Rajoy defenderá su gestión de la Seguridad Social

Todos los datos para no perderse en el debate sobre el futuro de las pensiones

El gasto se ha disparado un 56% en una década, pero los ingresos han crecido un 7,5%. España tendría 64.000 millones más si gastase lo mismo que el resto de Europa, el 55% del gasto en pensiones

Foto: Imagen: iStock.
Imagen: iStock.

La casi congelación de las pensiones ha abierto la mayor crisis que atraviesa el Gobierno, lo que ha obligado al presidente, Mariano Rajoy, a comparecer ante el pleno del Congreso para explicar su gestión. Entre sus 'méritos' están la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas, el vaciamiento de la hucha de las pensiones y el déficit histórico a que ha llevado a la Seguridad Social. La oposición siente que tiene al presidente contra las cuerdas, pero Rajoy se crece en los momentos más complicados y ya tiene preparada su estrategia.

Dos líneas marcarán su discurso, explican fuentes del Gobierno. La primera, una crítica a la oposición por su demagogia y su incapacidad para llegar a acuerdos en el Pacto de Toledo. La segunda, una batería de cifras que harán que el debate sea muy técnico y agrio para la ciudadanía. Por ese motivo, hacemos una recopilación de los principales datos de las pensiones y la Seguridad Social para que sea más fácil seguir (y verificar) el discurso del presidente y del resto de diputados.

- El gasto en pensiones se ha disparado en 36.000 millones de euros durante la crisis. A falta de conocer la cifra del cierre del año 2017, los Presupuestos de la Seguridad Social estiman que el gasto en pensiones contributivas habrá alcanzado los 115.600 millones. Esto significa que en los últimos 10 años se ha disparado el gasto un 45%. El mayor incremento se ha producido en las pensiones de jubilación, que se han disparado un 56%, lo que supone un incremento del gasto de 30.000 millones de euros, según los datos de la ejecución presupuestaria de la Seguridad Social.

El ritmo de crecimiento se ha ido frenando en los últimos años (con excepción de la caída que vivió en 2014 después de la reforma de 2013), lo que muestra que las reformas adoptadas han servido para contener el aumento del gasto. Si se cumplen las estimaciones presupuestarias, la partida de pensiones se incrementará un 3,3%, muy lejos del ritmo del 8,3% que se alcanzó en 2006.

[La deuda pública superará el 92% del PIB en 2025 si no se limita el gasto en pensiones]

- Los ingresos por cotizaciones no dan para pagar las pensiones. Antes de la crisis, los ingresos por cuotas a la Seguridad Social eran suficientes para financiar las pensiones contributivas, y todavía sobraba un 22%. Sin embargo, el descontrol en el gasto y la congelación de los ingresos han roto este superávit. La realidad hoy es que solo con las cotizaciones a la Seguridad Social no se podrían pagar las pensiones, faltan unos 5.000 millones de euros. Las medidas adoptadas en los últimos años para contener el gasto han servido para reducir este desequilibrio, que llegó a superar los 10.000 millones en 2013.

- Las pensiones contributivas suponen el 78% del gasto de la Seguridad Social. El gasto presupuestado para el pago de las prestaciones en 2017 fue de 115.600 millones de euros, en torno a tres cuartos de todos los gastos del sistema. Esto significa que la Seguridad Social sigue financiando muchas partidas que no son estrictamente el pago de pensiones. Este tema ocupará una buena parte del debate, ya que es en el punto en que hay más consenso: avanzar en la separación de fuentes. La idea es limpiar más las cuentas de la Seguridad Social para que sus gastos se limiten al pago de las pensiones, con lo que el resto de partidas irían pasando progresivamente a los PGE.

- Las pensiones de viudedad y orfandad equilibrarían el déficit del sistema. Según avanzó la ministra de Empleo, Fátima Báñez, el déficit del sistema de la Seguridad Social al cierre del ejercicio alcanzó los 18.800 millones de euros. Un agujero de esas proporciones se podría solucionar si se financian las prestaciones de viudedad y orfandad, que no son estrictamente contributivas, con cargo a los Presupuestos. Esta propuesta la lanzó el Gobierno hace algo más de un año, pero no tuvo buena acogida entre la oposición, que considera que supondría desvirtuar su naturaleza jurídica, por lo que decidió descartarla. Estas dos partidas ascienden a 20.000 millones de euros anuales de gasto, por lo que sería suficiente para acabar con todo el déficit.

- La Seguridad Social empieza a acumular deuda. El Fondo de Reserva de la Seguridad Social, conocido popularmente como la hucha de las pensiones, está casi agotado. El Gobierno recibió una 'herencia' de 66.600 millones que liquidó en menos de seis años. Ahora, la Seguridad Social está acumulando deuda, ya que, aunque no ha querido agotar todo el fondo, está financiando la mayor parte del déficit con préstamos del Tesoro, lo que supone aumentar su deuda neta. La cuantía de este crédito ascenderá en 2018 a 15.000 millones de euros.

- España es uno de los países europeos con menor gasto público. El debate sobre el futuro del sistema de pensiones tiene que partir, obligatoriamente, de qué nivel de protección social se quiere. Si los ciudadanos quieren una cobertura a los pensionistas fuerte, será necesario aumentar el gasto público. España tiene margen para hacerlo, ya que actualmente es uno de los países europeos con menor tamaño de su sector público, equivalente al 42,2% del PIB, 5,5 puntos menos que la media de la eurozona. Esto significa que si España se igualase al resto de Europa en gasto público, tendría un margen presupuestario de algo más de 63.000 millones de euros, cuantía suficiente para subir de golpe un 55% todas las pensiones.

- El factor de sostenibilidad recortará las nuevas pensiones un 0,5%. El segundo punto del orden del día en la comparecencia de Rajoy es la explicación del impacto del factor de sostenibilidad, que se activa por primera vez en 2019. Este nuevo instrumento recorta el cálculo de la pensión inicial (para los nuevos jubilados) de modo que se adapte al incremento de la esperanza de vida. Así, cuantos más años vaya a vivir una persona, menor será su pensión para limitar el incremento del gasto. Aunque el Gobierno todavía no ha publicado la cifra exacta del impacto del factor de sostenibilidad, según la metodología publicada, el impacto será de en torno al 0,5%, según estima BBVA. Esto significa que un trabajador que fuese a cobrar 1.000 euros cuando se jubile, pasaría a cobrar 995 euros.

[¿Más impuestos al trabajador para subir las pensiones?]

- España será el segundo país que más rápido envejecerá. Según las proyecciones demográficas de la OCDE, el panorama para España no es nada halagüeño. En 2050 habrá 77 personas en edad de estar jubiladas por cada 100 personas en edad de trabajar (entre 20 y 64 años). La tasa de dependencia se disparará en 48 puntos en 30 años. Esto significa que el sistema de pensiones tendrá que soportar una gran presión para financiar tantas prestaciones con tan pocos cotizantes.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios