Los ingresos por cuotas crecieron un 5,3%

El déficit de las pensiones empieza a reducirse, pero sigue por encima de 18.000M

El desfase presupuestario del Sistema se situó en el 1,61% del PIB al cierre de 2017, aunque en términos absolutos se incrementó en 200 millones

Foto: La ministra de Empleo, Fátima Báñez, en el Congreso (Efe)
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, en el Congreso (Efe)

El déficit del Sistema de la Seguridad Social empezó a reducirse en 2017 por primera vez desde el estallido de la crisis, en el año 2008. Así lo ha anunciado hoy la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, en su comparecencia en el Pacto de Toledo. "Hemos logrado revertir la tendencia del deterioro del déficit", ha informado la ministra, quien también ha avanzado que "esta tendencia de menor déficit se va a prolongar también a 2018". El déficit del Sistema se situó en 18.800 millones de euros, un 1,61% del PIB, por debajo del déficit del 1,67% que se alcanzó en 2016, de modo que mejoró unas pocas décimas. Sin embargo, este avance tiene truco, ya que en términos absolutos, el déficit se incrementó en 200 millones.

La práctica congelación de las pensiones, con una revalorización del 0,25%, y el aumento de los ingresos por cuotas de los afiliados, gracias a la creación de empleo y a la mejora de los salarios ha permitido empezar a cerrar la brecha del Sistema (excluyendo los Fondos de la Seguridad Social, esto es, Sepe y Fogasa). "Los ingresos por cuotas en 2017 serán los más elevados de la historia cuando se publiquen los datos de Contabilidad Nacional [en marzo]", ha informado la ministra. En concreto, la recaudación por afiliaciones habría superado los 109.000 millones de euros, la cifra más alta nunca alcanzada a pesar de que todavía falta algo más de un millón de afiliados para recuperar los niveles previos a la crisis.

Según ha informado Báñez, el déficit del Sistema como porcentaje del PIB ha empezado a reducirse, pero lo ha hecho gracias al crecimiento del PIB y no a la corrección del desfase presupuestario en términos absolutos. En concreto, el déficit total del Sistema se incrementó en unos 200 millones de euros, un avance inferior al de la economía, lo que permitió la primera corrección del déficit como porcentaje del PIB. En cuanto al déficit de los Fondos de la Seguridad Social (que incluyen el Sepe y el Fogasa), el desfase presupuestario se situó en 16.800 millones de euros.

[Empleo quiere que cada trabajador elija los años de cálculo su pensión]

Báñez ha destacado que el incremento de los ingresos por cuotas no solo responde a la creación de empleo, sino también a la mejora de la calidad del trabajo. Así, ha anunciado que la recaudación del Régimen General se ha incrementado en un 6,2% en 2017, mientras que la afiliación creció un 4,2%. "Esos dos puntos de diferencia se explican por el aumento de la base media de cotización", ha subrayado Báñez. Esta subida de la recaudación permite que el 94% de las pensiones se paguen ya con ingresos, lo que supone una cobertura 1,5 puntos superior a la de 2016.

El Sistema funciona, España está transitando el camino hacia el equilibrio financiero, 2017 marca un punto de inflexión

"2017 marca un punto de inflexión", ha celebrado la ministra, un tono triunfalista que ha criticado la oposición. Los partidos ven poco motivo para la complacencia, ya que el Sistema seguirá soportando un déficit de unos 18.800 millones de euros a pesar de que España encadena cuatro años de fuerte creación de puestos de trabajo. La congelación de las prestaciones, con una revalorización mínima del 0,25%, hace que los pensionistas pierdan poder adquisitivo ahora que la inflación se ha asentado. La mejora del déficit es tan lenta que el Estado tiene que seguir aumentando sus préstamos a la Seguridad Social para que el Sistema pueda abonar las pensiones. En concreto, en 2018 concederá un préstamo de 15.000 millones de euros, casi un 50% más que en 2017.

[La Seguridad Social recupera la cifra de dos ocupados por pensionista]

Báñez también ha prometido que los pensionistas "mantendrán el poder adquisitivo en el medio plazo" gracias al Índice de Revalorización de las Pensiones que desarrolló su Gobierno en la reforma del sistema de 2013. Esa normativa introdujo la subida mínima anual del 0,25% de las prestaciones, pero también obliga a que el incremento sea el mínimo mientras se mantenga el desequilibrio presupuestario. Esto significa que, si el Gobierno no dota de más recursos a la Seguridad Social, la revalorización de las pensiones será la mínima durante décadas (como consecuencia del aumento del gasto por el envejecimiento), lo que provocará un rápido deterioro del poder adquisitivo de los jubilados. Justo lo contrario de lo que promete la ministra.

La oposición al completo a pedido a la ministra que se frene ya la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones. "Todos los partidos, incluido Ciudadanos, le pide que se vuelvan a indexar las pensiones al IPC", ha resumido Iñigo Barandiaran, portavoz del PNV en la Comisión del Pacto de Toledo del Congreso. La oposición en bloque está negociando incluir la revalorización de las pensiones con el IPC en las recomendaciones que pretenden cerrar este año, lo que elevaría la presión sobre el Gobierno para que suba las pensiones.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios