malestar con el técnico del liverpool

El "bocazas" de Klopp calienta el vestuario del Real Madrid en la final con Marcelo al frente

El técnico del Liverpool ha dicho que Marcelo es el punto débil del Real Madrid y en el vestuario ha sentado mal, como que no se valore que van a jugar la tercera final seguida

Foto: Marcelo celebra un gol con rabia durante un partido de la Champions League. (Reuters)
Marcelo celebra un gol con rabia durante un partido de la Champions League. (Reuters)

“A Klopp se le ha ido la lengua con Marcelo”, comentan, con tono de revancha, en el vestuario del Real Madrid después de las palabras del entrenador del Liverpool, su rival en la final de Champions, en las que señala al lateral izquierdo como el punto débil del equipo. Un desafío para Marcelo y el resto de sus compañeros, que interpretan las declaraciones del técnico alemán como las de “un bocazas”.

Se ha calentado la final de Kiev de la forma más inesperada con la entrevista que concedió Klopp a un exjugador, Robbie Fowler, para el tabloide inglés 'The Mirror'. En ella elogia la experiencia del Madrid, pero quiere dejar claro que no es invencible, que ya fue capaz de desactivar a Cristiano Ronaldo cuando era entrenador del Borussia Dortmund y califica a Marcelo como un jugador ofensivo y el punto flojo que tienen que aprovechar. Las palabras del técnico del Liverpool han encendido más a la plantilla de Zidane.

Marcelo está harto que se diga de él que no defiende y que es un jugador anárquico. “No vale cualquiera para hacer todo lo que piden a Marcelo”, admiten a El Confidencial desde el entorno del brasileño. Zidane, incluso, tuvo que salir en defensa del lateral izquierdo tras quedar señalado en el partido de ida de las semifinales de la Champions en Múnich cuando se dijo que desprotegió la banda en el gol de Kimmich porque bajó andando. “Marcelo marca las diferencias y es fundamental en el juego ofensivo”, dijo Zizou. El brasileño marcó después el empate a uno con un zurdazo desde la frontal del área. Este tipo de reproches sobre su falta de rigor táctico le mosquean al brasileño y palabras como las de Klopp le ponen en alerta. “Es un líder y tiene mucha personalidad. Seguro que lo demuestra en la final contra el Liverpool”, confirman los que le asesoran.


Para Zidane es una bendición que Marcelo se sume al ataque para aportar desequilibrio y goles. Esta temporada ha marcado en tres citas claves. Un gol al PSG en el Bernabéu, otro a la Juventus en Turín y el de Múnich. Contra el Liverpool tendrá que proteger la banda para sujetar a Salah, pero volverá a tener libertad para subir al ataque y generar ocasiones de gol. A Marcelo se le considera como un multiusos por el talento que tiene para sacar la pelota jugada desde atrás, convertirse en un centrocampista más para tener la posesión y darle profundidad al equipo cuando se suma al ataque. “Defiende y tiene gol. Hace muchas cosas buenas con la pelota y sin ella. No es sólo un jugador malabarista sino que tiene un claro concepto del juego colectivo. Es mejor que yo”, dice Roberto Carlos, otro histórico lateral izquierdo del Real Madrid, a este periódico.

Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, en la sala de prensa. (Efe)
Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, en la sala de prensa. (Efe)

La afrenta de Sergio Ramos y Cristiano

Al pique que ya tiene Marcelo con las palabras de Jurgen Klopp hay que sumar otros que han ido saliendo estos días desde el vestuario del Real Madrid. El capitán, Sergio Ramos, ha dejado esta semana una de las frases que resume el sentir de la plantilla. “Hay gente que se sube al barco cuando ve la Cibeles cerca”, dijo en la 'Cope'. Hay un malestar en la plantilla por creer que no se está valorando que el Real Madrid vaya a jugar su tercera final de la Champions consecutiva. De ahí estas palabras del capitán para recordar que en las malas llueven las críticas y cuando hay títulos todos se suben al barco. Mensajes como estos unen más el vestuario.

También ha sacado la patita Cristiano Ronaldo para recordar el valor que tiene esta plantilla. El portugués no quiere saber nada de Neymar y se limita a decir que se habla mucho de fichajes, pero aquí están siempre los mismos que llevan tres finales consecutivas. Una bombita más que sale del vestuario antes de llegar a Kiev. Como la que soltó Casemiro a Xavi para recordarle, irónicamente, que no fichara nunca por el Barcelona porque “no tengo el ADN del Barça”. Así está el vestuario de calentito antes de la final de la Champions contra el Liverpool, con Marcelo ya con las pinturas de guerra en la cara.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios