la lucha por en la parte media de la parrilla

El día en que el "cabrón" Alonso le recordó a Sainz por qué necesita brillar en España

Carlos Sainz y Fernando Alonso luchan esta temporada por objetivos similares. De momento, el asturiano (28 puntos) supera al madrileño (13). Montmeló será otro duelo

Foto: Sainz charla con Alonso en la rueda de prensa del GP de España. (EFE)
Sainz charla con Alonso en la rueda de prensa del GP de España. (EFE)

Gran Premio de España. Fernando Alonso y Carlos Sainz, codo con codo, son el centro de atención en la rueda de prensa de la FIA. La última pregunta les dejó descolocados. “¿Quién va a ganar este año la ‘Copa de España’ de la Fórmula 1? ¿Quién va a quedar delante entre vosotros dos?. “Es difícil decirlo”, decía Sainz resoplando. “¿Cuántos puntos llevo ahora?”, preguntó Alonso en alto. Respuesta, 28. “¿Que tú tienes 28?", decía un sorprendido Sainz. "¡Qué cab***!”

Horas después, el madrileño compartió en Twitter el fragmento del vídeo donde se interceptaban sus palabras. Porque al margen de ser una anécdota reveladora de la buena sintonía entre ambos, fue también una reacción que alumbraba la incierta situación de Sainz en el contexto de un año con más obstáculos de los esperados. "Yo tengo 13 puntos, ¿no?", dijo luego Carlos, antes de resoplar y dejar la frase clave del día. "Bueno, entonces es que me queda trabajo por hacer". Está 15 puntos por detrás del McLaren y 9 por detrás de su compañero de equipo. ¿Es este el GP de España con más presión para Sainz?

La broma más seria para Sainz

Para deleite de la afición española, la estampa de Alonso y Sainz en rueda de prensa pudo ser el preludio a un fin de semana de continuas batallas entre ambos. "Espero que ambos acabemos, sumemos puntos y les hagamos disfrutar", era el deseo de Alonso. El de Sainz, por otros tiros. "Disfruto mucho de estas batallas, pero ojalá podamos mantenerles por detrás. Hasta ahora, Renault ha llevado la voz cantante (en la zona media) y parece que hay equipos que están llegando ya con grandes mejoras, así que tenemos que seguir empujando".

Paradójicamente, las preguntas sobre el 'pique' entre los españoles terminarían adquiriendo un cierto toque de atención para Sainz, en el reflejo de un 2018 que le ha puesto pocas décimas delante de Alonso y "a casi un segundo" de los tres grandes. Hace dos meses, en los test invernales, la expectativa era justo la inversa. Alonso, manteniendo el pulso humorístico, ahondó en el tema."Si tuviera que apostar, lo haría por mi y McLaren", dijo como pronóstico de la 'Copa de España'. "Renault es el equipo que más avanzó en 2017", le respondió Sainz. "Y ten cuidado, porque yo también voy a mejorar". Quizá sin quererlo, Sainz dejaría la clave en esta respuesta.

"¡Que esté yo delante de Alonso!"

Hay quien preguntó sobre un posible podio de Sainz este domingo. E incluso compartido con Alonso, en una hipotética foto para el recuerdo. “Algún día, algún día”, vaciló Sainz. “Sería un sueño hecho realidad (...) pero cuando ocurra, ¡que esté yo delante de Alonso!”, decía el madrileño, siguiendo con el pulso dialéctico. Porque, ¿cómo es posible que Alonso le saque a Sainz tantos puntos con un McLaren por debajo de las expectativas? "De normal, deberíamos ser la cuarta fuerza", decía Sainz sobre Renault. "En cuanto yo esté cómodo al 100% con el coche, se juntarán todas las piezas y todo irá bien automáticamente", apuntó luego en clave personal.

A ambas bandas, Barcelona será una carrera clave tanto para poner a prueba la evolución de Renault como la capacidad de Sainz de rendir bajo presión, y además en un circuito donde siempre ha brillado en Fórmula 1. En la agenda está empezar a batir a su compañero –Nico Hulkenberg– con una de esas vueltas brillantes como la que puso en pie a todo Montmeló en 2015, cuando fue 5º con un Toro Rosso. Un tanto particular que marcaría ese cambio de tendencia que tanto necesita para dejar de hablar de la 'Copa de España' y centrarse en objetivos más importantes. Por ejemplo, ¿su primer podio?

"Cuando caiga una pieza, caerán todas"

Sainz se apoyó en Pérez, también presente en rueda de prensa, para elaborar el argumento. "Es extremadamente difícil un podio, pero nadie esperaba que 'Checo' lo hiciera en Bakú. Es una señal de que lo inesperado también puede ocurrir en la F1", apuntó, más en clave del futuro que Barcelona, donde se conformaría con acabar "entre los ocho primeros". Sobre su adaptación al coche, reiteró el mensaje: "Cuando caiga una pieza, caerán todas". Que ocurriera ya en esta carrera no solo sería un fuerte impulso de moral, también un regalo para la legión de 3.000 aficionados que estará apoyándole en la grada.

A su lado, a Alonso le seguían lloviendo preguntas sobre su reciente victoria de las 6 horas de Spa en el Mundial de Resistencia. ¿Estará Sainz ahí algún día? “Me levanto todos los días para ganar un título en F1. Quizá en 10 o 15 años mi vida sea distinta, pero ahora solo quiero ganar aquí", respondió. De momento, Sainz tendrá que lidiar con el enorme reto de copar titulares ante su público, en lo que puede ser un fin de semana que marque su devenir para el resto del 2018.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios