el bayern no quiere al colombiano

La devolución de James llega en el peor momento para el Real Madrid

Regresa en el peor momento para el Real Madrid. El Bayern no cuenta con James y en el club blanco tienen que buscar salida a un jugador que estaba cedido y que tampoco le cuadra a Zidane

Foto: James Rodríguez, durante un partido con el Bayern de Múnich. (EFE)
James Rodríguez, durante un partido con el Bayern de Múnich. (EFE)

El Bayern de Múnich devuelve a James al Real Madrid después de dos años en los que el colombiano no ha sido capaz de convencer a los dirigentes de que es un futbolista de primer nivel ni de convertirse en un ídolo de los aficionados. James regresa a casa sin triunfar en la Bundesliga y en el peor momento posible. En la planificación del club blanco, hay que sumar un problema más que agrava la operación salida. Si ya va a ser difícil encontrar destino a Gareth Bale y otros transferibles como Keylor Navas y Ceballos, se une el caso de James. Lo mejor, según la confianza que nunca pierden en las oficinas del club madridista, es que James tiene un representante que es un lince en el mercado. A Jorge Mendes le toca la tarea de elegir qué es lo mejor, económica y deportivamente, para el cafetero. Además de James, a Mendes se le acumula el trabajo, porque también tiene que buscar equipo a Keylor Navas.

La devolución de James es un fracaso en una operación que estaba perfectamente diseñada para que no regresara más al Real Madrid y que tuvo visos de abrirse una puerta cuando dio la espantada Zidane. Pero el regreso de ZZ es un obstáculo complicado de salvar. No le servía para ser titular en la temporada que ganó el doblete —Liga y Champions— y menos deseos tendrá ahora que el proyecto exige cambios y un equipo en el que hay que renovar las energías. Se orquestó una operación a la medida del Bayern de Múnich y James. Florentino quiso demostrar que se valoraba al colombiano. Primero le renovó y después lo dejó marchar cedido con una opción de compra de 42 millones de euros.

[El golpe de suerte de Isco con Zidane en el Real Madrid]

Esta opción expira en menos de dos semanas y el Bayern tiene claro que no le merece la pena quedarse con James. En el club alemán, también han empezado la limpia. Va más rápida que la del Real Madrid y ya han salido, con despedida incluida ante los aficionados, futbolistas que acumulaban muchos años y títulos: Ribéry, Robben y Rafinha. A James se le devuelve porque está en calidad de cedido y no es de la familia del Bayern. Los alemanes han tenido la delicadeza de no especular con una posible compra y reventa. Podían haber pagado los 42 millones de euros y haber hecho caja con una venta superior. Pero o tan mal ven la rocambolesca operación o directamente se quieren evitar el desgaste de colocar a un jugador con el que no cuentan.

Los fichajes tienen que esperar

Le toca al Real Madrid decidir qué hacer con James en un mercado de verano en el que el atasco por dar salida a jugadores puede condicionar mucho los fichajes. Lo de Eden Hazard se hará pese a las últimas pretensiones del Chelsea. La mano derecha de Roman Abramovich, Marina Granovskaia, es dura y no quiere bajar de los 120 millones de euros. El Madrid rebaja la cifra hasta los 100 millones. Las ganas del belga y sus palabras cerrando el ciclo en el Chelsea son clave para entender que esta operación no se puede estropear. Lo que tiene que arreglar el Madrid es cómo dar salida a James, Bale, Keylor Navas y Ceballos. Hay más nombres en la agenda de transferibles, como el de Marcos Llorente y otros como Reguilón, Mariano, a pesar de que dice no querer marcharse, y veremos qué sucede con Isco o Brahim Díaz.

El atasco empieza a ser más importante que el asunto de los fichajes en la toma de decisiones y las reuniones entre Florentino, Zidane y José Ángel Sánchez (director general ejecutivo). La devolución de James pone en marcha a Jorge Mendes para buscar un nuevo destino. El problema que tiene ahora el Madrid es dónde colocar al colombiano y por cuánto. Si el Bayern de Múnich no lo quiere comprar por 42 millones de euros, se entiende que otro club rebaje esa cantidad. Ha entrado en escena el Nápoles de Carlo Ancelotti. El técnico italiano ya tuvo a James en su etapa en el Real Madrid y en el Bayern de Múnich.

Gareth Bale, en el banquillo del Real Madrid. (EFE)
Gareth Bale, en el banquillo del Real Madrid. (EFE)

Lo que no parece es que el Real Madrid tense una negociación por James cuando a Zidane no le entra por el ojo, ya no ilusiona a los aficionados madridistas y necesita aligerar una larguísima nómina de jugadores. Todos quieren estar en la pretemporada que se inicia el 8 de julio en Montreal. A Zidane le puede dar algo como vea a James y Bale en esas primeras semanas de julio. Otra cosa es Keylor Navas, con el que no se le pone contra la pared. Menos problemáticos tienen que ser los casos de Ceballos, Marcos Llorente, Reguilón… Además de los cedidos (Raúl de Tomás, Theo, Borja Mayoral…), que también atascan la operación salida. Será complicado saber cuánto se puede gastar en los fichajes y qué puestos se pueden reforzar hasta que no estén encarrilados los descartes.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios