Sánchez Mato: "La deuda pública no es un problema, los estados no quiebran"
  1. Economía
Pide a Sánchez un "Presupuesto de izquierdas"

Sánchez Mato: "La deuda pública no es un problema, los estados no quiebran"

El responsable económico de Izquierda Unida es una pieza clave en las negociaciones presupuestarias con el Gobierno y representa al ala dura a favor de la subida de impuestos

placeholder Foto: El responsable de Políticas Económicas de IU, Carlos Sánchez Mato. (EFE)
El responsable de Políticas Económicas de IU, Carlos Sánchez Mato. (EFE)

Carlos Sánchez Mato ha vivido todo tipo de negociaciones en su carrera, pero ninguna tan importante como la que ahora tiene en marcha. El responsable de Políticas Económicas de Izquierda Unida es uno de los representantes de Unidos Podemos que están liderando las conversaciones con el Ministerio de Hacienda para elaborar los Presupuestos Generales del Estado para 2019.

El papel de Mato es fundamental en este proceso, ya que representa el ala dura a favor de la subida de impuestos y las políticas sociales. Para el economista todas las dudas y la indecisión de Pedro Sánchez a la hora de abordar un presupuesto de izquierdas no tienen justificación legal ni económica. La deuda no es un problema, y tampoco el déficit, solo hace falta voluntad política.

Foto: El coordinador federal de IU, Alberto Garzón (c-iz), conversa con Sira Rego, Nuria Lozano y Carlos Sánchez Mato. (EFE)

“La deuda no es un problema, solo es un problema si hipoteca el dedicar recursos públicos a lo social y lo público”, explica Mato. “Los Estados no quiebran”, asegura, “lo que tienen que hacer es actuar con las herramientas de endeudamiento y política monetaria apropiadas”. Mato está en su despacho en el distrito que dirige a las afueras después de que dejara la concejalía de Economía de la capital por negarse a aplicar los límites presupuestarios que fijaba Montoro. Lleva una pulsera a favor de los trabajadores de Coca-Cola, un pin rojo y en la pared hay un cartel feminista. A veces interrumpe sus largas respuestas para beber agua de grifo.

En su opinión, no ha sido la austeridad de Rajoy quien ha salvado a España, sino que ha sido el Banco Central Europeo con sus políticas expansivas. Si el BCE comprase deuda pública cuando fuese necesario para aplicar políticas públicas (monetizar deuda), entonces los tipos de interés podrían estar siempre bajos y los estados podrían seguir endeudándose.

La deuda no es un problema, sólo es un problema si hipoteca el dedicar recursos públicos a lo social y lo público

Por eso para el responsable económico de IU la deuda pública no es el problema, lo es la falta de voluntad política para aplicar políticas sociales. Es por eso que le pide a Sánchez la determinación necesaria para aprobar un Presupuesto expansivo y social. Y si no lo hace por ideología, al menos que lo haga por estrategia política. “El PSOE es consciente de que si quiere sacar las cuentas, tiene que mirar a la izquierda”, señala Mato.

[Las lecciones de Italia para Sánchez: los mercados no perdonan los excesos de gasto]

"Creo que, políticamente, el Gobierno necesita más un acuerdo que nosotros”, asegura Mato, pasándole al ministerio toda la presión para alcanzar un acuerdo, “pero quien necesita de verdad un acuerdo es la ciudadanía de este país”, admite. “Si Sánchez tiene voluntad política de reunir en torno a los Presupuestos a una mayoría de izquierdas, entonces estarán listos para el 1 de enero”, sentencia.

El ‘hachazo fiscal’

El cerebro económico de Izquierda Unida considera que sus exigencias no son inalcanzables y su puesta en marcha depende exclusivamente de la voluntad política. “El ‘hachazo’ se lo dieron a la gente sin anestesia [por los recortes de 2012] y ahora no vamos a consentir que ese 'hachazo' no sea irreversible”, advierte Mato. Esto significa, revertir los recortes del Partido Popular del año 2012 y financiarlo con subidas de impuestos a “las élites privilegiadas”.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)

“Una reforma fiscal adecuada tendría que colocarnos, en un espacio corto de tiempo, al menos en niveles de recaudación de la UE”, explica Mato. Esto significa elevar los ingresos de las administraciones públicas hasta el entorno del 45% desde el 38% actual, lo que requeriría una subida de impuestos de unos 90.000 millones de euros. “Eso es solo para alcanzar la media de Europa, pero yo quiero parecerme más a los países punteros, como Francia”, señala Mato. Esto significaría duplicar la recaudación del IRPF y los impuestos especiales juntos.

Para Unidos Podemos, este año es irrenunciable conseguir un aumento de la recaudación de 15.000 millones de euros para financiar las “necesidades de urgencia social”. Una subida de impuestos que está muy lejos de la que ha ofrecido el Gobierno en el inicio de las negociaciones. De ahí que las conversaciones vayan lentas en materia fiscal y que Mato vaya a exigir pasos decididos de Sánchez para elevar la fiscalidad a las empresas, los bancos y las rentas altas.

¿Le apetece a Sánchez poner un impuesto a la banca? Diría que hace 4 meses le apetecía, pero parece que su opinión ha cambiado

“El PSOE va a tener que dar algunos pasos en esta dirección”, advierte Mato. Para Unidos Podemos las prioridades son el IRPF, el impuesto a la banca y sociedades. En el caso del IRPF, no se conforma con subir el tipo marginal a quienes ganen más de 150.000 euros, sino que también pide igualar la tributación del capital a las rentas salariales, una medida que tendría mucho más potencial recaudatorio.

Unidos Podemos no renuncia al impuesto a la banca que ya prometió el Ministerio de Hacienda y del que ahora se desdice. “¿Le apetece al PSOE de Pedro Sánchez poner un impuesto a la banca? Yo diría que hace cuatro meses le apetecía, pero si les escucho ahora en el Gobierno, parece que su opinión ha cambiado”, lamenta Mato.

[Todos contra la Ley de Estabilidad, la norma que prohíbe los excesos de los políticos]

En cuanto al Impuesto sobre Sociedades, considera que la mejor vía para ‘arreglar’ los agujeros del tributo es elevar el tipo efectivo mínimo hasta el 15% para los grandes grupos. Esto también lo quiere el PSOE, pero hay una diferencia significativa: Unidos Podemos quiere gravar todo el resultado contable, incluido el obtenido en el exterior, y el ministerio se limita a los beneficios conseguidos en España. Mato considera que obligar a tributar por los dividendos de las filiales en el exterior no vulnera los convenios de doble imposición, algo que los socialistas no tienen tan claro. De estas conversaciones saldrá (o no) el acuerdo que llevará el Gobierno al resto de fuerzas políticas que apoyaron la moción de censura de Rajoy.

Presupuestos Generales del Estado IRPF Deuda pública Política monetaria Pedro Sánchez Unidas Podemos Impuestos Izquierda Unida Ministerio de Hacienda
El redactor recomienda