Es noticia
Menú
Estalla el 'caso Neymar': odiado en Francia, el PSG le pone líneas rojas para que sea humilde
  1. Deportes
  2. Fútbol
señalado por el club

Estalla el 'caso Neymar': odiado en Francia, el PSG le pone líneas rojas para que sea humilde

Los cambios que pretende hacer el Paris Saint-Germain afectan a Neymar. Su rendimiento es bajo, la imagen está deteriorada y el nuevo proyecto pide implicación y nada de ostentación

Foto: Neymar con gesto serio en un partido del PSG. (Efe/Yoan Valat)
Neymar con gesto serio en un partido del PSG. (Efe/Yoan Valat)

Neymar, si continúa en el Paris Saint-Germain, va a tener que cambiar radicalmente su actitud. El brasileño ya no tiene la protección del club. Ha pasado a ser, tras la eliminación en la Champions contra el Real Madrid y la renovación de Kylian Mbappé, uno más. Se acabaron los privilegios, los caprichos, la paciencia. En el nuevo PSG, que tendrá en el banquillo a Christophe Galtier y en los despachos a Luis Campos, tienen vía libre para no pasarle una si no demuestra compromiso, humildad y rendimiento. Se acabó el Neymar que transmite una imagen de ostentación, lujo y fiestas.

Esto es lo que intenta transmitir el PSG. Neymar es el futbolista que calienta con unos pendientes de diamantes de 4.700 euros cada uno, que luce un collar de oro blanco con 500 diamantes que tiene un precio de 42.500 euros, un iphone de oro valorado en 4.200 euros, que viaja en helicóptero, tiene dos aviones privados y una extensa gama de coches de lujo. En el nuevo PSG le quieren centrado en el fútbol o los problemas van a ser graves.

placeholder Neymar y Messi durante un partido en el Parque de los Príncipes
Neymar y Messi durante un partido en el Parque de los Príncipes

Es el principal señalado por el club. Neymar tiene contrato hasta 2025, gana más de 4 millones de euros brutos al mes, casi 50 al año y no es un jugador rentable. La advertencia es que si no está dispuesto a tomarse en serio su trabajo en el PSG, ser más profesional y cambiar de actitud, el club tomará medidas. No es un buen ejemplo por su comportamiento ni ha demostrado tener cualidades para liderar el equipo. La imagen de Neymar está por los suelos en Francia y lo peor es que ya no tiene el respaldo del club.

En el punto de mira

Nasser Al-Khelaifi ha sido duro, sin dar nombres, con el comportamiento y el rendimiento de Neymar. Está en el punto de mira. El presidente le pone como el ejemplo de lo que no puede ser el nuevo proyecto del PSG. "Hay que ser disciplinados dentro y fuera del campo. Quien quiera quedarse en su zona de confort, quien no quiera luchar, se quedará al margen", son las contundentes palabras del dirigente, en Le Parisien, para poner las líneas rojas y dar plenos poderes al nuevo entrenador. "Queremos jugadores que estén orgullosos de representar al PSG y dispuestos a luchar cada día. Tenemos que dar todo lo que tenemos por esta camiseta. Debemos volver a ser humildes y hay que cambiar para evitar lesiones", es el ultimátum del presidente al brasileño.

La relación de Neymar con el PSG pasa por su peor momento. No es fácil plantear una salida de un futbolista por el que pagaron 222 millones de euros y tiene una sueldo inasumible para otros clubes. El mercado ofrece sorpresas, pero poner en venta a Neymar no es nada sencillo y el jugador no está dispuesto a renunciar a su salario. Lo avisó antes de irse de vacaciones. Es desafiante. Dijo que el PSG es su casa. Neymar se agarra al contrato, mientras el club prepara un nuevo proyecto y su situación provoca más tensión.

Foto: Lorenzo Sanz Durán, junto a su padre y su cuñado Michel Salgado levantando la Séptima. (Reuters)

El detonante que hace estallar el caso Neymar en Francia y en el PSG es la actitud que mostró el brasileño en la eliminatoria contra el Real Madrid. El fracaso provocó que se aireara su bajo estado físico, la falta de compañerismo y ausencia de liderazgo. La reacción de los aficionados fue pitarle e insultarle en los partidos disputados en el Parque de los Príncipes. El periodista Daniele Raiolo comenzó a dar detalles del comportamiento del brasileño: "Ya casi ni entrena. Además, llega en un estado lamentable, al límite de estar borracho. Está haciendo mucho daño. Nunca ha habido un jugador tan odiado en Francia. Nadie puede verle. Neymar se ha convertido en un monstruo". El club, que en otras ocasiones defendía la profesionalidad y la imagen del jugador, no movió nada para desactivar este tipo de informaciones que apuntan a Neymar como el origen de todos los males deportivos. No es intocable.

¿Está empujando el PSG a Neymar a una salida? El escenario ha cambiado radicalmente. Donde había respaldo ilimitado, ahora hay una guerra fría. A Neymar se le culpa de que el vestuario esté fracturado en dos bloques. El de los sudamericanos y los que hablan francés. En el grupo de los segundos están Mbappé y Achraf, su mejor amigo y con el que los sudamericanos marcan distancias. Neymar también perdió complicidad con Mbappé. El francés no le dijo nada de su decisión hasta el mismo día que la hizo oficial el club. La reacción de Neymar, cuando le preguntaron por la ampliación de contrato de Mbappé, fue la de felicitarle, pero puso el acento en que los compañeros no entendían el juego de Messi. La respuesta fue sorprendente. En los cambios que hace el club está no renovar a Di María, debilita el bloque de los sudamericanos.

Fin a los caprichos

Neymar lleva cinco temporadas en el Paris Saint-Germain y la última ha sido la peor. Solo ha disputado 28 partidos, ha marcado 13 goles y ha dado 8 asistencias. Mbappé ha jugado 46 partidos, ha marcado 39 goles y ha dado 25 asistencias. Las lesiones y las fiestas pasan factura a un futbolista que sufre el rechazo de la sociedad francesa, al que detestan por sus caprichos, y ya es un problema para el club.

Cuando Neymar fue presentado en el Parque de los Príncipes, el 5 de agosto de 2017, se desató una locura. Hubo casi 50.000 espectadores que le aclamaron y largas colas en la tienda del club para comprar su camiseta con el dorsal '10'. En las primeras 48 horas se vendieron más de 10.000 camisetas y una de las medidas que se adoptaron fue la de que cada aficionado solo podía comprar una ante la fuerte demanda. Hubo un incremento de 42.000 abonados en la primera semana. De la 'Neymarmanía' se ha pasado al más absoluto rechazo en una autodestrucción progresiva. Hasta llegar a calificarle de ser una persona odiosa.

Foto: Zidane con gesto pensativo durante un partido con el Real Madrid. (Reuters/Toby Melville)

Ha sido protagonista por polémicas que han ido perjudicando su imagen. Una de las más lamentables sucedió en la final de Copa que perdió en los penaltis contra el Stade Rennes, en 2019, por dar un puñetazo a un aficionado cuando iba a recoger la medalla de subcampeón. Perdió los nervios y pidió disculpas. No sirvió de nada. Neymar ha estado implicado en más episodios con insultos racistas con los rivales y otros extradeportivos con fiestas y lesiones mal curadas.

Falta de compromiso

Durante estas vacaciones ha vuelto a sorprender con un mensaje en sus redes sociales que provoca que se le vuelva a señalar como un mal profesional. "Perdido. No puedes festejar el cumpleaños de tu abuela, hijo, esposa y en especial el tuyo. Ser deportista no es fácil. Solo puedes ser feliz después de que termine tu carrera, qué locura", escribió. Las respuestas son duras y le califican de malcriado, mocoso, ridículo, de artista más que un jugador y de ser un fracasado que no ha podido llegar al nivel de Cristiano Ronaldo y Messi. Los aficionados están hartos de la vida loca y su falta de compromiso. El club parisino da el paso para que deje sentirse intocable. ¿Podrán reconducir a Neymar? ¿Hay alguna opción de que salga del PSG este verano?

Son algunas de las interrogantes que surgen. El valor del brasileño, a sus 30 años, se ha desplomado en las últimas temporadas y su precio de mercado, según el portal 'Transfermarkt', está en los 75 millones de euros. Muy lejos de los que más cotizados, entre los que se encuentran Kylian Mbappé (160 millones de euros), Erling Haaland (150 millones) y Vinicius (100 millones). "Algunos jugadores se han aprovechado y esto se acabó", es el aviso de Nasser Al-Khelaifi. El PSG ya es esclavo de Neymar.

Neymar, si continúa en el Paris Saint-Germain, va a tener que cambiar radicalmente su actitud. El brasileño ya no tiene la protección del club. Ha pasado a ser, tras la eliminación en la Champions contra el Real Madrid y la renovación de Kylian Mbappé, uno más. Se acabaron los privilegios, los caprichos, la paciencia. En el nuevo PSG, que tendrá en el banquillo a Christophe Galtier y en los despachos a Luis Campos, tienen vía libre para no pasarle una si no demuestra compromiso, humildad y rendimiento. Se acabó el Neymar que transmite una imagen de ostentación, lujo y fiestas.

Neymar Kylian Mbappé Leo Messi
El redactor recomienda