superaría los 125.000 millones

Hacienda negocia con Unidos Podemos elevar el techo de gasto que aprobó en julio

Los acuerdos en materia de gasto alcanzados por las dos formaciones exigen un límite de gasto no financiero superior que se costeará con un aumento de impuestos para no afectar al déficit

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)

El pasado mes de julio, el Ministerio de Hacienda presentó un techo de gasto para 2019 de 125.044 millones de euros. Una cifra con la que la ministra María Jesús Montero pretendía mejorar las partidas sociales sin poner en riesgo el cumplimiento de los objetivos de déficit. El Ejecutivo presentó este techo sin negociarlo con sus socios políticos y fue rechazado, junto con la senda de estabilidad, en el Congreso de los Diputados.

Unidos Podemos ya ha comunicado al Gobierno que no aceptará la subida que propone porque bajo ese techo no caben las medidas que están negociando, explican fuentes presentes en la negociación. Por su parte, el Ministerio de Hacienda no descarta tener que elevar ahora su propio límite de gasto. Montero no ha querido poner ninguna línea roja a sus socios de investidura, salvo la subida del IRPF a las “clases medias y trabajadoras”. El techo de gasto no es un problema y si es necesario modificarlo, se hará.

Además, las negociaciones con Unidos Podemos están derivando en una subida de impuestos superior a la que ideó Hacienda cuando presentó su techo de gasto en julio. La formación confederal exige una importante reforma fiscal que grave a las empresas y a las rentas altas, en aras de conseguir una mayor progresividad fiscal. Esto significa que el Estado contaría con más recursos públicos, de modo que se podría permitir un techo de gasto más elevado sin afectar por ello a los objetivos de déficit.

[Hacienda recaudaría menos de 400 M subiendo el IRPF a las rentas altas]

Para Unidos Podemos, la negociación no puede iniciarse con un límite presupuestario ya establecido. Es necesario comenzar identificando las necesidades de gasto social más urgentes que tiene el país y abordarlas. Un ejemplo está en los ‘decretos de austeridad’ aprobados por el Gobierno de Rajoy en abril de 2012 que recortaron 10.000 millones de euros en sanidad y educación. Actualmente, Hacienda y Unidos Podemos están negociando su derogación, lo que significaría un significativo incremento del gasto que supera al aprobado por el Gobierno en julio.

El techo de gasto presentado en julio, de 125.064 millones de euros, ya es historia

“Todas las medidas que estamos negociando se convertirán en un sumatorio que dirá en lo que tiene que aumentar el techo de gasto sobre la propuesta inicial del Gobierno”, explica Carlos Sánchez Mato, responsable de Políticas Económicas de Izquierda Unida y quien está encabezando las negociaciones con el Gobierno.

Mato reconoce que las medidas de gasto que se están negociando “no caben en el techo de gasto que presentaron y que nosotros no votamos”, pero advierte de que “ese techo de gasto es historia”.

Un cambio más

El Ministerio de Hacienda presentó en julio un techo de gasto de 125.064 millones de euros para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado del año 2019. Con esta medida, aumentaba en un 4,4% el límite de gasto respecto al año 2018, un incremento limitado con el que el Ejecutivo pretendía asegurar el cumplimiento del objetivo de déficit.

Sin embargo, este techo de gasto fue rechazado en el Congreso junto con la senda de estabilidad incluyendo la abstención de Unidos Podemos. Fue el primer gran fracaso del Gobierno en el Parlamento para tramitar una normativa. Hasta ese momento (y también desde entonces), el Ejecutivo de Pedro Sánchez había evitado remitir ninguna ley al Congreso ante el temor de volver a perder una votación, por eso ha recurrido a la vía del decretazo.

[Las lecciones de Italia: los mercados no perdonan los excesos de gasto]

La Ley de Estabilidad no es clara respecto a la fórmula por la que se tramita el techo de gasto. No está claro si el Congreso tiene que votarlo o no. Lo que es indudable es que el Gobierno tiene que remitir al Congreso la senda de estabilidad (que seguro que sí se vota) acompañada del techo de gasto.

El Gobierno ya sabe que, si quiere sacar adelante la senda de estabilidad, tiene que pactar también el techo de gasto. Por eso el incremento del 4,4% en el límite de gasto financiero es insuficiente para que pueda aprobar la senda de estabilidad. En ese caso, tendría que remitir la nueva senda acompañada de un techo de gasto diferente, que sería la base para elaborar los Presupuestos de 2019.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios