Es noticia
Menú
"Estaba muerto, perdió 4 kilos": el enemigo invisible al que Nadal debe derrotar en Australia
  1. Deportes
  2. Tenis
BERRETINI ES SU PRÓXIMO RIVAL

"Estaba muerto, perdió 4 kilos": el enemigo invisible al que Nadal debe derrotar en Australia

El tenista español está firmando un torneo brillante, pero las condiciones de calor y de humedad en la Rod Laver le hicieron mella ante Shapovalov. Ahora, queda por ver cómo se encuentra en semifinales ante Berrettini

Foto: Nadal, en su partido contra Shapovalov. (EFE/Dean Lewins)
Nadal, en su partido contra Shapovalov. (EFE/Dean Lewins)

Rafa Nadal está a un partido de meterse en la gran final del Open de Australia. El tenista español, que acudía al primer 'Grand Slam' de la temporada con el objetivo de intentar llegar lo más lejos después de un importante tiempo de baja, se ha dado cuenta de que su físico está mucho mejor de lo que pensaba y que está ante una oportunidad única de romper la igualada a 20 'grandes' con Roger Federer y Novak Djokovic. Pero un 'enemigo invisible' se ha sumado a su lista de rivales.

Será en la madrugada de este viernes cuando se enfrente a Matteo Berrettini por un puesto en la gran final, un tenista que se ha convertido en el verdugo de Carlos Alcaraz y Pablo Carreño, y que llega al torneo jugando un gran tenis. Con un gran dominio del juego desde el fondo de la pista y un potente saque, está demostrando en Australia que es un potencial número uno del mundo. Pero Nadal buscará cortar su progresión de raíz y lograr una victoria realmente crucial para el español.

Foto: El italiano celebra el pase a semis tras derrotar a Monfils. (Reuters/Loren Elliott)

El problema para Nadal es cómo se encontrará físicamente después de su partido contra Shapovalov. El español está demostrando que está bien de piernas y de pulmones, confirmando que la inactividad no solo no le ha pasado factura, sino que parece que incluso le ha venido bien para recuperar su mejor tono físico. Pero el extremo calor en Australia (por encima de 40 grados) y la elevada humedad le jugaron una mala pasada en cuartos que a punto estuvo de terminar en drama.

Un inesperado golpe de calor dejó sin fuerzas a Nadal, que empezó a verse muy mermado en la pista, especialmente por los problemas de estómago derivados de la deshidratación que estaba sufriendo. La quinta raqueta del mundo tenía el partido dominado, controlado y encarrilado, pero se vio obligado a tener que penar por la pista ante la imposibilidad siquiera de jugar de tú a tú. Solo su coraje y su pundonor le permitieron rehacerse para dar la vuelta a la situación y meterse en semifinales.

"No me lo esperaba, pero ocurrió el milagro. Desde el final de la segunda manga, vimos que Rafa había pegado un bajón. Con el golpe de calor, estaba muerto. Ahora, este día extra que tenemos le va a venir de perlas. Estamos confiados que para las semifinales va a estar al 100%. Vimos que había perdido cuatro kilos, la deshidratación fue muy grande", aseguró su entrenador, Carlos Moyá, en 'El partidazo de COPE'. Un hecho que aún da más mérito al logro del español.

placeholder Nadal, atendido por los doctores. (Reuters/Morgan Sette)
Nadal, atendido por los doctores. (Reuters/Morgan Sette)

La hora de la verdad

Por todo ello, ahora queda por ver cómo se encuentra Nadal tras esta situación y, sobre todo, cómo afrontará el partido ante Berrettini. Las condiciones de juego serán similares a las del partido contra Shapovalov y será fundamental ver cómo lo gestiona el balear, a sabiendas de que por tenis y experiencia tiene las de ganar, pero que la edad empieza a ser un factor diferencial: "Ya no tengo 21 años", decía nada más acabar el partido de cuartos, por lo que la recuperación de su cuerpo será clave.

El calor beneficia a Nadal, muy acostumbrado a estas situaciones, pero la humedad juega en su contra. El hecho es que ambos factores climatológicos, el verdadero enemigo invisible, confluyen en Australia, lo que provoca que las condiciones en pista no sean demasiado fáciles, especialmente en partidos largos o en rondas avanzadas del torneo, cuando las piernas ya suman muchos kilómetros. Y no hay que olvidar que enfrente estará Berrettini, un 'bombardero' difícil de parar.

Es la hora de la verdad para Nadal, consciente de que está ante una oportunidad única. Si hace cuatro meses le hubieran dicho que estaría a un partido de meterse en la final del Open de Australia, seguramente se hubiera reído. Pero el gen competitivo del mejor deportista español de todos los tiempos le ha llevado hasta las semifinales y está dispuesto a ir a por más: ahora, Berrettini y el 'enemigo invisible' de Australia serán sus próximos rivales en su lucha por ser el más grande de la historia del tenis.

Rafa Nadal está a un partido de meterse en la gran final del Open de Australia. El tenista español, que acudía al primer 'Grand Slam' de la temporada con el objetivo de intentar llegar lo más lejos después de un importante tiempo de baja, se ha dado cuenta de que su físico está mucho mejor de lo que pensaba y que está ante una oportunidad única de romper la igualada a 20 'grandes' con Roger Federer y Novak Djokovic. Pero un 'enemigo invisible' se ha sumado a su lista de rivales.

Rafa Nadal Australia
El redactor recomienda