la negativa a escuchar otras ofertas

Cuando el dinero no es lo más importante para Marcelo en el Real Madrid

Su postura es firme y clara. Marcelo ha venido demostrando a lo largo de estos 14 años que ha mantenido una línea regular de trabajo, compromiso y no se ve fuera del Real Madrid del futuro

Foto: Marcelo celebra el triunfo del Real Madrid en el Clásico contra el Barcelona en el Bernabéu. (Efe)
Marcelo celebra el triunfo del Real Madrid en el Clásico contra el Barcelona en el Bernabéu. (Efe)

Marcelo llegó de Río de Janeiro y firmó los papeles sin haberlos leído. Fue ver el membrete del Real Madrid y estampó su rúbrica. Era un frío invierno de 2007 y se guió por sus sueños. Un día le dio el ‘sí, quiero’ al Real Madrid con 18 años y a punto de cumplir los 32 (los hace la próxima semana) comunica que no tiene ninguna intención de marcharse. Es su deseo. El que considera que tiene que respetar el club mientras dure un contrato que finaliza en 2022 y se ha ganado a pulso y con muchos sacrificios. Si logra cumplirlo, llegaría hasta los 34 años. Punto y final. En Marcelo no hay ninguna duda de su compromiso por cerrar una etapa en el club que le trajo a España con 18 años y del que no se ve fuera después de 14 temporadas sin bajar la guardia. Compitió contra todos los fichajes que llegaron (Coentrao, Theo Hernández…) y desechó ofertas millonarias de clubes ingleses, tiempo atrás, que le animaban con cifras superiores a las que cobraba en el club blanco. Su vida está en España y el dinero no es lo importante. Lo dice el segundo capitán del Madrid, que podría estar planeando buscar una salida para asegurarse su último gran contrato y lo descarta.

“No quiero irme del Real Madrid. Aquí estoy muy bien y tengo una historia increíble”, es la confesión que le ha hecho Marcelo a su ex compañero y amigo Fabio Cannavaro, en una charla de Instagram. Su postura es firme y clara. Ha venido demostrando a lo largo de estos 14 años que ha mantenido una línea regular de trabajo y compromiso. Desde que llegó en enero de 2017 y tuvo un aterrizaje forzoso con un entrenador, Fabio Capello, que le limitaba sus subidas al ataque. No quería que abandonara las obligaciones defensivas. Con 18 años se sacrificó para eliminar las comparaciones con Roberto Carlos. Una mochila con mucho peso por la historia de su compatriota (527 partidos con el Real Madrid). ¿Era mejor o peor? Pocos apostaban por Marcelo. Lo pasó mal hasta que Juande Ramos consiguió liberarle y verle como un lateral con versatilidad para actuar de interior. Subir al ataque, profundizar, regatear, pisar área y acabar las jugadas. Ese punto de inflexión sirvió para descubrir a un futbolista habilidoso y capaz de desequilibrar los partidos.

Marcelo se enfrenta a Zubeldia en el Bernabéu. (Efe)
Marcelo se enfrenta a Zubeldia en el Bernabéu. (Efe)

A lo largo de todos estos años han llegado fichajes en su puesto que no han conseguido arrebatarle la titularidad y tan solo fue la apuesta de Solari por Reguilón el que le dejó en entredicho. Marcelo se lo tomó como un asunto muy serio. No podía ni permitirse un mal día cuando los planes del club pasan por una estrategia de fichajes jóvenes que renueven una plantilla en la que hay un grupo de jugadores que han dado mucho, pero que van para ‘viejos’. Entre ellos está también Luka Modric. Así que el verano pasado fue distinto. Más entrenamiento, más disciplina, una dieta adaptada y el compromiso de ponérselo difícil a Zidane. El entrenador tiene su apuesta en el francés Ferland Mendy. Un fichaje de 50 millones de euros. Marcelo ha demostrado en todos estos meses que cuando le tocaba quedarse en el banquillo no ponía una mala cara, ni un gesto de reproche y siempre con sentido de la responsabilidad de equipo. Se lo sigue tomando como una carrera de fondo. Se ve fino y con energías.

La felicidad está en Madrid

Pero, claro, surgen interrogantes alrededor de un futbolista que acabó el último partido antes del parón por el coronavirus con una lesión muscular. Sufrió un pinchazo en los isquitobiales en el encuentro contra el Betis. La tercera lesión de la temporada. ¿Se ha visto ya la mejor versión de Marcelo? ¿Debería el club abrirle las puertas y apostar por Reguilón y Achraf? Marcelo se niega a que le den por acabado y lo transmite por activa y por pasiva. Considera que se ha ganado el derecho a decidir después de ser parte de un ciclo ganador y un historial que le contempla con cuatro Champions, entre otros muchos títulos. En sus piernas suma ya más de 500 partidos con el Real Madrid. Lo suyo es una cuestión de sentimiento y fidelidad.

Marcelo no es Neymar. ¿Por qué decimos que Marcelo no es Neymar? Es el brasileño que teniéndolo todo en el Real Madrid y habiendo conseguido una importante cantidad de títulos se sentó con Florentino Pérez para decirle que su prioridad y la de su familia era ser feliz en Madrid. No buscaba ganar más dinero. Garantiza al presidente que mantiene la ilusión y el espíritu competitivo intactos. Se niega a escuchar ofertas del extranjero. Neymar hoy sigue lamentando el error de haberse marchado del Barcelona al Paris Saint Germain y mantiene la esperanza de que haya un nuevo intento de Bartomeu para conseguir el regreso. Neymar se fue de forma precipitada sin tener en cuenta que su felicidad estaba en hacer una larga carrera en el Barcelona. Esta es la apuesta de Marcelo y a la que no está dispuesto a renunciar.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios