El Ejecutivo pasa al contraataque

El Gobierno aceptará subir las pensiones si hay acuerdo en el Pacto de Toledo

El Ejecutivo abre la puerta a una revalorización superior al 0,25%, pero no lo hará sin el apoyo de la oposición y de los agentes sociales

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

Centenares de jubilados madrileños desafiaron el jueves el mal tiempo para manifestarse ante el Ministerio de Hacienda para reclamar ​unas pensiones dignas. Ahora que han conseguido captar el foco mediático, tienen en su poder el instrumento más poderoso para doblegar al Gobierno. Y lo están consiguiendo. El Ejecutivo, que se ve contra las cuerdas, ha decidido que no seguirá siendo un 'sparring' para el resto de grupos políticos. En su lugar, pasará al contraataque y aceptará una subida mayor de las pensiones si hay un acuerdo total en el Pacto de Toledo.

El Ejecutivo considera que la responsabilidad sobre la revalorización de las pensiones es compartida entre todos los grupos políticos y también los agentes sociales, por lo que no tomará ninguna decisión unilateral, explican fuentes del Gobierno. Cualquier cambio en las pensiones tiene que ser negociado y pactado para acabar con la campaña de acoso y derribo que está sufriendo en los últimos meses.

Una subida de las pensiones en este momento sería un golpe de efecto para el Gobierno, ya que conseguiría cerrar la mayor crisis que tiene abierta. No solo acabaría con las movilizaciones, también con el discurso que está realizando actualmente la oposición. Por eso quiere contar con el respaldo del Pacto de Toledo. De esa forma, descarga la responsabilidad de la congelación de las pensiones al Congreso.

[Las pensiones acorralan al Gobierno]

Lo que quiere realmente el Gobierno es que el Pacto de Toledo avance en la separación de fuentes para que sea compatible una subida de las pensiones con el mantenimiento de su índice de revalorización, que introdujo en la reforma del año 2013. Este nuevo sistema de subida de las pensiones obliga a que el incremento sea el mínimo legal del 0,25% mientras el Sistema de la Seguridad Social esté en déficit.

El Gobierno aceptará subir las pensiones si hay acuerdo en el Pacto de Toledo

De este modo, si el Pacto de Toledo consigue sacar una parte de los gastos que hoy financia la Seguridad Social y se cargan sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE), el sistema podría avanzar hacia el equilibrio presupuestario y el IRP permitiría subir las pensiones sin necesidad de indexarlas al IPC. Lo que hace el IRP es obligar a que haya equilibrio entre ingresos y gastos, pero no indica por qué vía tiene que hacerse.

En 2013 no había margen para pasar parte de los gastos de la Seguridad Social a los Presupuestos, pero ahora sí

En el año 2013, cuando abordó la reforma de las pensiones (apremiado por Bruselas), el déficit público de España era el más alto de la Unión Europea, superior al 10% del PIB. En ese momento no había margen para que los Presupuestos pudiesen asumir una parte del gasto de la Seguridad Social. Y había ahorros en la hucha de las pensiones para financiar todo el déficit. Ahora, por el contrario, los PGE tienen una situación más holgada, mientras que la Seguridad Social se ha quedado sin hucha.

[La Seguridad Social empieza a endeudarse ]

Esto significa que es un buen momento para abordar la reforma del sistema que permita pasar algunos gastos al Estado, lo que se conoce como separación de fuentes. El objetivo último es limpiar al máximo posible el presupuesto de la Seguridad Social para que las cotizaciones se limiten a pagar las pensiones contributivas. En los últimos meses, el Pacto de Toledo había conseguido importantes avances en la identificación de estos gastos, como son las exenciones y reducciones en la cotización, el salario de los funcionarios de la Seguridad Social o el mantenimiento de los edificios. Ahora está por ver si esos avances siguen en pie, dada la tensión creciente que hay en la comisión.

El Gobierno quiere seguir por ese camino. Su intención es avanzar en la separación de fuentes con un gran acuerdo que incluya a la mayoría de la oposición y a los agentes sociales, para repartir las responsabilidades entre todos. Y así, si no hay un pacto, siempre tendrá la posibilidad de escudarse en la irresponsabilidad del Parlamento.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado su intención de realizar un debate monográfico sobre pensiones en el Congreso dentro de dos semanas. Ese discurso se sostendrá sobre dos pilares. El primero, que el Partido Popular siempre ha subido las pensiones, aunque haya sido poco. El segundo, que el Pacto de Toledo lleva año y medio de reuniones sin acuerdo, por lo que el Gobierno no realizará ninguna decisión que rompa el consenso.

Ahora sí interesan las pensiones

Los jubilados comenzaron sus movilizaciones por unas “pensiones dignas” en septiembre, pero el desafío catalán eclipsó todos sus esfuerzos. No ha sido hasta ahora cuando han conseguido un hueco en los medios de comunicación. Ahora que el debate es tendencia en redes sociales, la oposición se ha lanzado a capitalizar el enfado para conseguir votos.

En la última reunión del Pacto de Toledo, celebrada el jueves, PSOE y Podemos exigieron retomar el debate sobre la revalorización de las pensiones. Esta recomendación, que es la segunda, se pasó hace meses ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo y los grupos decidieron que seguirían avanzando con el resto de recomendaciones para tratar al final las más polémicas. Sin embargo, PSOE y Podemos han decidido aprovechar el momento para recuperar el debate.

[Las pensiones de más de 2.000 euros se disparan un 370% en 10 años]

La negociación sobre la segunda recomendación del pacto, que trata sobre la suficiencia de las pensiones, acaparó más de medio año de reuniones de la comisión sin que se llegara a un acuerdo y bloqueó cualquier otro avance. Está por ver si en esta ocasión hay algún acuerdo. Hasta ahora, el Grupo Popular había defendido que es posible realizar una recomendación genérica, que inste al Gobierno a mantener unas pensiones suficientes, y dejar la letra pequeña de la revalorización al diálogo con los agentes sociales y a su tramitación como ley.

Tenemos que hablar de suficiencia y, a partir de ahí, el sistema se configura por sí mismo

PSOE y Podemos exigieron recuperar el debate sobre la suficiencia de las pensiones en la próxima reunión de la comisión, que se celebrará el 7 de marzo. Hasta ahora, las dos formaciones no habían tenido ningún problema en avanzar en el resto de recomendaciones, pero ahora consideran que no se puede proseguir con las negociaciones sin garantizar que los pensionistas mantienen su poder adquisitivo. “Tenemos que hablar de suficiencia y, a partir de ahí, el sistema se configura por sí mismo”, explicó ayer la portavoz del Grupo Socialista en el Pacto de Toledo, Mercè Perea. Una vuelta de tuerca más en la presión al Gobierno ahora que las pensiones son 'trending topic'.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios