el técnico pide a la plantilla que pase página

La queja de los jugadores del Real Madrid en el primer día de Zidane

En el primer día de trabajo de Zidane con los jugadores, se coló el nombre de Cristiano Ronaldo por los tres goles al Atlético. En el vestuario recuerdan la falta de un gran goleador

Foto: Zidane da su primera charla con la plantilla en su regreso al Real Madrid. (Foto vía Real Madrid)
Zidane da su primera charla con la plantilla en su regreso al Real Madrid. (Foto vía Real Madrid)

A la primera charla de Zidane con la plantilla en su regreso al Real Madrid llegaron los jugadores comentando la barbaridad de los tres goles de Cristiano Ronaldo al Atlético. Se lamentaron, una vez más, de su falta de pegada. Lo vuelven a reconocer los propios futbolistas. Como lo sabe Zidane y por ello negocia con Florentino Pérez reforzar esta posición la próxima temporada. No hay otro como Cristiano. Pero entre lo que se necesita mejorar para el futuro está el gol. Ya es una casualidad que el regreso de 'Zizou' a Valdebebas coincidiera con la exhibición de Cristiano Ronaldo en la Champions y la clasificación de la Juventus para los cuartos de final. La ausencia del goleador portugués también la echa de menos el francés en su regreso a los entrenamientos. Lo que no se puede pasar por alto es la queja que transmiten desde el vestuario. Si han fracasado es porque no han tenido regularidad, pero también porque ha faltado un rematador de primer nivel.

Los jugadores se sienten culpables de haber perdido tres competiciones en seis días y no ponen excusas ante Zinédine Zidane. Como tampoco ocultan que les ha penalizado la falta de un gran goleador. Este fracaso y los errores analizados los achacan a la falta de definición, la contundencia ofensiva, en los partidos contra el Barcelona —sobre todo el de vuelta de las semifinales de Copa del Rey— y la mala suerte contra el Ajax —se acuerdan del cabezazo al larguero de Varane y el disparo al poste de Bale—. Lo que les ha dicho Zidane es que pasen página y se comprometan para los 11 partidos que quedan en la Liga. Ya no vale de nada seguir acordándose de los batacazos y buscar culpables.

Los tres goles de Cristiano Ronaldo a la Juventus se colaron en las charlas del primer día de Zinédine Zidane. Era inevitable. En el vestuario buscan explicaciones y no les vale únicamente con que se diga que no han estado a la altura, les ha faltado actitud o compromiso. Lo reconoció Luka Modric en la rueda de prensa antes de la catástrofe contra el Ajax de Ámsterdam y a algunos —como Benzema— no le ha gustado que el croata diera nombres ni aludiera a los que no han dado un paso al frente. Lo que dijo Modric lo afirma la gran mayoría. Si el equipo no fue capaz de rematar la eliminatoria contra el equipo holandés no fue solo porque el rival se marcó un partidazo sino también porque se volvió a demostrar que un especialista del gol marca las diferencias. Es la queja que hay entre los jugadores del Madrid.

Un discurso breve y positivo

Zidane ya conoce la preocupación principal de la plantilla. En su primer día, no se extendió en charlas profundas ni análisis tácticos detallados. Llegó el primero a la Ciudad Deportiva —a las 09:00—, con dos horas de antelación al inicio del entrenamiento, saludó a todos los jugadores y los reunió en el césped. Su objetivo es recuperar la normalidad y construir un ambiente positivo. Pidió ceñirse al trabajo con concentración, pasar página, estar unidos, profesionalidad y acabar la temporada en lo más alto. Zidane ha llegado con su equipo de trabajo: David Bettoni —segundo entrenador—, Hamidou Msaidie —recuperador físico—, Roberto Vázquez —preparador de porteros— y Antonio Pintus —preparador físico—. Sus métodos los conoce la gran mayoría.

La planificación deportiva futura está en el nuevo día a día en el vestuario desde que Zidane ha regresado como entrenador y ha dicho, en su presentación con Florentino, que van "a cambiar cosas”. Lo más difícil para el técnico francés va a ser aislar a los jugadores de las informaciones que salen en la prensa sobre los fichajes y las bajas. A Bale se le vio en la segunda fila del grupo en la charla de Zidane. De los más distanciados. El galés es uno de los que conocen que pueden estar en el mercado con la llegada de Zinédine Zidane. Pero el entrenador no va a decir nada sobre el futuro de los jugadores hasta que no acabe la temporada. Se ciñe a lo deportivo, al presente y al rendimiento que tienen que dar en cada uno de los 11 partidos. Las caras de Marcelo e Isco no tenían nada que ver con las que tenían hace poco con Solari. Más sonrientes. La salida de Solari les ha dado un respiro.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios