hasta ahora ha sido titular con lopetegui

¿Y ahora dónde tiene hueco Diego Costa en la selección de los centrocampistas?

La extraordinaria prestación de la Selección contra Italia con un equipo sin delantero centro pone en cuestión la futura presencia del todavía delantero del Chelsea, que sigue sin entrenarse

Foto: ¿Diego Costa ha perdido su sitio en la Selección? (Reuters)
¿Diego Costa ha perdido su sitio en la Selección? (Reuters)

En esos momentos de juerga futbolística con Italia como víctima, la no presencia de un delantero centro en la selección española pasó absolutamente desapercibida. Mientras la pelota circulaba a velocidad endiablada entre las piernas de los seis centrocampistas nacionales, inalcanzable para los vestidos de 'azzurro', el Bernabéu ni se acordaba de Morata, que esperaba su turno en el banquillo para saltar posteriormente y marcar, como siempre que le dejan participar. Mucho menos surgía entre propios y extraños el nombre de Diego Costa. ¿Quién es Diego Costa al lado de la maravillosa constelación de estrellas que dispuso Julen Lopetegui para apalizar a la 'Nazionale?

Pues para Lopetegui, mucho. Costa no es un proscrito de la Selección. Nadie ha tenido tan poca suerte como él cuando le ha tocado defender a España, pero siempre ha estado ahí, con la confianza de los dos últimos seleccionadores, siempre apostando por él por delante de otros delanteros cuando se encontraba en plenitud física, lo cual no ocurría con frecuencia. Desde que debutara con Del Bosque no ha tenido regularidad en las convocatorias, se perdió la Eurocopa y hasta que llegó Lopetegui no pudo desquitarse de su falta de gol.

Ni siquiera Del Bosque, fue el técnico vasco el que le ha dado la mayor muestra de confianza como jugador internacional. Lopetegui se estrenó en septiembre del pasado año y Diego Costa ha sido su delantero centro titular en los partidos más importantes. En la anterior generación, Costa no encajaba. Vicente no entendió cómo podía insertar al de Lagarto, un punta fijo y especializado en el contragolpe y el remate directo, en la dinámica de un equipo muy acostumbrado a un fútbol de posición en proceso de descomposición. Julen le apartó de la creación y lo concentró en el remate y el resultado fue su reconciliación con el gol, la que no había perdido en toda su carrera tras su explosión en el Atlético y que como internacional se hacía imposible. Cinco goles en seis partidos son unas cifras más acordes al delantero de la selección española, y esos son sus números con Lopetegui.

¿Cómo le ha pagado Costa esta confianza al seleccionador? Dejando de entrenar con su equipo, quedándose en Lagarto disfrutando de la vida sedentaria y placentera y olvidándose de su carrera profesional durante todo el verano, y lo que le queda. Diego supo por un 'sms' que Antonio Conte no contaba con él y le instaba a buscarse equipo. No lo quería entrenando con la primera plantilla, por lo que lo mandaba a entrenarse con el equipo sub-21. El atacante se negó en rotundo a esa degradación, se fue a Brasil de vacaciones en mayo y hasta hoy. Dice que se entrena en solitario, pero de hacerlo, no tiene nada que ver con la preparación profesional que tendría en su club. Y evidentemente, sin trabajo no podía estar convocado con la selección.

Diego Costa no juega un partido desde el 27 de mayo. (Reuters)
Diego Costa no juega un partido desde el 27 de mayo. (Reuters)

Esta decisión del jugador ha sentado muy mal dentro de la Federación. Se han quedado sin el punta titular para el partido más importante de toda la fase de clasificación, lo cual es una falta de disciplina muy importante. Esta reacción de Costa no tiene parangón con otros futbolistas puestos en algún tipo de rebeldía en el mercado estival. Coutinho, por ejemplo, no ha jugado con el Liverpool para presionar a su club en su deseo de marcharse al Barcelona; exactamente lo mismo que probó Ousmane Dembélé con mejor suerte. Todos ellos siguieron participando en los entrenamientos de sus equipos, pero sin jugar. Y por tanto, han podido estar presentes con sus combinados nacionales en estas jornadas de clasificación para el Mundial. Diego Costa ni siquiera ha estado en las quinielas, lógicamente.

Y Costa no solo se encuentra ante una posible reprimenda futura de Lopetegui y sus compañeros, sobre todo de los capitanes, sino que tiene ante sí el reto de superar a la competencia que se le viene encima por un puesto en la delantera. Si no está él, siempre está Morata, el segundo de abordo con o sin Costa, que tiene una media goleadora excelente como internacional español. Está siempre la opción de Iago Aspas, ya consolidado en las listas de Lopetegui. Y lo que no esperaba ni Costa ni nadie era que David Villa entrase en las apuestas. La presencia del asturiano no tiene pinta de ser circunstancial, sino una estrategia de cara a viajar a Rusia. Para entonces todavía queda muchísimo para entonces y podrían surgir otras opciones no menos plausibles, como Sandro y Mariano, delanteros jóvenes y con mucha proyección.

Diego no va a jugar, al menos, hasta enero. Quizás ni siquiera vuelva a entrenar hasta entonces. Si finalmente se marcha al Atlético de Madrid en 2018, tendrá que recuperar la forma física antes de empezar a jugar, lo cual podría llevarle fácilmente un mes. Y luego, a sentirse de nuevo jugador de fútbol, ver si está al nivel suficiente para ser titular en el Atlético y, después, en la selección. Es decir, que su rebeldía le puede salir mucho más cara que quedarse sin entrenar con el Chelsea.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios