Es noticia
Menú
Lorenzo Sanz Durán: "Lo que tiene el Real Madrid no lo tiene nadie, es la envidia del mundo"
  1. Deportes
  2. Baloncesto
la fuerza de un equipo

Lorenzo Sanz Durán: "Lo que tiene el Real Madrid no lo tiene nadie, es la envidia del mundo"

Lorenzo Sanz Durán repasa, con pasión, recuerdos y fuertes sentimientos, los éxitos de las plantillas del Real Madrid de fútbol y baloncesto en una temporada maravillosa

Foto: Lorenzo Sanz Durán, junto a su padre y su cuñado Michel Salgado levantando la Séptima. (Reuters)
Lorenzo Sanz Durán, junto a su padre y su cuñado Michel Salgado levantando la Séptima. (Reuters)

Lorenzo Sanz Durán alquiló una furgoneta y se hizo casi 1.300 kilómetros para ir de Madrid a París. No se podía perder por nada del mundo la final contra el Liverpool. Le acompañaron sus hijos, su cuñado y sus sobrinos. Con el gol de Vinícius estalló de euforia, celebró la decimocuarta Champions en el estadio de Saint-Denis mirando al cielo. Se acordó de su padre, de la persona que hizo que en su casa, en la familia, el Real Madrid sea una religión. El hijo mayor del expresidente del Real Madrid se emocionó. "París conquistado. 14. Reyes de Europa por siempre. Yo sé de uno que estaba empujando y celebrando también. No sabes cómo nos acordamos y se acuerdan de ti, papá. Hala Madrid!", es el mensaje que publicó en sus redes sociales.

Lo mismo hizo con la consecución de la Liga del equipo de fútbol y ahora es el momento de celebrarlo todo. Ha llegado también la victoria contra el Barcelona en la serie final de la Liga de baloncesto. Lorenzo Sanz Durán fue jugador de baloncesto y trabajó en los despachos del club blanco como responsable de la parcela deportiva. Con él en el cargo, el Real Madrid ganó una Liga al Barcelona en el Palau Blaugrana. Es, sin duda, algo más que un apasionado aficionado que no se pierde un partido, ni de fútbol ni de baloncesto, y que ha podido sentir de cerca el madridismo que le inculcaba su padre. Hace dos años y tres meses que falleció Lorenzo Sanz de coronavirus y el recuerdo sigue muy presente.

Lorenzo Sanz Durán, comentarista de baloncesto en el canal oficial del Real Madrid, destaca en esta entrevista en El Confidencial las virtudes que han hecho que el Real Madrid haya completado una de las temporadas más exitosas en las dos secciones. La clave está, según Lorenzo, en que cada una de las plantillas cree en sus entrenadores. Ancelotti y Pablo Laso han hecho equipos que se sobreponen a las dificultades, se unen y se hacen fuertes en situaciones límite, donde otros equipos con mejores individualidades se hunden o quedan bloqueados. Aficionado, pero experto en baloncesto, repasa las claves del éxito del Real Madrid de baloncesto y pone en valor la figura de Pablo Laso, del que considera que será difícil que no regrese a los banquillos, y lo señala como uno de los entrenadores más grandes de la historia del Real Madrid y de España.

PREGUNTA. Supongo que será uno de los madridistas más felices del mundo con la Liga de baloncesto ganada al Barcelona.

RESPUESTA. Sí, por supuesto. Es un orgullo ver cómo han competido en baloncesto estos jugadores, el cuerpo técnico, cómo se han superado... Pero también en fútbol, porque yo veo todos los partidos. La gente se puede pensar que soy mucho más aficionado al baloncesto y yo, realmente, soy muy futbolero.

P. ¿Suele ir a los partidos de fútbol al Bernabéu?

R. Voy mucho al Bernabéu. No fallo. Desde que era un niño yo iba a acompañar a mi padre al estadio, que para él el fútbol y el Real Madrid eran sagrados, y esto es lo que he vivido y mamado desde pequeño en casa. Todos somos muy futboleros. Yo empecé jugando al fútbol, seguí con este deporte y me quedé en un futbolista frustrado. En mi época, como era alto, me dijeron que probara al baloncesto y acabé siendo jugador. Pero yo guardo muy buenos recuerdos de cuando era niño y esos momentos en que iba con mi padre al Bernabéu.

P. ¿Cuál fue el último partido en el que fue con su padre al Bernabéu?

R. Un encuentro contra el Barcelona, antes de la pandemia, en el que ganamos. En los últimos cinco o seis años íbamos juntos al palco. Mi padre ya había hecho las paces con Florentino y el presidente le invitaba para que estuviera presente en el palco. En realidad, mi padre hizo las paces consigo mismo. Él siempre tuvo la espina clavada de las elecciones y le costó asumirlo, pero después se arregló y ya decidió volver al estadio. Le acompañaba yo porque mi madre ya estaba más cansada. Mi padre amaba el Real Madrid y es curioso porque nos hicimos socios casi a la misma vez, en el momento en el que tuvo posibilidad de tener el carné. El mío es casi correlativo al suyo.

placeholder Luka Modric besa el trofeo de la Champions ganado en París. (EFE/EPA/Friedemann Vogel)
Luka Modric besa el trofeo de la Champions ganado en París. (EFE/EPA/Friedemann Vogel)

P. Supongo que es duro volver al estadio sin su padre...

R. Desde el primer día que el público empezó a ir al Bernabéu, yo sabía que me iba a costar mucho y que sería complicado. Pero ese primer día fue el homenaje que le dio el club a mi padre. Fue emotivo y muy bonito. Es verdad que costó adaptarse a la nueva situación después de muchos años yendo con él. Como les ha sucedido a más familias que han perdido a sus seres queridos. Se le echa mucho de menos. Sigo yendo al Bernabéu y esta temporada solo me he perdido un partido. El del Paris Saint-Germain, y me dio mucha rabia. Ese día fueron mis hijos, pero lo vibré viéndolo por la televisión. Ahora soy menos forofo. Más tranquilo. Me veo más reflejado en cómo lo viven mis hijos.

P. Como futbolero y madridista, el recuerdo de esta temporada será inolvidable. ¿Este Real Madrid es un equipo épico? ¿Se puede calificar de esta manera?

R. Es increíble. No sé cómo describirlo. Yo al principio de temporada era de los que dudaban, y pensaba que podía ser un año de transición, en el que los jóvenes tenían que asentarse. Pero esto es alucinante. Este club nació para ganar Copas de Europa. Es su competición fetiche.

P. ¿Se puede hablar de suerte? Los rivales no entienden cómo se producen las remontadas y hablan de la 'flor' o la fortuna.

R. Cuando una situación sucede varias veces, no se puede hablar de suerte. Lo que hay que dejar claro es que este equipo no pierde la fe, que gana porque crea oportunidades, no ceja en su empeño, no tira la toalla... La suerte, si la queremos llamar así, hay que perseguirla. Esto ha sucedido muchas más veces. En la Séptima, en la etapa de mi padre, ganamos una final a la todopoderosa Juventus. En Lisboa, marcamos en el minuto 93 con el gol de Sergio Ramos... Esto va de perseguir la victoria.

Foto: Zidane con gesto pensativo durante un partido con el Real Madrid. (Reuters/Toby Melville)

P. En baloncesto, ¿qué explicación tiene de que el equipo también sea capaz de sobreponerse a las adversidades y ganar finales?

R. Es lo mismo que sucede en el fútbol. El propio jugador de baloncesto se contagia de lo que ve en el fútbol. Es el ADN del Real Madrid el que se acaba impregnando en los profesionales y por eso pasan cosas increíbles.

P. ¿Cuál es el mérito del equipo de baloncesto?

R. Hace dos o tres meses, el Barcelona nos tenía tomada la medida, estábamos en una mala racha, con lesiones, demasiados obstáculos... Para superar todo esto tienes que perseverar, creer, seguir trabajando... El Real Madrid ha conseguido eliminar al ogro en la Euroliga y ganar la Liga. Decían que a un partido se podía ganar al Barcelona, pero que en una serie a cinco no era posible. En la final, el Real Madrid ha sido superior en todos los partidos al Barcelona. Ha ganado porque es un equipo.

placeholder Pablo Laso da instrucciones en un partido del Real Madrid. (EFE/EPA/Andrej Cukic)
Pablo Laso da instrucciones en un partido del Real Madrid. (EFE/EPA/Andrej Cukic)

P. ¿La clave es que el Real Madrid es más equipo que el Barcelona?

R. Yo pienso que han jugado con más espíritu de equipo. Podemos hablar de las actuaciones individuales. La de Tavares en el cuarto partido es increíble. Poderoso. Causeur se ha echado el equipo a sus espaldas, Lull ha aguantado con las lesiones y ha sabido asumir el papel de revulsivo saliendo desde el banquillo en determinados momentos. Deck ha estado espectacular, agresivo. Yo conocía que el segundo partido ya lo jugó cojo. Es una fuerza de la naturaleza. Como Poirier. Igual que Yabusele, que se transformó en la final, dominando el rebote, defendiendo a Mirotic, al mejor del equipo contrario... Lo mismo sucede con el papel de Rudy Fernández para ser clave en situaciones delicadas. Es el triunfo de un equipo.

P. ¿Se puede decir que el Real Madrid se unió tras el percance de Pablo Laso y fue un equipo más fuerte?

R. Sí, ese efecto ha funcionado. Pero la diferencia es que en el Real Madrid sí se ve que creen en el entrenador y en el Barcelona la sensación desde fuera no es esa. Demasiado grito, demasiada bronca alrededor de Jasikevicius... Sin embargo, con Pablo Laso se ha visto una mejor gestión, más mano izquierda, y es porque sabe de qué va esta película. El equipo cree en él, en cómo les lleva, y esto es clave para ganar cuando llegan las dificultades. En el fútbol ha sucedido lo mismo. Si los jugadores no creen en Ancelotti, en lo que hacen, no ganan.

P. Superar lo de Pablo Laso tuvo que ser muy duro para todos.

R. Sí, bastante. En una temporada sabes que te van a pasar cosas, con las lesiones, momentos irregulares, y por eso se hacen las plantillas largas. Pero que te pase con el entrenador, que le dé un infarto, y que el equipo siga funcionando es lo destacable. Por eso digo que el mérito es el de un equipo que cree en el trabajo de Laso y su cuerpo técnico. De repente, el entrenador ya no estaba, había más complicaciones y siguió funcionando. Ahí está el mérito de Chus Mateo y el resto del cuerpo técnico.

Foto: Ramón Calderón, expresidente del Real Madrid. (Getty)

P. ¿Chus Mateo ha puesto en valor la importancia de tener un buen segundo entrenador?

R. Pablo tiene un grandísimo cuerpo técnico que hace perfectamente el trabajo que no se ve, y cuando no ha estado han funcionado. Han tenido una gran responsabilidad para ganar sin Pablo Laso. Chus Mateo ya tiene una larga experiencia. Yo le puso de asistente en el primer equipo cuando era responsable de la sección de baloncesto. Le conocía bien. Fue entrenador mío en el segundo equipo del Madrid (Canoe). Estaban Tirso Llorente y Chus Mateo. Confié en él y lo puse de asistente para trabajar con Scariolo. Chus ya tiene un buen bagaje en el baloncesto. No solo de asistente. Ha sido primer entrenador en varios clubes y el Real Madrid supo rescatarlo.

P. ¿Cree que Pablo Laso retomara sus funciones en el banquillo?

R. Vi que puso un mensaje en las redes sociales en el que decía que estaba deseando volver. Él lo que quiere es volver a entrenar, pero cuando sufres un infarto influyen más factores en la decisión. Tienen que evaluar los médicos, la familia y el club. Es una decisión personal y médica y la salud es lo primero. Con lo que entiendo que habrá que consensuarla. Le he visto que ha acudido a los entrenamientos y para mí fue emocionante verle en la pista en el último partido. Estaba alegre y él es parte importante y responsable de este éxito. Viéndole así, tiene toda la pinta de que va a seguir.

placeholder Edy Tavares cierra el rebote a Mirotic en la final de la Liga. (EFE/Sergio Pérez)
Edy Tavares cierra el rebote a Mirotic en la final de la Liga. (EFE/Sergio Pérez)

P. ¿Se puede decir que Pablo Laso es el mejor entrenador de la historia del Real Madrid?

R. Pablo Laso se ha puesto a la altura de dos leyendas como Pedro Ferrándiz y Lolo Sainz. Su palmarés es increíble y claro que es uno de los grandes técnicos de la historia del baloncesto en el Real Madrid y en España. Creo que en esta época todo es más complicado por la presión que llega desde más sitios, como las redes, y lo que está consiguiendo Laso es admirable.

P. Un madridista no puede estar más orgulloso de la manera de competir de su equipo de fútbol y baloncesto. ¿Ha sido la temporada perfecta?

R. Nos ha faltado ganar la Euroliga y esto, con la Champions, habría sido maravilloso. La perdimos por un punto. Pero sí, es uno de los años más extraordinarios. Fue una pena no ganar una Euroliga que estaba más barata por la ausencia de los equipos rusos. Tuvimos un mal día en el tiro exterior, la perdimos por un punto, pero aun así es una temporada para enmarcar. Esto es lo que tiene el Real Madrid que no tiene nadie. Es la envidia en el mundo. Cuando piensan que no es el favorito, va y te gana. El proyecto del Barcelona en baloncesto era más ambicioso, con más dinero, y ganó el Madrid.

Lorenzo Sanz Durán alquiló una furgoneta y se hizo casi 1.300 kilómetros para ir de Madrid a París. No se podía perder por nada del mundo la final contra el Liverpool. Le acompañaron sus hijos, su cuñado y sus sobrinos. Con el gol de Vinícius estalló de euforia, celebró la decimocuarta Champions en el estadio de Saint-Denis mirando al cielo. Se acordó de su padre, de la persona que hizo que en su casa, en la familia, el Real Madrid sea una religión. El hijo mayor del expresidente del Real Madrid se emocionó. "París conquistado. 14. Reyes de Europa por siempre. Yo sé de uno que estaba empujando y celebrando también. No sabes cómo nos acordamos y se acuerdan de ti, papá. Hala Madrid!", es el mensaje que publicó en sus redes sociales.

Florentino Pérez Pablo Laso
El redactor recomienda