liquida al atlético con tres goles

La falta de escrúpulos de Cristiano Ronaldo con Simeone... y con el Real Madrid

Se cargó al Atlético de Madrid con tres goles. Cristiano Ronaldo fulmina a los rojiblancos y celebra su éxito con una respuesta al festejo que hizo Simeone en el Metropolitano

Foto: Cristiano Ronaldo celebra la victoria con un gesto desafiante. (EFE)
Cristiano Ronaldo celebra la victoria con un gesto desafiante. (EFE)

Celebró su partidazo devolviendo el gesto de la ‘huevada’ a Simeone. Todo lo que tiene de altivo lo compensa con actuaciones decisivas en los partidos importantes, y el de Turín contra el Atlético de Madrid era uno de esos en los que un futbolista agranda su leyenda. Cristiano Ronaldo le dio un ’tiro en la nuca’ a Juanfran con el salto en el primer gol. Le ganó la espalda al defensa rojiblanco y atacó el balón en salto sublime. A Morata le cayó un balón parecido en el final de la primera parte y lo cabeceó alto. En los remates marcan las diferencias los grandes goleadores. La excelencia de Cristiano Ronaldo en el arte de matar es indiscutible. Se le podrá cuestionar por su ego, soberbia y chulerías, pero a la hora de la verdad rompe las barreras de la presión. Demoledor. Cristiano no tiene escrúpulos.

Igual que Messi es el ejemplo competitivo de cómo ser el mejor desde el talento natural, Cristiano Ronaldo no tiene nada que envidiar a nadie por sus condiciones físicas y una mentalidad que se cree superior a la del resto de futbolistas del planeta. En la cabeza está el secreto del éxito de un profesional que se desafía a sí mismo y no hace amigos. Estás con él o contra él. ¿Cuántas veces se ha visto al portugués regañando a un compañero porque no le ha pasado un balón? La voracidad le hace temible. El error le frustra. La relajación no la conoce. Vive para ser el mejor. Así es el divo. Un líder. Un tipo que se encara si hace falta con el poderoso Florentino.

Con dos cabezazos igualó la eliminatoria en la que tenía que ajustar cuentas y se exponía a que le jubilaran. Los que le llamaron ‘moroso’ y ‘violador’ dan un paso atrás. Los que querían que se la pegara porque decidió irse del Real Madrid para demostrar que se puede ganar fuera, están hoy más preocupados. Hizo tres goles al Atlético de Madrid con toda esa soberbia multiplicada que tenía acumulada desde que mostró la mano en el Metropolitano y dijo a la prensa eso de "yo tengo cinco Champions, el Atleti cero". Hay que ser arrogante para irte del estadio rojiblanco con una derrota de dos goles, un mal partido y atreverte a encararte con la afición y la prensa. Ese comportamiento bizarro es lo que le hace ser odiado y admirado al mismo tiempo.

Como un verdugo

Liquidar al Atlético de Madrid es una crueldad para un club demasiado castigado en esta competición y en el año que se juega la final en el Metropolitano. Cristiano tiene tanta culpa como Simeone. Por un planteamiento ultradefensivo en el que renunció a atacar y esperó atrás con la mentalidad de sufrir. De la debacle no se pueden salvar unos futbolistas —Griezmann, Lemar...— que no supieron finalizar los pocos acercamientos al área juventina. Un fracaso estrepitoso del Atleti que se 'dejó' remontar la eliminatoria. Un verdugo —Cristiano Ronaldo— que hizo uno de esos partidos gracias a los que, si a la salida del estadio les preguntaras a los aficionados juventinos si quieren cambiar el nombre del estadio, dirían que le pongan el de Cristiano Ronaldo.

Para esto se gastó la Juventus los más de 100 millones de euros en un jugador veterano con el riesgo de que su cuentakilómetros estuviera pasado de vueltas. Para que le ganara este tipo de partidos duros y a cara de perro. Para aspirar a conquistar la Champions. Para esto todavía queda, pero el portugués tiene la gloria de haber metido a la Juve en los cuartos. Como le dé por ganarla, más de uno en el Bernabéu se tiene que tapar por dejar marchar al goleador. El éxito de Cristiano Ronaldo llega el día después de que en el Madrid recuperaran a Zidane para volver a empezar. ¿Quién no se echa en cara entre el madridismo la falta del portugués o que no se fichara a un especialista más contrastado? "Tenía que ser una noche especial. Para esto me contrató la Juve. Fue mágico, aunque todavía no hemos ganado nada", dijo la 'bestia' tras el partido.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios