el 'fichaje' de zidane

El desprestigio que sufre Lucas Vázquez en el Real Madrid y su paciencia con las críticas

Si Zidane se guiara por la sensibilidad de las personalidades más exquisitas que acuden al palco y la grada, jugarían otros que son más vistosos. Lucas no engancha. No divierte. Pero ZZ le protege

Foto: Lucas Vázquez durante el partido disputado contra el Sevilla en el Bernabéu. (Efe)
Lucas Vázquez durante el partido disputado contra el Sevilla en el Bernabéu. (Efe)

No quería fichajes en invierno. Estaba esperando a un lesionado. Zinédine Zidane insiste con Lucas Vázquez ante una corriente de opinión que señala a un futbolista que no tiene nivel para estar en el Real Madrid. El rechazo que produce este jugador es inversamente proporcional a la admiración que tiene del entrenador. Si ZZ se guiara por la sensibilidad de las personalidades más exquisitas que acuden al palco y la grada, jugarían otros que son más vistosos. Lucas no engancha. No divierte. No se gana el elogio, pese a que se caracterice por su entrega y fuerza de voluntad. El entrenador se rige por otros criterios que no tienen nada que ver con la estética del futbolista. Bale y James se quedan en la grada contra el Sevilla, Vinicius empieza en el banquillo y Lucas Vázquez es titular.

Es cierto que Lucas Vázquez no es lo más recomendable para el que quiera ir al Bernabéu a pasárselo bien. En un Real Madrid sin la fantasía de Eden Hazard (lesionado) apetece más el juego elegante de James (ovacionado en su primera aparición en el Bernabéu) que Lucas. Éste es el futbolista que está en las antípodas de la excelencia. Pero lo protege Zizou. Siempre cuenta con altas posibilidades de jugar y hay quién no se explica qué ve el entrenador en ‘Luquita’ (como le llaman sus compañeros). Desde que se conoció la alineación contra el Sevilla se sucedieron diferentes comentarios referidos al mal gusto que tiene Zidane y la mediocridad del jugador. El desprestigio que sufre Lucas Vázquez se combate con el apoyo del entrenador y mucha paciencia.

Lucas Vázquez en el partido contra el Brujas en el Bernabéu. (Efe)
Lucas Vázquez en el partido contra el Brujas en el Bernabéu. (Efe)

De todo esto es consciente Lucas Vázquez y prefiere no darle importancia. No hace caso a los comentarios más hirientes que le señalan como un jugador sobrevalorado. Es un asunto más que conocido en el vestuario del Real Madrid con uno de los compañeros que hace más fácil el día a día. Lucas no engancha porque no hace filigranas o tira caños. En su fútbol simple y práctico está su patrimonio. "Es ejemplar", suele decir Zidane para destacar la humildad y la actitud.

Inseparable de Sergio Ramos

La explicación de quién es y cómo se gana el puesto la dan desde dentro los profesionales que conviven con el equipo. Destacan a un jugador con una enorme capacidad de trabajo. Está en el bando de Sergio Ramos. No solo por su amistad. También por la dedicación y ganas con las que llega, de los más tempraneros, a los entrenamientos y se queda en el gimnasio. Con Lucas no hay que estar pendiente de si tiene sobrepeso o se desconecta de los partidos por falta de concentración. Son algunos de los detalles que destaca de él su entrenador.

Volvió Lucas Vázquez a la actividad después de dos meses lesionado. Se le cayó una pesa en el pie izquierdo y le produjo una fractura en la falange del primer dedo. Con su regreso se rebaja la ilusión en un sector del madridismo que se pregunta por qué juega y qué ve Zidane en este futbolista. Al final del encuentro contra el Sevilla, Lucas (jugó todos los minutos) se marchó entre risas. Había cumplido con las obligaciones del entrenador. Trabajar a destajo, desactivar a Reguilón y dar equilibrio en un centro del campo con solo tres efectivos (Casemiro, Kroos y Modric). Salió mejor de lo esperado. Lucas puso el centro del gol de cabeza de Casemiro. El de la victoria.

Un soldado para Zidane

Sin intensidad no hay éxito, para Zinédine Zidane. Y sin Fede Valverde (sancionado por la entrada a Morata) la garantía era darle la titularidad a Lucas Vázquez contra el Sevilla. El entrenador del Real Madrid no aboga por un equipo que da más de 1.000 pases en un partido. Esto lo deja para los defensores de los altos porcentajes de la posesión. Es lo que ha conseguido Quique Setién en su estreno con el Barcelona, pero de lo que se desmarcan en el Real Madrid el día después del triunfo contra el Granada. Hay mucho interés por ver cómo es el nuevo Barcelona. Zidane recupera a uno de los suyos. Como se suele decir en estos casos. Lucas Vázquez es soldado de Zidane.

Zinédine Zidane tiene 40 días para seguir espiando al Barça de Setién y hasta que llegue el Clásico del 1 de marzo en el Bernabéu no quiere perder la regularidad. Se juegue bonito o feo, lo prioritario es ganar. ZZ está más pendiente de recuperar la pegada de los delanteros. Lo de jugar bien o mal ni lo contempla. Lucas Vázquez regresa a los planes del técnico en un tramo de la temporada en el que hay que tener piernas frescas. Tras la ocurrencia de poner a cinco centrocampistas en la Supercopa de España se mantiene en la línea de explotar lo que aportan las mejores versiones de Casemiro y Fede Valverde. Juego directo y despliegue físico. En este grupo está Lucas Vázquez. A Zidane le hace falta. Tiene el convencimiento de que tapa los agujeros. Al entrenador le resuelve deficiencias en el sistema y hace un buen servicio para contrarrestar las virtudes del rival.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios