, pero hoy, a la luz de la nueva legislación, son considerados fijos, aunque nada se dice de sus circunstancias salariales.

Foto: Dos trabajadores suministran bebida a un bar de Pamplona. (EFE/Jesús Diges)

Hay que tener en cuenta que al acabar el mes de junio la Seguridad Social contabilizaba 524.085 trabajadores de la hostelería a jornada completa y con empleo indefinido, apenas el 35% del total. Por el contrario, había 365.457 ocupados con contrato temporal y otros 347.530 fijos discontinuos, lo que refleja la precariedad del sector. Casi la mitad de los trabajadores de la hostelería (el 48%) tiene un contrato parcial o interrumpible en el tiempo.

Otro de los objetivos de la reforma laboral era reducir la rotación de contratos alrededor de un mismo puesto de trabajo, que es un indicador de precariedad. Los datos del primer semestre muestran, sin embargo, que el número de contratos que se firman cada día continúa creciendo pese a que, en paralelo, se está produciendo un incremento de la contratación indefinida.

Según los servicios públicos de empleo, entre enero y junio se han firmado 9,57 millones de contratos, lo que supone un incremento del 11% respecto del mismo periodo del año anterior. O lo que es lo mismo, unos 953.000 contratos más. Teniendo en cuenta que durante ese periodo el régimen general de trabajadores por cuenta ajena ha crecido en 535.013 unidades, eso significa que cada empleo ha obligado a firmar 18 contratos de trabajo.

Los datos ponen de relieve el perfil profesional del mercado de trabajo tras la reforma laboral, que entró en vigor, como se sabe, el pasado 1 de enero. Y son, en definitiva, un retrato preciso tanto del modelo productivo como de la coyuntura más reciente, vinculada a una recuperación de las actividades de ocio.

Reforma laboral Seguridad Social Precariedad Modelo productivo Hostelería Estructura de salarios
El redactor recomienda