La última oportunidad de Bale pasa por Múnich: premio o castigo
  1. Deportes
  2. Fútbol
el galés no oculta su impaciencia a zidane

La última oportunidad de Bale pasa por Múnich: premio o castigo

Zidane volvió a dejar al galés en el banquillo contra el Athletic. Bale está ansioso por comprobar si entra, por fin, en el once de gala en la ida contra el Bayern de Múnich

placeholder Foto: Zidane da instrucciones a Bale en el momento de salir al campo contra el Athletic. (Reuters)
Zidane da instrucciones a Bale en el momento de salir al campo contra el Athletic. (Reuters)

Zidane tiene a Bale más caliente que los Altos Hornos de Bilbao con la incógnita de conocer si jugará, por fin, un partido de los ‘gordos’ esta temporada. El galés espera con impaciencia que llegue la ida de las semifinales de la Champions porque si ya no es titular en Múnich tendrá que pedir la cuenta a Florentino Pérez y marcharse del Real Madrid por su propio pie. El Bayern de Múnich es un ahora o nunca para Bale después de la suplencia en el partido del Bernabéu contra el Athletic de Bilbao (1-1), además del cambio en el descanso contra la Juventus. Fue el sacrificado por el entrenador para equilibrar el equipo en la segunda parte contra los italianos. Otro palo a su moral, a lo que hay que sumar que no jugó ni un minuto en Turín y su suplencia en los dos partidos contra el Paris Saint-Germain. Por todo esto, la ida de las semifinales en campo alemán es la última oportunidad para confirmar si entre Zidane y Bale hay algo más que cuestiones o argumentos deportivos. Si ya no entra en el once, crecerá la sospecha de que median otros motivos en las decisiones de ‘ZZ’.

Que Bale no empiece los partidos ya empieza a no ser noticia, pero que se quede en el banquillo contra el Athletic cuando ni viajó a Málaga es ya mosqueante. Demasiado descanso que deja sospechas. ¿Ha tenido alguna reacción negativa el galés que no le ha gustado al entrenador y le está dando un toque? La realidad es que cada vez vive más apartado del grupo, su cara es un poema por la excesiva seriedad y por cómo frunce el ceño. En el banquillo contra el Athletic, tampoco disimuló. Serio y pensativo. Demasiado pensativo, con esa mirada perdida a la que le cuesta seguir el juego. Pero no está todo perdido para él porque Zidane, si tiene ojos, ve que Benzema, su protegido, no está ni se le espera para el combate de Múnich. Bale sustituyó a Benzema ante el Athletic en otro día nulo para el '9'. Se fue sin marcar y sin generar peligro. Esto es lo que le va a salvar a Bale. Lo negado que está el delantero francés de cara al gol, la lentitud de sus movimientos, falta de inspiración y ese juego melancólico.

Foto: Cristiano Ronaldo celebra, sin la camiseta, el gol de penalti a la Juventus. (EFE)

Bale tiene serias posibilidades de ser titular en Múnich por el socavón en el que anda metido Benzema. Zidane lo podrá argumentar de otra manera. Como que el planteamiento para salir al contraataque, ante un Bayern que deja espacios, beneficia al galés. Con metros, nadie duda de que Bale es uno de los mejores futbolistas del mundo. Imparable, y demostrado en muchos partidos. Así que Bale guarda esta esperanza para recuperar su sitio en el once de gala. Por si acaso, Zidane cuida al frágil futbolista galés y le quiere cabreado para que suelte toda su rabia en Alemania. Verticalidad y rapidez arriba. Es lo que buscará el Madrid en el primer asalto de las semifinales de la Liga de Campeones.

placeholder Benzema, que se fue sin marcar ante el Athletic, es sustituido por Bale. (EFE)
Benzema, que se fue sin marcar ante el Athletic, es sustituido por Bale. (EFE)

Exhibición de Kepa Arrizabalaga

Podemos ir descifrando el resto del once que se va a enfrentar al Bayern de Múnich en territorio germano. Casemiro e Isco (entró por Asensio ante el Athletic) fueron suplentes ante el Athletic y parece muy poco probable que se queden fuera contra el equipo de Heynckes. Saldrán del once, por lo tanto, Asensio y Lucas Vázquez, que le vienen bien al entrenador para esas segundas partes en las que el equipo pierde el equilibrio o hay que buscar revulsivos. Aunque visto el partido contra el Athletic, siguen siendo más fiables Lucas y Asensio. Solo queda resolver la duda de Bale, que apunta a que tendrá su ansiado premio y dejará de estar castigado para entrar en el once de gala.

Zidane manejó ante el Athletic el partido de Múnich. Con sus gestiones de minutos y rotaciones. El que no descansó fue Cristiano Ronaldo, que ya lo había hecho en Málaga, y ante el equipo de Ziganda volvió a demostrar que el equipo tiene una excesiva dependencia de su acierto de cara al gol. Marcó de tacón (minuto 87) el gol del empate al desviar un disparo de Modric. Evitó que el Madrid llegara a Múnich con una derrota. De lo que sí pudo darse cuenta Zidane es del portero que ha dejado escapar con la exhibición de paradones que ofreció Kepa Arrizabalaga.

Gareth Bale Zinédine Zidane Florentino Pérez Karim Benzema
El redactor recomienda