polémica con el gol anulado a de jong (2-1)

La grandeza de Casemiro en el Real Madrid y la indignación en el Sevilla con el VAR

Ganó el Real Madrid con una actuación destacada de Casemiro (marcó un doblete) y una acción para la polémica en la primera parte por un gol anulado a De Jong

Foto: Casemiro marca el primer gol del Real Madrid ante la salida del portero Tomas Vaclik. (Efe)
Casemiro marca el primer gol del Real Madrid ante la salida del portero Tomas Vaclik. (Efe)

El Real Madrid tiene ángel. En un mal día del equipo de Zinédine Zidane tuvo de su lado el VAR y la inspiración de uno de sus obreros: Casemiro. El triunfo (2-1) responde a la fe de un futbolista que tiene liderazgo en el juego. Casemiro marcó un doblete (el primero picando el balón ante la salida del portero y el segundo en un remate picado de cabeza) con los resgistros de los mejores especialistas. Es un avance más en las prestaciones (siempre elevedas) que ofrece el centrocampista brasileño en un equipo en el que los delanteros no aparecen. Ganó el Madrid con una acción para la polémica, en la primera parte, que dará que hablar y tiene indiginado al sevillismo y lo que no es el sevillismo. La cara con la que se fue Julen Lopetegui al descanso y por lo que se le pudo leer en los labios resume el monumental enfado. "Es una vergüenza", gritaba Lopetegui.

Con empate a cero y en un partido que no tenía un dominador claro se levantó una enorme polvareda en el área de Thibaut Courtois. Un saque de esquina del Sevilla acabó en gol con un remate de cabeza de Luuk de Jong. El árbitro (Martínez Munuera) concedió el gol. Pero le avisaron desde el VAR de un bloqueo de Gudelj al central madridista Eder Militato. Se activó el habitual protocolo y el colegiado esta vez decidió ir a revisar la jugada al monitor. Anuló el tanto. Consideró que era un placaje. Una falta intencionada de Gudelj a Militato. Un bloqueo ilegal. Se pueden imaginar la reacción en las filas sevillistas. Lopetegui, en su regreso al Santiago Bernabéu y en la primera media hora con actitud serena, estalló. No daba crédito. Monchi, el director deportivo, se dejó ver en el descanso por el túnel. Al final del encuentro los dos no se callaron y critican lo que consideran una injusticia.

Casemiro da el mérito a Jovic por la asistencia de tacón en el primer gol. (Efe)
Casemiro da el mérito a Jovic por la asistencia de tacón en el primer gol. (Efe)

El gol anulado al Sevilla tendrá recorrido. Es abono para la polémica. Hasta qué punto se puede permitir el contacto en el área y cómo se tienen que juzgar los bloqueos. Hay muchos durante los partidos. En los lanzamientos de faltas y córners. El VAR cruza otra línea fina que no pone de acuerdo a todos. El Sevilla se siente perjudicado por una jugada que se puede entender como algo normal dentro del fútbol por el roce y el contacto en el área. Hay quien lo ve como una falta sancionable. Un movimiento intencionado de Gudelj para impedir que Militao llegara al balón centrado desde el saque de esquina.

El tacón de lujo de Jovic

El VAR, en cualquier caso, fue en esta ocasión como un salvavidas para un Real Madrid que realizó una mala primera parte. No funcionó el tridente que puso Zidane con Lucas Vázquez, Rodrygo y Luka Jovic. El primero regresó a la titularidad dos meses después de una lesión. Lucas Vázquez sigue siendo uno de esos jugadores fiables para Zidane. Rodrygo tuvo una tarde desafortunada. No generó peligro. Estuvo desconectado del juego. Y Jovic enmendó su pobre actuación en la segunda parte con una asistencia de tacón a Casemiro que significó el primer gol del Real Madrid.

Con la ventaja en el marcado el equipo blanco se reestructuró con dos cambios. Salieron Benzema (por Jovic) y Vinicius (por Rodrygo). Era el momento para darle la puntilla a un Sevilla que tuvo energía, valentía y poca fortuna en el Bernabéu. Pero este Real Madrid sin Sergio Ramos (lesionado) y Fede Valverde (sancionado por la entrada a Morata en la final de la Supercopa de España en Arabia Saudí) careció de equilibrio y contundencia. Empató el Sevilla con un golazo de De Jong. En el Bernabéu había nervios. El Madrid no tenía el control y no era un bloque sólido y dominante. La esperanza, en los blancos, estaba puesta en que apareciera Benzema en su regreso a la competición. Lo hizo el más enchufado de todos. El que no se relaja y asume responsabilidades. Casemiro marcó el segundo gol como un '9'. Un remate de cabeza a centro de Lucas Vázquez (Zidane insitió en dejarle en el campo).

Monchi no se calló tras el partido. Estaba irritado. Criticó la jugada del gol anulado a De Jong en los micrófonos de Movistar: "Es una jugada más del partido. Marca todo el partido. Nos hace mucho daño. Me niego a analizar el partido tras esta jugada. Si anulan el segundo gol igual salgo al campo y saco al equipo. Estamos muy enfadados e indignados y me paro". Tras Monchi le tocó el turno de réplica a Emilio Butragueño: "El Sevilla es un gran equipo. Hicimos un gran segundo tiempo. El VAR es una herramienta muy útil. Se ha utilizado bien. Tenemos poco que decir".

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios