ya no le da seguridad ni confianza

La historia del 'divorcio' entre Zidane y Benzema que conocía Florentino

Zidane ha dado el paso más difícil con Benzema. Suplente en Múnich, en una decisión que confirma que hay un 'divorcio' deportivo. Florentino era consciente del bajón del delantero

Foto: Benzema, cabizbajo, pasa al lado de Zidane tras ser cambiado. (EFE)
Benzema, cabizbajo, pasa al lado de Zidane tras ser cambiado. (EFE)

Zidane ha dado el paso más difícil que se podía imaginar, aunque estaba dando avisos en los últimos partidos con sus intenciones. Se ha separado de Benzema con la decisión de dejarle en el banquillo de inicio en el partido de ida de las semifinales de la Champions contra el Bayern de Múnich (salió en el minuto 67). Es un ‘divorcio’ en términos deportivos que se fraguó días antes del partido contra la Juventus en el Bernabéu. El entrenador avisó en el club y después, en la sala de prensa, que veía a un Benzema tocado, distinto y sufriendo en el terreno de juego. Un jugador bloqueado y con dificultades para encontrarse a sí mismo. Florentino Pérez estaba preocupado porque también confirmó en el palco de La Rosaleda, donde Benzema jugó todo el partido contra el Málaga, que el ‘9’ no funcionaba. Ese día no disparó a portería. En un partido fácil, de esos que sirven para recuperarle anímicamente, se fue confirmando que estaba negado de cara al gol. Casemiro, autor de uno de los tantos aquella tarde, le igualó en registros goleadores (cinco en la Liga).

Zidane no ha podido sacar lo mejor de Benzema, al que se la ido la inspiración y la fluidez en su juego, y al que defendió con uñas y dientes en diferentes momentos de la temporada. “Al que no le guste Benzema, no le gusta el fútbol”, llegó a decir ‘ZZ’. El paso de la temporada, la llegada de los partidos más importantes en la Champions han ido confirmando que el delantero atraviesa un bache que le ha llevado a ser suplente en Múnich. Es la tercera suplencia relevante tras la del derbi contra el Atlético de Madrid y la vuelta de cuartos de la Champions ante la Juventus en el Bernabéu. Zidane ya no tiene la seguridad de que Benzema esté en las mejores condiciones de empezar un partido con tantísima presión como es ante el Bayern de Múnich. O, al menos, ve mejor a otros compañeros.

Florentino Pérez, en el entrenamiento del día antes del partido en Múnich, estuvo charlando con Benzema a pie de campo. El presidente es consciente y le preocupa que su delantero esté en problemas y sin chispa. El presidente mimó a Benzema, tuvo gestos de cariño y complicidad, pero entiende que el diagnóstico de Zidane es impepinable. Lucas Vázquez, a día de hoy, está mejor preparado en todos los sentidos. Benzema, como Bale, han perdido gran parte de la confianza que tenían del entrenador como ha quedado demostrado en este tramo decisivo de la temporada. El galés también se ha quedado en el banquillo en el partido de Múnich. Florentino tiene a dos estrellas en problemas. Son ya casos con similitudes al de James. El colombiano se tuvo que marchar del Real Madrid porque Zidane empezó a retirarle la confianza y dejarle en el banquillo.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios