el éxito del gregario en la selección

Por qué triunfa el método de Robert Moreno, la mano ejecutora de Luis Enrique

Robert Moreno (41 años) es un caso a estudiar para aquellos directivos que busquen un manual para gestionar crisis inesperadas y encontrar soluciones en el corto plazo

Foto: Robert Moreno, segundo entrenador de la Selección española de fútbol. (Efe)
Robert Moreno, segundo entrenador de la Selección española de fútbol. (Efe)

El triunfador en los últimos partidos de la Selección española tiene nombre y apellidos: Robert Moreno. El segundo entrenador de España ha sacado adelante tres partidos (Malta, Islas Feroe y Suecia) con muchos matices. Nada sencillo si hay que ponerse en la piel de un secundario. Bajo presión, con el foco mediático y sin la experiencia de los grandes entrenadores tenía mucho que perder y poco que ganar. España quedó en manos de un empleado leal y de máxima confianza de su jefe, pero desconocido y, por lo tanto, con motivos para dudar o pensar que era insostenible la ausencia de Luis Enrique.

A Robert Moreno le delegaron un trabajo de un alto ejecutivo en todas sus facetas. Dar la cara con los internacionales, dirigir los entrenamientos, estar en primera línea en la toma de decisiones en los partidos, dar explicaciones a la Prensa... Robert Moreno (41 años) es un caso a estudiar para aquellos directivos que busquen un manual para gestionar crisis inesperadas y encontrar soluciones en el corto plazo. El presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, puede estar orgulloso del método de trabajo delegado en la figura de Robert Moreno. Un descubrimiento cuando hace un año, por ejemplo, no funcionó el relevo de Fernando Hierro a dos días de empezar el Mundial de Rusia.

[El enfado de De Gea y la doble vara de medir de Luis Enrique]

El gregario convertido en líder, utilizando un símil ciclista. Así se puede calificar el éxito de la mano derecha de Luis Enrique. Sus energías, compromiso y conocimientos han servido para superar momentos delicados. Desde afrontar una primera situación en la que se produjo un estado de shock, en la concentración en Malta, con la noticia del grave problema familiar que obligó a Luis Enrique a viajar a España con urgencia, hasta superar el miedo escénico que puede provocar verse en el banquillo del Bernabéu. Contra Suecia tenía a más de 72.000 aficionados en el estadio del Real Madrid observándole, entre ellos sus padres y su mujer. La personalidad de Robert Moreno, continuamente de pie y dando instrucciones, confirmó que Luis Enrique tiene un profesional cualificado y solvente del que solo se ha podido 'discutir' su indumentaria. En Islas Feroe con un cazadora juvenil y en el Bernabéu con una chaqueta colegial. No se puso el chándal de España.

Robert Moreno, en el estadio Santiago Bernabéu, durante el partido entre España y Suecia. (Efe)
Robert Moreno, en el estadio Santiago Bernabéu, durante el partido entre España y Suecia. (Efe)

Un cerebro de la estrategia

Las dos patas, principales, en las que se sujeta Luis Enrique han resistido. Cada uno en su parcela. Como hombres de máxima confianza. Joaquín Valdés, el psicólogo, y Robert Moreno. El segundo entrenador que acompaña a Luis Enrique desde la etapa en el filial del Barcelona. Aquí conoció el entrenador asturiano a un chico metódico, inquieto y con una enorme capacidad de trabajo. Robert Moreno llegaba de entrenar en el fútbol modesto catalán a equipos como L’Hospitalet, Castelldefels y Damm. En el Barcelona le encargaron que se hiciera cargo del Scoutting. Los informes detallados, minuciosos y analíticos elevaron la figura de un profesional que se volcaba en la estrategia y la táctica. Se ganó la confianza de Luis Enrique para formar parte de su equipo en la Roma, Celta y el Barcelona.

La preparación y los conocimientos cautivaron a Luis Enrique. Un profesional que tiene un máster sobre táctica y entrenamiento en el fútbol de élite, que escribió un libro (‘Mi receta del 4-4-2’) y es licenciado en Comercio Internacional por la Universidad de Barcelona. Un estudioso del fútbol que nos puede recordar el perfil de Rafa Benítez. No dejó de entrenar ni en el año sabático que se tomó Luis Enrique y formó parte del equipo de trabajo de Juan Carlos Unzué en el Celta. Esta trayectoria le ha llevado a ser el seleccionador provisional en ausencia de Luis Enrique. Manejar un grupo de trabajadores de alta competición, plantarse ante los internacionales para dar charlas, aleccionar con conceptos tácticos y de estrategia que han tenido buenos resultados en los partidos que ha dirigido.

“Soy entrenador desde los 14 años y nunca imaginé que iba a vivir algo así”, comentaba Robert tras la victoria en el Bernabéu. Ha ganado crédito para seguir al frente de una Selección en la que Luis Enrique ha tenido que delegar el trabajo. “Ojalá esta sea la última vez que esté aquí y en agosto vuelva a estar con nosotros”, comenta el leal Robert Moreno en referencia a Luis Enrique.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios