LA PLANTILLA NO SE CASA CON BALE

Por qué el vestuario del Real Madrid llama a Lucas Vázquez el 'Hombre de hierro'

La decisión de Zidane de apostar por Lucas Vázquez en el once ante el Bayern en detrimento de Bale y Benzema es destacada por el vestuario. Valoran que se premie al que mejor está.

Foto: Lucas Vázquez en el estadio pepinero de Butarque. (EFE)
Lucas Vázquez en el estadio pepinero de Butarque. (EFE)

El culpable de la mala situación de Bale no es Zidane. El técnico pone a Lucas Vázquez de ejemplo, con numerosos argumentos, de lo que tiene que hacer un futbolista en el césped. Jugar cada minuto que está en el campo con altísima intensidad, picardía, viveza, presionar al rival, ir a los balones divididos, subir y bajar y tener sentido colectivo y solidario. El sacrificio, llevado al límite, de Lucas no lo tiene Bale, según el técnico. Con el talento y la voluntad ya no le vale a Zidane para meter al galés en el once y esto es lo que apuntan algunos de sus compañeros. “Aquí juega el que lo merece y sin quejas. Para eso todos tenemos que estar preparados”, comenta a El Confidencial uno de los pesos pesados del vestuario, mensaje que esgrime también entre sus compañeros.

‘ZZ’ quiere futbolistas despiertos, que se expriman, lleven el esfuerzo hasta el extremo, se recuperen en el menor tiempo posible y no se paren a estirar mientras está el balón en juego. Jugadores que acaben con calambres en las piernas. Todo esto y más se lo da Lucas Vázquez, pero no Bale. Está comprobado por los datos que manejan los técnicos en los entrenamientos y se ve en los partidos. Lucas lleva un tiempo siendo unos de los referentes en el vestuario por su humildad, predisposición, buen carácter y versatilidad. Se le considera un gran futbolista y no un simple revulsivo. Lo mismo juega de extremo, que de media punta, interior o lateral derecho si se lesiona Carvajal, como se vio en Alemania.

La cara de Bale en el banquillo de Múnich era un retrato de angustia e impotencia, pese a que parezca que no le hierve la sangre. Zidane no tiene nada personal contra Bale. Si no juega es por una cuestión de rigor táctico y físico. No está lesionado, pero no llega donde lo hacen otros y lo justifica con datos. La resistencia de Lucas -al que llaman 'Hombre de hierro'- no la tiene Bale y si es una cuestión de darle más verticalidad y profundidad al juego para eso también está Asensio, que es igual o más efectivo. Zidane tiene dos 'ángeles': Lucas Vázquez y Asensio -LA- le han cambiado la cara amarga y triste que se vio en Bale, sobre todo, y Benzema en el banquillo de Múnich. Lucas y Asensio son competitivos y constantes. Otro argumento de 'ZZ' y el vestuario. Estamos ante el nuevo orden en un Real Madrid que juega mejor y es más fiable cuando están Lucas y Asensio en el campo por el equilibro que le dan a un sistema más simétrico, que refuerza las bandas y tiene el trabajo asegurado sin la pelota y la profundidad con ella.


La pareja 'LA' son dinamita, como quedó demostrado ante el Bayern con la jugada del segundo gol que acabó en la perfecta definición del balear. Asensio definió perfectamente ante Ulreich. Sin nervios, seguro, le pegó a la pelota como los mejores 'killers'. Fue felicitado y alabado en el viaje de regreso de Múnich a Madrid. Tiene alas por la velocidad y la verticalidad con la que corre, la facilidad para plantarse ante la portería, el descaro con el que busca el gol y burla a los rivales. Y tras el gol hizo un gesto para reivindicarse porque, como Lucas, se jugaban mucho en un momento en el que Bale y Benzema estaban en el banquillo. Los internacionales españoles no desean desaprovechar sus oportunidades ahora que Zizou ha mandado a dos estrellas, prácticamente intocables, al banquillo. Como en todos los equipos, en el Madrid hay una fuerte competencia interna, que es sana y está incentivando Zidane.

Lucas Vázquez va con todo para llevarse un balón dividido en el partido de Múnich. (Efe)
Lucas Vázquez va con todo para llevarse un balón dividido en el partido de Múnich. (Efe)


Florentino dará por amortizado a Bale

Lucas Vázquez ha tirado definitivamente la puerta del once después de comerse primero a Bale y ahora a Benzema. Existe la justicia en la cabeza de Zidane, que vuelve a ganarse a la mayoría absoluta del vestuario pese a que tenga uno que cada vez le mira con más recelo. Bale está tan tocado que ya ni siquiera pone mensajes en las redes sociales cuando gana el equipo (Benzema sí lo hace). Síntoma de las pocas ganas que le quedan de estar en el Madrid con Zidane. Ni sonríe, ni celebra los goles de sus compañeros, ni se queda en el campo después de los partidos para festejar las victorias y, mirándole con lupa, se sienta en el banquillo con las botas desabrochadas.

¿Y ahora que tiene que hacer Florentino con un activo de 100 millones de euros que se devalúa? El presidente dará por bueno la depreciación si se gana la tercera Champions seguida y buscará una salida lo más parecida a la que tuvo James en el Bayern de Múnich. Si no pueden recuperar lo invertido hay que acercarse a esa cifra y ahorrarse la alta ficha, que ya es mucho. Se le dará por amortizado porque no hay que olvidar que también ha sido protagonista en otras temporadas para ganar Champions.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios