el hombre en la sombra

El papel clave de Joaquín Valdés, el psicólogo de Luis Enrique en la Selección

Con su labor de observador, el psicólogo Joaquín Valdés recogerá la información suficiente para hacer que el entrenador, el grupo y las individualidades consigan optimizar su rendimiento

Foto: Luis Enrique posa con su equipo de trabajo en el que se encuentra Joaquín Valdés -el primero empezando por la izquierda-. (Efe)
Luis Enrique posa con su equipo de trabajo en el que se encuentra Joaquín Valdés -el primero empezando por la izquierda-. (Efe)

Un psicólogo deportivo que es cinturón de negro de judo -séptimo dan-, apasionado del ciclismo de montaña y monitor de esquí. El asturiano Joaquín Valdés (41 años) tendrá un papel clave en el proyecto que empieza Luis Enrique y se pone en marcha, el 8 de septiembre, ni más ni menos que en el debut contra Inglaterra en Wembley para iniciar la Liga de las Naciones. “Todavía hay gente que se sorprende de que haya un psicólogo en el deporte y siempre se ve como una figura extraña”, ha reconocido varias veces uno de los hombres de confianza de Luis Enrique. Para los internacionales podrá ser extraño, o no, comprobar cómo tienen una válvula de escape más por la que soltar, canalizar, mejorar y focalizar su fuerza mental.

“El psicólogo es para mí”, repite Luis Enrique. Pero si forma parte de la familia del técnico es para que esté y sea aceptado por los futbolistas porque se lo van a encontrar -aunque su misión es parecer invisible- en las charlas y prácticas. Con su labor de observador recogerá la información suficiente para hacer que el entrenador, el grupo y las individualidades consigan optimizar su rendimiento. Su primera misión es hacer más líder a Luis Enrique. Perfeccionarlo para la gestión del grupo, la toma de decisiones, los problemas o conflictos de cualquier índole que aparezcan y su exposición mediática en la sala de prensa.


Ayuda a preparar hasta el más mínimo detalle en las cabezas de los porteros y encargados de lanzar los penaltis. Ese momento de presión que tienen en una ejecución que no conviene menospreciar. No es una situación cualquiera que tenga que dejarse al azar. En la tanda de penaltis contra Rusia habría habido otra preparación para De Gea y los lanzadores si hubiera estado Joaquín Valdés. Un profesional que está a disposición de los futbolistas para esos momentos en los que están sometidos a una exigencia que puede llegar a bloquearlos. Su método, directrices y herramientas pasan porque el profesional primero entienda que hay que disfrutar del deporte, enfocar el objetivo por encima de cualquier adversidad, entrar en una dinámica de constante mejora, abierto al aprendizaje y con la seguridad de un buen trabajo.

Ha llegado una nueva figura a la Federacion Española de Fútbol de la mano de Luis Enrique. Es el hombre en la sombra que tiene el papel de optimizar el talento del seleccionador y que estará a disposición de los internacionales. Algunos de ellos -Busquets, Jordi Alba y quién sabe si Piqué si decide no cerrar su ciclo con España- ya le conocen. Para muchos será una figura nueva que tendrán que ver como una ayuda para mejorar su rendimiento psicológico porque es, ante todo, un entrenador más. El staff de Luis Enrique lo forman Robert Moreno -segundo entrenador-, Jesús Casas -tercer entrenador-, Rafel Pol -preparador físico- y Joaquín Valdés -psicológo deportivo-.

Luis Enrique con Rubiales y Molina. (Efe)
Luis Enrique con Rubiales y Molina. (Efe)

Optimizar el talento

El papel de Valdés va a ser el de un observador en los entrenamientos, reuniones y partidos que se limita a mantenerse en un segundo plano para recoger toda la información necesaria del medio y el momento en el que suceden las cosas para dar otra visión y soluciones a una personalidad como la de Luis Enrique. Aportará sus herramientas para optimizar ese rendimiento que demanda el seleccionador porque el fútbol, como deporte de alto rendimiento, y todo lo que le rodea confluyen muchos factores que pueden ser determinantes si se analizan y preparan soluciones desde el punto de vista psicológico. La energía de Luis Enrique para que no se detenga necesita otro motor que le dé más fuerzas y aceleración en esos instantes en los que hay curvas y cuestas arriba.

La táctica, estrategia y el físico tienen su parcela. La más desconocida e igual de importante para Luis Enrique es para Joaquín Valdés: Licenciado en Psicología, Master en Psicología de la Actividad Física del Deporte, Diplomado en Magisterio y profesor universitario. Empezó en el fútbol de la mano de Marcelino García Toral cuando éste era entrenador del Sporting de Gijón en Segunda división y a partir de ese momento fue cuando Luis Enrique se fijó en él y consideró que tenía que formar parte de su equipo. Lo fichó cuando era entrenador del Barcelona B (2008-2011) y desde ese momento han sido inseparables. ‘Lucho’ lo ha tenido en la Roma (2011-12), Celta (2013-14) y en los tres años en el primer equipo del Barcelona. En el año sabático del entrenador asturiano se marchó con Juan Carlos Unzué al Celta. A partir de ahora tendrá un papel importante en la Selección española de fútbol.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios