Inicia la derogación del factor de Sostenibilidad

Nuevo frente parlamentario para tumbar la reforma de las pensiones del Gobierno

PDeCAT presentará esta semana una PNL para eliminar el factor de sostenibilidad antes de que entre en vigor en 2019. Este factor recortará las pensiones a medida que aumente la esperanza de vida

Foto: Manifestación en Madrid el pasado otoño por unas pensiones dignas. (EFE)
Manifestación en Madrid el pasado otoño por unas pensiones dignas. (EFE)

En 2019 empezará a funcionar el factor de sostenibilidad. Este instrumento introduce un nuevo cálculo en las pensiones con el objetivo de adaptar la paga inicial a la esperanza de vida de los jubilados, de modo que revisará y recortará las nuevas prestaciones cada cinco años. El Gobierno introdujo este cambio en la reforma de las pensiones de 2013, pero no se activará hasta el próximo año. La gran mayoría de los partidos de la oposición se han mostrado contrarios a este factor de sostenibilidad y, finalmente, una formación va a proponer su derogación para que no llegue a activarse.

Se trata del PDeCAT, formación que se ausentó de buena parte de las reuniones del Pacto de Toledo tras el referéndum del primero de octubre y que ahora ha vuelto con fuerza. La formación llevará a la comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso una Proposición no de Ley (PNL) en la que solicitará la cancelación del fFactor de sostenibilidad. Este es uno de los pilares fundamentales de la reforma de las pensiones de 2013 y lo que hará es recortar las pensiones para adaptarlas a la nueva esperanza de vida de los jubilados.

¿Cómo funciona? Lo que hace es introducir un factor corrector cuando se calcula la pensión del trabajador que se va a jubilar y que rebaja la cuantía que iba a recibir a medida que la esperanza de vida de su generación aumenta. Por ejemplo, si el cálculo normal de su pensión es de 1.000 euros mensuales, el factor de sostenibilidad reduce esta cuantía hasta, por ejemplo, 950 euros mensuales (está por determinar cuánto será el recorte). Esto significa que afectará a todas las personas que se jubilen a partir de 2019 (no impacta sobre quienes ya estén retirados). El factor de sostenibilidad se revisará cada cinco años, de modo que a medida que aumente la esperanza de vida, recortará más las pensiones iniciales, teniendo así un efecto acumulativo en el tiempo.

El factor de sostenibilidad reducirá la cuantía inicial de las pensiones para todos los trabajadores que se jubilen a partir de 2019

El Congreso se pondrá en marcha esta misma semana para anular este pilar de la polémica reforma del sistema de pensiones que realizó el Gobierno en el año 2013 sin consenso parlamentario y sin el apoyo de los agentes sociales. El objetivo del PDeCAT es doble. En primer lugar, su intención es evitar que el factor de sostenibilidad se active ya en 2019, con lo que empezaría el ajuste de las pensiones. En segundo, obligar al Gobierno a que revise este instrumento, para que pueda servir para ajustar las pensiones, pero que lo haga con una intensidad menor. De ese modo, evitaría provocar las pérdidas de poder adquisitivo que generará el factor de sostenibilidad tal y como está diseñado. Se trata de una proposición ambiciosa que contará con el apoyo de la mayor parte de la Cámara.

[Empleo quiere que cada trabajador elija los años que sirven para calcular su pensión]

El Gobierno se reserva el derecho de veto alegando que este cambio normativo supondría un aumento del gasto público. Sin embargo, no será fácil para los populares mantener el factor de sostenibilidad con el Congreso en contra, ya que puede suponer un golpe político muy duro. Hasta ahora, este cálculo de las pensiones había pasado desapercibido, pero en 2019 será muy relevante, ya que es cuando entrará en funcionamiento. Lo que hace es incorporar en el cálculo de la pensión inicial para los nuevos jubilados la esperanza de vida de esa cohorte. De este modo, si la esperanza de vida aumenta, la pensión se irá reduciendo para que el gasto público no aumente tan rápido.

Hasta ahora, el factor de sostenibilidad había pasado desapercibido, pero en 2019 será muy relevante, ya que es cuando se activará

La consecuencia del factor de sostenibilidad es que la tasa de sustitución se irá recortando hasta aproximarse a la que existe en el resto de países europeos. La tasa de sustitución es el porcentaje que supone la pensión inicial sobre el último salario de los trabajadores. A medida que se vaya recortando, los nuevos jubilados sufrirán un descenso mayor en sus ingresos cuando se retiren.

[La crisis demográfica se agudiza]

Los partidos de izquierdas ya han mostrado en repetidas ocasiones su oposición al factor de sostenibilidad, por lo que tanto PSOE como Podemos votarán junto al PDeCAT para derogar este instrumento. La sorpresa puede estar en Ciudadanos, que en las últimas semanas también se ha mostrado en contra del factor de sostenibilidad en las reuniones mantenidas en la comisión del Pacto de Toledo. Este cambio de postura de la formación naranja se enmarca dentro de su nueva estrategia de liderar la oposición al Gobierno impulsada tras las últimas encuestas, que auguran una importante subida en votos al partido.

Esto significa que el Gobierno se quedará solo en la defensa de su reforma del año 2013. Una posición que será muy incómoda para los populares. Si hay un tema en el que está preocupada toda la ciudadanía es precisamente el de las pensiones. Cada vez más españoles temen por el futuro de su prestación pública, lo que puede pasar factura al Grupo Popular si se mantiene como único defensor del recorte de las nuevas pagas.

La presión sigue en la calle

Además de la actividad legislativa en el Congreso, los sindicatos mantendrán la presión al Gobierno en las calles con nuevas movilizaciones. CCOO y UGT han convocado para esta mañana concentraciones en 59 ciudades españolas dentro de su campaña por unas pensiones dignas. Las organizaciones sindicales iniciaron esta serie de movilizaciones el pasado otoño y mantendrán la tensión en las calles durante todo el año.

El objetivo es doble. En primer lugar, pretenden eliminar el índice de revalorización de las pensiones, que condena la subida anual al mínimo del 0,25% hasta que el sistema salga del déficit. En segundo lugar, el objetivo es impedir que entre en funcionamiento el factor de sostenibilidad, un objetivo común al que va a defender la oposición en el Congreso.

[España es el segundo país que más rápido envejecerá]

Aunque el Ministerio de Empleo y Seguridad Social todavía no ha determinado cómo afectará el factor de sostenibilidad a las nuevas pensiones a partir del próximo año, ya hay varios cálculos realizados por expertos sobre el impacto de este instrumento sobre la cuantía de las prestaciones públicas. Según las estimaciones del profesor Ignacio Zubiri, catedrático de Hacienda de la Universidad del País Vasco, el factor de sostenibilidad reducirá, de forma acumulada, entre un 20% y un 30% la cuantía de las futuras pensiones.

Este recorte de las prestaciones públicas será lo que permita a España recortar la tasa de sustitución al ritmo que ha prometido a Bruselas. Si en 2013 los nuevos jubilados entraban en el sistema público de pensiones con una prestación equivalente al 83% de su último salario, en 2060 pasarán a percibir un 45%, apenas la mitad. Un rápido recorte que no será posible sin la activación del factor de sostenibilidad.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios