España creció un 3,1% en 2017, el cuarto año en positivo aunque sigue desacelerando
  1. Economía
Dos décimas menos que en 2016

España creció un 3,1% en 2017, el cuarto año en positivo aunque sigue desacelerando

El PIB se ralentiza en la recta final del año: creció un 0,7% trimestral, una décima menos que el anterior en un contexto complicado por el desafío independentista catalán

Foto: Imagen de una fundición de metales preciosos (Efe)
Imagen de una fundición de metales preciosos (Efe)

La economía española creció un 3,1% en el año 2017 según el avance de Contabilidad Nacional publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Un crecimiento que sirve para cumplir con las últimas previsiones del Gobierno y que supone el cuarto año consecutivo de expansión del PIB español. Sin embargo, prosigue con su desaceleración que, sin embargo, fue más lenta de la que es esperaba al inicio del año cuando pocos analistas contemplaban que España seguiría creciendo por encima del 3%. En concreto, este avance del 3,1% supone dos décimas menos que en 2016 y tres menos que en 2015.

En tasa trimestral la economía española también mostró signos de ralentización en la última parte del año, coincidiendo con un periodo muy complejo social y políticamente como fue el desafío independentista catalán. El avance del INE no permite desagregar los datos por sectores ni por regiones, por lo que no es posible estimar qué parte de la desaceleración se produjo por la propia inercia de la economía o se debió al 'procés'.

Foto: Montaje: Carmen Castellón

En concreto, la economía española se expandió un 0,7% en los tres últimos meses del año. Un avance que supone una desaceleración de una décima respecto al crecimiento alcanzado en el verano y dos décimas menos que en la primavera. Esto significa que el crecimiento está en su nivel más bajo en un año. Un avance que se produce en un contexto económico de fuerte aceleración de los países desarrollados, que viven su mejor momento desde el estallido de la crisis global.

La economía española se apoyó principalmente en el consumo para mantener su inercia en 2017, sin embargo, la ralentización del comercio minorista en los últimos meses del año contribuyó a esta desaceleración de la expansión. "La actividad tuvo soporte mayormente en la demanda doméstica, tanto privada como pública", estima BBVA Research, "la demanda externa neta habría hecho una contribución prácticamente nula al crecimiento".

A pesar de esta ligera ralentización en la recta final del año (respecto a una primavera que fue mucho más positiva de lo que ningún analista estimó), la economía española suma ya 14 trimestres con un crecimiento del PIB del 0,7% o superior. Un ritmo que deja a España como una de las economías desarrolladas que más rápido sigue expandiéndose a pesar de los problemas políticos internos.

[¿Ha salido España de la crisis?]

En tasa interanual, el ritmo de crecimiento sigue estancado en el 3,1%, aunque dados los datos de los dos últimos trimestres, empezará a desacelerar en el inicio de 2018 salvo sorpresa. España suma tres trimestres consecutivos creciendo al 3,1% y son ya 11 trimestres creciendo a ritmos del 3% o superiores, lo que muestra la solidez de la recuperación. El país recuperó en 2017 los niveles de PIB que tenía antes de la crisis, lo que significa que se vuelve al punto de partida tras una década perdida.

El crecimiento de España está cada vez más próximo a la media europea. Eurostat ha publicado también el avance del PIB de la eurozona y de la Unión Europea, que crecieron un 0,6% trimestral en el cierre del año, una décima menos que en los tres meses anteriores. En el conjunto del año el crecimiento del continente fue del 2,5%, el mejor dato en la última década. Además, el dato interanual del último trimestre fue mejor que el crecimento anual (del 2,7% en la eurozona y el 2,6% en la UE9, lo que evidencia una aceleración de la economía europea.

PIB Previsión de crecimiento Renta per cápita Macroeconomía
El redactor recomienda