Es noticia
Menú
Sergio Ramos supera la crisis: un gol, sin dolor y se cuelga el cartel de favorito en la Champions
  1. Deportes
  2. Fútbol
en forma en lo físico y lo mental

Sergio Ramos supera la crisis: un gol, sin dolor y se cuelga el cartel de favorito en la Champions

Ramos empieza a superar un año que ha sido fatídico y está obsesionado en demostrar que está para competir al alto nivel, que el PSG es el rival a batir y regresar a la Selección

Foto: Sergio Ramos practica boxeo en el gimnasio que ha abierto en Madrid. (EFE/Mariscal)
Sergio Ramos practica boxeo en el gimnasio que ha abierto en Madrid. (EFE/Mariscal)

Sergio Ramos marcó su primer gol con el Paris Saint-Germain, lo celebró como si fuera el primero de su carrera, jugó todo el partido sin dolor y al día siguiente cogió un avión para estar en Madrid. En la capital inaugura su último negocio. Un gimnasio de lujo en Moncloa que tiene una superficie de 2.000 metros. Ramos preparó un circuito exigente para los periodistas que eran testigos de que el sevillano está en forma en lo físico y lo mental. Mientras daba sacudidas con los guantes de boxeo, soltaba energía y adrenalina el exjugador del Real Madrid.

Es la versión que más se aproxima al todopoderoso Sergio Ramos que conocemos en España. Es la primera ocasión en mucho tiempo en la que da señales de estar de vuelta para la alta competición. Lo que va a durar, el rendimiento que tendrá de aquí en adelante, es una incógnita. Pero no conviene enterrar al súper competitivo Ramos. Está saliendo de su peor crisis. El año pasado por estas fechas estaba cojo, no podía más con unos fuertes dolores en la rodilla izquierda, tenía que infiltrarse. Hasta que decidió parar por el daño que estaba haciéndose y pasó por el quirófano. El 6 de febrero fue intervenido de una lesión en el menisco interno de la rodilla izquierda.

placeholder Sergio Ramos celebra su primer gol con el PSG. (EFE/EPA/Christophe Petit Tesson)
Sergio Ramos celebra su primer gol con el PSG. (EFE/EPA/Christophe Petit Tesson)

Empezaron todos los males para el sevillano en un año fatídico. Fuera del Real Madrid y en la Selección sin disputar la Eurocopa. El 2021 ha sido una pesadilla. Solo jugó cinco partidos con el Real Madrid (tan solo tres completos), dos con España (medio tiempo con Grecia y dos minutos contra Kosovo) y únicamente uno con el Paris Saint-Germain. En Francia se burlaban de Ramos. Hacían bromas con un jugador fantasmal. El caché estaba cayendo en picado por culpa de unas molestias en el sóleo y las recaídas por fatiga muscular.

La vitamina del gol

En este 2022 empieza a ver la luz a los problemas físicos. Ha pasado lo peor. Ramos levanta el vuelo y consigue, por fin, volver a jugar un partido completo y marcar un gol. Lo hizo el pasado domingo en el partido disputado en el Parque de los Príncipes, su nueva casa, contra el Stade Reims. En una acción de fuerza, ímpetu y hambre remató y fue al rechace para que el balón entrara en la portería. En el festejo, quedó comprobado cómo se quitaba la carga que lleva acumulada en el último año. Su último gol fue el 16 de marzo en el partido entre el Real Madrid y el Atalanta. Ramos no es un defensa más. Es un jugador que necesita sentirse fuerte, fiable, tener protagonismo y que el foco mediático hable de sus acciones defensivas y ofensivas.

Lo ha vuelto a conseguir. Pero el año ha sido durísimo y los inicios en el Paris Saint-Germain tienen momentos crueles. El 8 de julio se hizo oficial el fichaje, tardó cinco meses en debutar y, cuando lo consiguió, sufrió una recaída. Fue en el partido contra Saint-Etienne del 28 de noviembre. Otro parón, más dudas sobre su estado físico y de nuevo los fantasmas de un jugador acabado. El siguiente partido fue contra el Lorient: empezó de suplente, salió y acabó expulsado. Otro paso atrás. El consejo médico y el de su entrenador, Mauricio Pochettino, ha sido el de ir despacio, con calma, sin prisas y no volver a la competición hasta que no estuvieran convencidos de que podía jugar un partido entero sin dolor.

Foto: Gareth Bale, antes de jugar un partido con Gales. (Reuters/Matthew Childs)

Ha tardado siete meses para ser titular en el Parque de los Príncipes. Lo hace cuando quedan poco más de dos semanas para el partido de ida de los octavos de final contra el Real Madrid (15 de febrero) y con el morbo puesto en el de vuelta en el Bernabéu (3 de marzo). Sergio Ramos está regresando, sale de un largo bache, de tocar fondo y ha tenido la ayuda del club y de un núcleo de compañeros entre los que están otros exmadridistas como Keylor Navas y Di María y el exbarcelonista Messi. "Sin duda, está cobrando impulso", dijo Pochettino tras verle sonreír de nuevo por jugar un partido completo.

Volver con la Selección

Sergio Ramos es insaciable y cuando se siente pletórico se atreve a colgarse el cartel de favorito. Así lo ha hecho en un acto del club para promocionar Qatar Airways. "A día de hoy, el Paris Saint-Germain es el equipo a batir por todo el proyecto deportivo que tiene actualmente y por todos los jugadores que hemos venido. Sí es cierto que hay que demostrarlo. No solo se gana con el escudo, ni con el nombre. Creo que todos los jugadores quieren venir al Paris Saint-Germain", dice. Llevaba mucho tiempo en silencio, las imágenes eran las de un jugador entrenándose solo, sin competir, bajo sospecha. Ramos rompe su silencio y encuentra motivaciones. "Creo que estamos en una buena dinámica de trabajo y vamos a intentar ganar todos los títulos. El PSG tiene un proyecto deportivo que es único".

Si por algo destaca es por ese espíritu guerrero con el que ha demostrado que no se rinde. Lo hizo en innumerables ocasiones en el Real Madrid y está obsesionado con demostrarlo en el PSG y con su regreso a la Selección. "Vestir la camiseta de España, con mi número, con mi escudo, y poder ser capitán de la Selección, para mí es una satisfacción personal muy grande. Ojalá lo pueda seguir haciendo durante muchos años para seguir consiguiendo partidos y poner el listón muy alto. Me considero muy patriota, muy identificado con la bandera de España y orgulloso de representar siempre a mi país". Ramos se perdió la Eurocopa y peleará por conseguir que Luis Enrique le lleve al Mundial de Qatar. Con el PSG asegura que ha llegado "a ayudar a ganar la Champions".

Sergio Ramos marcó su primer gol con el Paris Saint-Germain, lo celebró como si fuera el primero de su carrera, jugó todo el partido sin dolor y al día siguiente cogió un avión para estar en Madrid. En la capital inaugura su último negocio. Un gimnasio de lujo en Moncloa que tiene una superficie de 2.000 metros. Ramos preparó un circuito exigente para los periodistas que eran testigos de que el sevillano está en forma en lo físico y lo mental. Mientras daba sacudidas con los guantes de boxeo, soltaba energía y adrenalina el exjugador del Real Madrid.

Sergio Ramos
El redactor recomienda