la exigencia para que acierte contra el barça

Los tropezones de Zidane en el Real Madrid y el porqué de la suplencia de Kroos

La opinión más generalizada es que el entrenador volvió a cometer otro petardazo con la suplencia de Kroos y no haberle sacado ningún minuto contra el Manchester City. Tiene que acertar en el Clásico

Foto: Zinédine Zidane, con gesto de preocupación, durante el partido contra el Manchester City. (Efe)
Zinédine Zidane, con gesto de preocupación, durante el partido contra el Manchester City. (Efe)

La única explicación que le encuentran en el Real Madrid a la suplencia de Kroos contra el Manchester City es que Zinédine Zidane tiene en su cabeza la prioridad de la Liga. ¿Acierto o error? Hay opiniones diferentes porque tampoco se puede garantizar que con el alemán se habría dado un resultado positivo. O, al menos, se podrían haber minimizado los daños. Zidane se llevó un bofetón con el descanso del centrocampista. Podía haber solucionado los problemas de descontrol en el tramo final del partido contra el Manchester City. Es la versión de los críticos con la decisión del francés. Pero es que Zidane resulta indescifrable hasta para los propios jugadores. Y eso que conocen, de sobra, el plan de repartir los minutos. Lo de Kroos sorprendió. El misterioso Zizou dejó sin respuesta a los directivos y enfadó a los aficionados.

El entrenador del Real Madrid puede haber aprendido una lección. O no. Pero necesita ahora que ese plan de reservar al alemán dé sus frutos en el Clásico de este domingo. Con Kroos fresco no vale solo para ganar al Barcelona de Messi, pese a que el equipo de Quique Setién tampoco llega sobrado por lo que se vio en Nápoles, y a Zizou se le pide que esté más inspirado con la alineación. Si es el momento para que salga Luka Jovic (la apuesta de goleador en la planificación del club) o si realmente hay que darle otra oportunidad a Vinicius (destacó en el juego contra el City, pero falló en el gol).

Toni Kroos celebra un gol con el Real Madrid. (Efe)
Toni Kroos celebra un gol con el Real Madrid. (Efe)

Zidane tiene que elegir bien el once y el sistema del Clásico. Una pista dejó en el partido contra el Manchester City. Toni Kroos será titular contra el Barcelona. Para los que se tiran de los pelos y se dan cabezazos por la suplencia del alemán, y no haber jugado ni un solo minuto en la segunda parte contra el equipo de Guardiola, será un respiro saber que el 'plan ZZ' era que el alemán estuviera fresco para este domingo. ¿Merecía la pena sacrificar a Kroos contra el Manchester City? La opinión más generalizada es que ZZ volvió a cometer otro de sus sonados petardazos. Tiene uno cada cierto tiempo y se produce cuando se le va la mano con las rotaciones. El objetivo, según el entrenador, es tener al mayor número de jugadores enchufados. “No va a cambiar nada”. Es cómo se defendió cuando tocó todas las líneas y la estructura del equipo en la eliminación de Copa del Rey contra la Real Sociedad.

Las desconexiones que preocupan

Zinédine Zidane tiene su particular manera de llevar la gestión del grupo y el reparto de minutos. Unos la ven acertada y otros un error. Hay quien cree que comete injusticias. Bale, por ejemplo, no merece jugar por su indolencia. Marcelo y algunos otros veteranos (Lucas Vázquez, por ejemplo) tienen privilegios. Son algunos de los reproches. Se echa de menos la chispa y desborde de Brahim Díaz (un fichaje poco utilizado). Incluso se señala ya el bajón de Carvajal y el del capitán Sergio Ramos. Pero es Zidane. Para lo bueno y para lo malo. El que ganó tres Champions consecutivas y se trajo un título de Arabia Saudí. Hace y dice lo que cree conveniente.

A Zidane le quema el once del Clásico y tiene donde elegir. Lo que debe es saber qué escoger para hacer un equipo compensado en todas su líneas. ¿Cómo va a solucionar el problema del gol y la sequía de Benzema? ¿Y el de la inconsistencia? Y no digamos ya el de la desconfianza que se instala en el club y entre los aficionados por su variedad en las alineaciones, los diferentes sistemas y las decisiones para leer lo que necesita el partido en cada fase. Buen quebradero de cabeza tiene el entrenador francés para reconstruir un equipo que tiene que ser fiable, de principio a fin de partido, contra el Barcelona. De poco sirve dominar si se tira a la basura lo conquistado por diez minutos malos. Zidane está tropezando en la misma piedra y habría que plantearse si es un problema de entrenador, jugadores o de todos.

Algo falla en el Real Madrid para que el equipo haya perdido solidez, no tenga facilidad para hacer goles y se desconecta en un tramo que aprovechan los rivales. Los tres últimos (Celta, Levante y Manchester City) han detectado las debilidades. No debe ser, entonces, una casualidad. Es un mal que crece o varios tropezones los que debe corregir un entrenador que, al fin y al cabo, es el máximo responsable de elegir un once y estar acertado en los cambios. Contra el Barcelona está exigido. Le toca reaccionar para que a Florentino Pérez, sobre todo, no le vuelvan a surgir las dudas. El presidente quedó encantado con la gestión que hizo el entrenador para ganar la Supercopa de España con tres bajas sensibles: Hazard, Benzema y Bale. Pero la última racha negativa devuelve el ambiente de pesimismo que se vivió hace un año con Solari. Zidane tiene que recuperar el control contra el Barcelona.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios