Pensiones: La Seguridad Social recupera la cifra mágica: dos ocupados por cada pensionista. Noticias de Economía
las NUEVAS pensiones crecen la tercera parte que los empleos

La Seguridad Social recupera la cifra mágica: dos ocupados por cada pensionista

La mejora del empleo y el suave aumento del número de pensionistas han logrado que España recupere la ratio que garantiza las pensiones: dos ocupados por pensionista

Foto: Foto de archivo de una oficina de empleo. (Reuters)
Foto de archivo de una oficina de empleo. (Reuters)

La clave de bóveda de la Seguridad Social, es decir, la relación entre el número de ocupados y el de pensionistas, vuelve a respirar. O expresado en otros términos, 2017 se ha consolidado como el quinto año consecutivo en el que crece la ratio. En concreto, el año se cerró con 2,1 ocupados por cada pensionista. O lo que es lo mismo, 18,33 millones de cotizantes con empleo financiaron —sin incluir las aportaciones que hace el Estado— las 14 pagas de 8,7 millones de pensionistas.

La relación se sitúa todavía lejos del comienzo de la crisis, en 2007, cuando había 2,53 ocupados por pensionista (incluyendo toda clase de prestaciones), pero es significativo que se haya rebasado por segundo año consecutivo la relación dos por uno, que suele considerarse como el mínimo para garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones a largo plazo.

Lo paradójico es que si se incluye a los parados con alguna prestación, la relación crece hasta 2,23 veces, pero esta ratio es poco representativa. De hecho, y pese a la creación de casi dos millones de empleos desde 2014, la ratio entre afiliados y pensionistas se ha hundido hasta niveles de 1999.

Esta aparente contradicción tiene que ver con el hecho de que mientras un trabajador está en paro y cobra alguna prestación económica, la Seguridad Social paga sus cotizaciones, por lo que se está produciendo una paradoja: baja el paro por la creación de empleo, pero, al mismo tiempo, empeora la ratio. Ello explica que lo determinante no sea el número de afiliados (que incluye a los parados), sino el volumen de cotizantes ocupados.

Hoy por hoy, el número de pensionistas (8,7 millones) está creciendo apenas un 1,1%, es decir, la tercera parte de lo que se incrementa el empleo

No en vano, más del 90% de los ingresos del sistema público de protección procede de las cotizaciones sociales. Y, lógicamente, si baja el número de parados, también decrecen las cantidades que tiene que destinar la Seguridad Social a financiar las cotizaciones de los desempleados con prestación. Hay, por lo tanto, un efecto ahorro.

Mantener la actual ratio, sin embargo, va a ser muy exigente en los próximos años. Entre otras razones, porque el número de pensionistas tenderá a subir de forma intensa por el envejecimiento y la mayor longevidad de la población. Al mismo tiempo, no va ser fácil mantener el actual ritmo de creación de empleo, que se sitúa en el 3,4% en términos anuales.

Pensiones y defunciones

Hoy por hoy, sin embargo, y hasta que la influencia de la época del 'baby boom' no se deje notar de forma intensa sobre la Seguridad Social, el número de pensionistas (8,7 millones) está creciendo apenas un 1,1%, es decir, la tercera parte de lo que se incrementa el empleo. Sin embargo, y según datos de la propia Seguridad Social, el Gobierno espera que el número de defunciones hasta 2030 crezca un 12,7% por encima de las observadas entre 2000 y 2015. Se espera, igualmente, que hasta el año 2040, la esperanza de vida a los 65 años se sitúe en 23,5 años (para los hombres) y en 27,3 años para las mujeres.

La marcha sindical de pensionistas a su paso por Valladolid. (EFE)
La marcha sindical de pensionistas a su paso por Valladolid. (EFE)

La sostenibilidad del sistema de pensiones, en todo caso, hay que vincularla no solo al número de nuevos beneficiarios o a la cuantía de las cotizaciones (vía salarios), sino también al incremento del importe de la pensión media de jubilación (1.071 euros). Y hay que tener en cuenta que esta variable está creciendo a un ritmo del 1,9% (las nuevas pensiones son más altas que las que causan baja). Por lo tanto, el incremento total es cercano al 3% (1,9%+1%), lo que explica que la mejora de la ocupación tenga por el momento un efecto muy limitado sobre la Seguridad Social.

Como se ha dicho, la tasa de empleo es la verdadera clave de bóveda en un sistema de reparto como es el español. Y España cuenta en estos momentos con una tasa de empleo en el tramo comprendido entre 15 y 64 años de edad equivalente al 57,8%, frente al 66,2% de la eurozona. Incluso algunos países, como Alemania, Austria, Suiza u Holanda, superan el 70%, lo que significa que España tiene por delante muchos años para alcanzar los niveles de los países más avanzados.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios