Keylor Navas, sinceridad amarga desde París: "El Madrid nunca creyó en mí"
  1. Deportes
  2. Fútbol
cree que compañeros sí le apoyaron

Keylor Navas, sinceridad amarga desde París: "El Madrid nunca creyó en mí"

Estuvo cinco temporadas en el Real Madrid, pero nunca sintió el apoyo total del club. Florentino quería otro tipo de portero. El plan empezó con De Gea y acabó en Courtois

placeholder Foto: Keylor Navas durante el partido entre el PSG y el Olympique de Lyon. (EFE)
Keylor Navas durante el partido entre el PSG y el Olympique de Lyon. (EFE)

Tenía una espinita clavada que le dolía desde hace tiempo y ha esperado su momento para quitársela. Keylor Navas, el portero que ganó tres Champions seguidas con el Real Madrid, se caracteriza por ser educado, respetuoso y comedido con sus declaraciones. Pero es difícil aguantar tanto tiempo callado cuando tienes muy dentro esa sensación de no haber sido justamente tratado y tampoco se hayan valorado los méritos. El silencio del costarricense tenía un precio mientras durara su etapa en el Real Madrid y se quitara esa especie de luto por haber tenido que marcharse sin creer que lo merecía. Navas no se fue contento del Real Madrid y, aunque él no diga el nombre, apunta a Florentino como la persona que nunca creyó en él.

El portero del Paris Saint-Germain se desahoga, por fin, en la revista oficial del Paris Saint-Germain sobre su estancia de cinco años en el Real Madrid. “En París siento el cariño de todos. En España tenía la sensación de que una parte del club no creía totalmente en mí”, es el recado que deja el costarricense un año y medio después de haberse tenido que marchar del club porque, cuando Florentino Pérez decidió que tenía que regresar Zidane y echar a Solari, una de las primeras cuestiones que arreglaron el presidente y el entrenador francés fue no volver a discutir sobre la portería.

Foto: Hugo Duro en el partido entre el Valladolid y el Real Madrid. (@hugoduro14)

Zidane entregó la cabeza de su admirado Keylor Navas. El proyecto deportivo pasaba por apostar decididamente por Courtois. Era innegociable. Los meses que estuvo Zidane, desde la marcha de Solari hasta el final de temporada, sirvieron también para hacer jugar a su hijo Luca y ponerlo en el escaparate. Con este escenario tan desalentador, lo que hizo Keylor Navas es intentar aguantar, primero, y preguntarle a Zidane si la competencia sería de igual a igual y, después, vio que lo mejor era hacer las maletas.

El fallido fichaje de De Gea

¿Por qué y a quién se refiere Keylor Navas cuando dice que una parte del club no creía totalmente en él? Puede salvar a Zidane, pese al extraño final que tuvo con él, pero no a Florentino. El presidente tenía un plan desde antes de 2014 con el que dar un giro a la portería. Florentino buscaba un portero de las características de Manuel Neuer. Un guardameta, como el alemán del Bayern de Múnich, que era calificado como moderno por su envergadura y otros detalles técnicos como ser más habilidoso con el balón en los pies. Este prototipo de porteros, entre los que se podría encontrar la figura de Gianluigi Buffon, eran del gusto del presidente. Y lo que hizo fue buscar hasta fijarse en David de Gea. El portero español del Manchester United era el objetivo número uno.

No era fácil negociar con el club inglés para sacar a De Gea, que vivía sus mejores años en la Premier League, y Van Gaal se negaba a venderlo. Llegó el Mundial de Brasil, en 2014, y Keylor Navas destacó como uno de los mejores del torneo. En el Madrid vieron que era una operación factible y que podía ser la manera de hacer una transición a un nuevo intento por De Gea. Además, era una operación económicamente sencilla. Solo había que pagarle al Levante una cantidad de 10 millones de euros y el salario del costarricense estaba entre los más bajos. Así fichó Keylor Navas por el Madrid. Sin ser el preferido y a la espera de poder cerrar lo de De Gea.

placeholder Portada de la revista oficial del PSG en la que entrevista a Keylor Navas.
Portada de la revista oficial del PSG en la que entrevista a Keylor Navas.

Navas, desde que llegó, tuvo que convivir con la exigencia de quitarle el puesto a Casillas. Después con la intranquilidad de que el club le dijera que podía entrar en un trueque con De Gea si el Manchester United daba el visto bueno a la operación. Nada salió como estaba planeado y se dio el caso de que en el último día de mercado de fichajes el fax del Madrid llegó tarde a las oficinas del Manchester. Realmente, en el club inglés no hicieron mucho para que saliera adelante la operación. Keylor Navas pasó de estar cogiendo un avión a Inglaterra a quedarse en el Madrid. Le dieron más confianza, mejor sueldo y algo más de cariño desde la grada. Pero no todos, porque el plan de renovar la portería seguiría su curso.

La apuesta por Courtois

El club también intentó fichar a Kepa Arrizabalaga cuando el costarricense ya estaba asentado en la portería como el titular. Aquí sí tuvo la complicidad total de Zidane. El técnico se negó a que viniera Kepa y defendió la categoría del costarricense. Navas volvía a ganar otra Champions, la tercera seguida, pero se quedó desprotegido, de nuevo, con la estampida de Zidane tras la final de la Champions ganada al Liverpool. Florentino volvió a activar la búsqueda de un portero y, aunque había informes del italiano Donnarumma, el que más convencía era Thibaut Courtois. El belga es el prototipo de portero con muchos centímetros que llenaba el ojo del presidente y puso mucho de su parte para recalar en el Madrid.

Julen Lopetegui se encontró con la difícil gestión de tener que elegir entre Keylor Navas y Courtois. Habló de rotación en la portería. Alternó a los porteros y no gustaba en el club. La apuesta era el belga. Navas se sentía cada vez más desplazado. Cayó Lopetegui, fue despedido Solari, llegó de nuevo Zidane y ya le fue imposible al costarricense tener el mismo rol que en la primera etapa del técnico francés en el banquillo madridista. Keylor Navas se puso en manos del agente Jorge Mendes para que buscara opciones de mercado y apareció el interés del Paris Saint-Germain, que pagó generosamente 15 millones de euros por un portero de 33 años y cedió a Alphonse Areola una temporada al Madrid para que fuera suplente de Courtois. No le hizo sombra al belga.

Foto: Rueda de prensa del Atlético de Madrid. (EFE)

Esa amargura con la que Keylor Navas se marchó del Real Madrid por el escaso reconocimiento que sintió desde la cúpula es la que expresa en los medios oficiales del PSG. “Estaré siempre eternamente agradecido a la afición del Real Madrid por el apoyo incondicional que me mostraron y que todavía hoy me muestran por el hecho de haber cambiado de equipo. Mis compañeros en el Madrid también creyeron siempre en mí. Aquí en el París Saint- Germanin las cosas son un poco diferentes. Todo el mundo cree en mí e intento corresponder con su confianza”, declara el costarricense para dejar otra sentencia: “No intenté demostrar que era mejor que Iker Casillas y que mi carrera sería más exitosa que la suya. Simplemente quise aprovechar mi oportunidad con trabajo duro y humildad. Es lo que vengo a hacer en París”.

Este tipo de declaraciones de Keylor Navas recuerdan, de alguna manera, a las que hizo Cristiano Ronaldo cuando abandonó el Madrid y recalcó en la televisión oficial de la Juventus unas palabras que sorprendieron: “La Juventus es un club diferente, como una familia. Son diferentes todas las personas, muy cordiales. Lo mismo pienso respecto a los aficionados. Estoy entusiasmado y quiero que sean felices”. El portugués recriminó al público del Bernabéu que pudieran pitar a un jugador del equipo o el juego cuando lo que pedía era que apoyaran más. Esto no lo entendió Cristiano y le ocasionó alguna polémica. Y habló de la Juventus como un club familar y en el que se sentía valorado por todos.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Keylor Navas Zinédine Zidane Florentino Pérez David De Gea Iker Casillas
El redactor recomienda