Es noticia
Menú
El absurdo 'unboxing' de la F1 en 2022: cuando el aficionado es el último mono
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LAS JORNADAS DE MONTMELÓ, RESTRINGIDAS

El absurdo 'unboxing' de la F1 en 2022: cuando el aficionado es el último mono

La F1 anunciaba que las tres primeras jornadas de 2022 en Montmeló verán restringidas su difusión, a diferencia de las tres últimas de Baréin, en marzo, antes del primer Gran Premio

Foto: Montmeló no será la primera 'sesión' de la pretemporada. (EFE/Alejandro Garcia)
Montmeló no será la primera 'sesión' de la pretemporada. (EFE/Alejandro Garcia)

Como anunciar una boda por todo lo alto para comunicar, a continuación, que solo podrán estar presentes los novios y los testigos. Así podrían sentirse los aficionados de todo el mundo y, sobre todo, aquellos que se quedarán a las puertas de Montmeló los próximos 23 al 25 de febrero, la primera sesión de la pretemporada 2022. Bueno no, no será la primera.

La Fórmula 1 ha roto su tradicional esquema de cada invierno esta temporada. La extraordinaria expectación generada por el mayor cambio reglamentario de su historia será dosificada con cuentagotas. Al menos, oficialmente. Si en los últimos tiempos Liberty ha acertado en escuchar a los aficionados y ampliar la accesibilidad de los contenidos de la Fórmula 1, recoge velas ante los primeros entrenamientos de 2022, cediendo al interés de los equipos por encima del de aquellos.

Sesiones que son...'otra cosa'

Antes de cada campeonato, la Fórmula 1 suele llevar a cabo dos sesiones de pretemporada. Hasta la pandemia, el circuito de Montmeló fue su escenario ideal durante muchos años. Cuatro días con una semana de separación era el formato habitual. La pandemia lo transformó y en 2021 todo el programa se redujo a tan solo tres días en Baréin, uno y medio para cada piloto, escenario del primer Gran Premio. Ahorro de costes y mayor eficiencia logística en tiempos de coronavirus justificaban la decisión.

placeholder Las sesiones de Montmeló tendrán lugar a puerta cerrada. (EFE/Srdjan Suki)
Las sesiones de Montmeló tendrán lugar a puerta cerrada. (EFE/Srdjan Suki)

El miércoles se conocía el formato para esta temporada. Dos circuitos: Montmeló y Baréin. Pero la Fórmula 1 se descolgaba con un esquema desconocido hasta el momento. "La primera será una sesión de perfil bajo de 'pre-entrenamientos' en Barcelona", en una suerte de eufemismo para diferenciar de una sesión de pretemporada convencional. ¿Por qué? "Permite a los equipos el 'shakedown' de sus coches totalmente nuevos para 2022 por primera vez, todos en el mismo sitio". Es decir, los tres primeros días de Montmeló son...'otra cosa': "Como es tradicional con los eventos 'pre-entrenamientos' (es decir, un 'shakedown'), las tandas del circuito de Barcelona-Catalunya no ofrecerán la cobertura en vivo de los tiempos, pero incluirá contenido y los mejores tiempos al final del día". Y sin espectadores.

¿Miedo escénico?

Por tanto, en Montmeló se reunirá por primera vez la generación de monoplazas 2022, radicalmente diferentes en el plano técnico y estético. "El cambio más grande en mis treinta años trabajando en la Fórmula 1", reconocía James Allison. La extraordinaria expectación para ver rodar a estos nuevos monoplazas no tiene parangón desde 2014. Sin embargo, los equipos y Liberty han dado el rango de 'shakedown' a estos entrenamientos, con las restricciones de este tipo de eventos privados.

Tradicionalmente, un 'shakedown' es una sesión privada a puerta cerrada en un circuito para poner en pista por primera vez un coche de carreras. Se trata de comprobar básicamente el correcto funcionamiento de sus múltiples sistemas, para más adelante proceder con las sesiones de evolución y puesta a punto y, en su caso, de búsqueda de tiempos. El de Montmeló será un gran 'shakedown' de larga duración, pero colectivo... a pesar de que los equipos cuentan todavía con una jornada para "eventos promocionales", de kilometraje reducido y ciertas restricciones. Pero que también han sido utilizadas tradicionalmente como ‘shakedowns’ de bolsillo.

Sobre el papel, y como explica el comunicado de FOM, se trata de pruebas de 'perfil bajo'. Ante el sideral cambio en la naturaleza de los monoplazas, los equipos parecen buscar un espacio de reserva y 'privacidad' mediáticas ante el miedo escénico de graves problemas técnicos, muy superiores a los de pasadas temporadas cuando los coches mantenían una continuidad generacional.

Un lazo al cuello

Los equipos distribuirán su propio contenido mediático y en redes sociales, acompañando al oficial distribuido al final de la jornada. Se ignora todavía la presencia de los medios de comunicación. Y de ser esta afirmativa, la mediática de los pilotos durante estos tres días. Normalmente, las primeras entrevistas de pretemporada concitan una extraordinaria expectación, elevada a la enésima potencia ante las novedades de este año. Pero el formato apunta a que los equipos, en consonancia con el formato dado a las jornadas de Montmeló, no darán rienda suelta a los pilotos. Lógicamente, de permitirse la presencia de los medios y tenedores de derechos televisivos, estos intentarán explotar al máximo las restricciones de información. Porque será imposible seguir oficialmente en tiempo real el desarrollo de los tres días en el circuito catalán.

¿Por qué semejante lazo al cuello de la Fórmula 1? Y, sobre todo, de los aficionados. Aun con las restricciones de covid como justificación, el circuito de Montmeló ofrece espacio suficiente para albergar varios miles de espectadores con esquemas de seguridad que ya fueron planificados ante la celebración del Gran Premio de España con una posible presencia de público superior. Y, en todo el mundo, los expectantes seguidores de la Fórmula verán mermada su capacidad de seguimiento de los tres primeros días de una nueva era. A la postre, de mantenerse el formato anunciado, será el aficionado quien pagará el precio de una decisión en la que ha prevalecido la estética de los equipos al interés de los aficionados de todo el mundo.

Como anunciar una boda por todo lo alto para comunicar, a continuación, que solo podrán estar presentes los novios y los testigos. Así podrían sentirse los aficionados de todo el mundo y, sobre todo, aquellos que se quedarán a las puertas de Montmeló los próximos 23 al 25 de febrero, la primera sesión de la pretemporada 2022. Bueno no, no será la primera.

Montmeló Fórmula 1
El redactor recomienda