Es noticia
Menú
Los artistas ucranianos, en pie de guerra: "Putin le está diciendo al mundo que no tenemos cultura"
  1. Cultura
Museos

Los artistas ucranianos, en pie de guerra: "Putin le está diciendo al mundo que no tenemos cultura"

El PinchukArtCentre, uno de los museos de arte más importantes de Ucrania, reabre con una nueva exposición para presentar las imágenes de los crímenes de guerra cometidos por Rusia

Foto: La exposición 'Cuando la fe mueve montañas'. (PinchukArtCentre/Sergey Illin)
La exposición 'Cuando la fe mueve montañas'. (PinchukArtCentre/Sergey Illin)

Cuando el diafragma se contrae y se mueve hacia abajo, se aumenta el espacio en la cavidad torácica, dejando que los pulmones se expandan y permitiéndonos respirar. “Así se siente el arte en medio de una guerra”, le explicaba un artista ucraniano a Bart De Baere director del M KHA y comisario de la exhibición ‘When faith moves mountains’ ('Cuando la fe mueve montañas'), del museo PinchukArtCentre en Kiev. Una exposición abierta desde el 17 de julio hasta el 9 de octubre. Aunque Ucrania está en guerra, sus ciudadanos todavía necesitan vivir: "Parte del frente cultural es asegurarse de que la capacidad de pensar y la capacidad de sentir no se pierda. Esto es lo que realmente necesita Ucrania ahora mismo, ese es el oxígeno", explica también el otro comisario de la exposición y director artístico del PinchukArtCentre, Björn Geldhof.

En una guerra siempre se intenta sacar todo lo valioso del país por miedo a que se destruya. Pero, entonces, se deja atrás un lugar vacío y esa no es la imagen que quiere dar Ucrania. Tras más de 160 días de guerra con Rusia, ahora, quieren mostrar una imagen de un país capaz de subsistir pese a las amenazas de gobierno ruso. Para ello, el PinchukArtCentre, uno de los espacios de arte más importantes de Kiev, se abrió a los visitantes hace dos semanas.

Una exposición nueva con obras creadas por artistas ucranianos que documentan el costo humano de la guerra y arte donado desde el museo M HKA. Jan Jambon, primer ministro de Flandes, comentó que estaba dispuesto a arriesgarse, de esta manera muestra su solidaridad con Ucrania y su ambición de profundizar su relación con el país. Además, existen planes de evacuación en caso de movilización militar. Aunque, como comenta Bart De Baere, “el único riesgo que no se puede evitar es si alguien lanza un cohete”.

placeholder Una mujer en la exposición 'Cuando la fe mueve montañas'. (PinchukArtCentre/Sergey Illin)
Una mujer en la exposición 'Cuando la fe mueve montañas'. (PinchukArtCentre/Sergey Illin)

La exposición se divide en tres partes, cada una presentada en un piso separado. Partimos de un paisaje de guerra y de ahí nos adentramos en una segunda batalla que de repente se convierte en un contexto global y la cuestión de cómo lidiar con el idealismo colonial. Y a partir de ahí, se encuentra el espacio psicológico, que está en el tercer piso. "Todo fue impulsado por la lógica de las obras mismas y por las combinaciones que encontramos dentro de ellas", explica el director artístico del PinchukArtCentre sobre el recorrido que uno hace hasta llegar a la parte final que muestra las imágenes de los crímenes de guerra rusos.

Ucrania se ha convertido en un lugar de guerra. La gente ya no recuerda lo que era el país previo a la invasión rusa. “Le pregunto a la gente que me diga tres cosas sobre Ucrania y probablemente solo me puedan decir una, eso es un desastre. Sobre todo, en la situación que estamos donde Vladímir Putin le está diciendo al mundo que no somos un país, que no tenemos cultura”, comenta Björn Geldhof. Una de las maneras en las que están intentando dar a conocer Ucrania es mostrando la increíble capacidad del país desde su historia artística. A través de la colaboración no solo se demuestra que el mundo les está respaldando, sino que pone al mundo en conversación con artistas ucranianos.

placeholder 'Cuando la fe mueve montañas'. (PinchukArtCentre/Sergey Illin)
'Cuando la fe mueve montañas'. (PinchukArtCentre/Sergey Illin)

El propio Zelenski decía en la inauguración de la Bienal de Venecia: "El arte es la capacidad de expresar lo que no se puede decir con palabras". El oxígeno que ha traído la exposición ha tratado de normalizar la situación de la población en medio de una guerra que se ha llevado la vida de más de 5.024 civiles. “Ucrania está luchando porque ahora le toca luchar. Pero no solo hay que ayudarles a ganar la guerra, sino que hay que ayudarles a ganar su vida de vuelta”, explica el director del M KHA.

Este proyecto se montó de manera diferente a una exposición clásica; la forma de trabajar comenzaba desde un punto de vista más 'activista', pero la idea de los comisarios era alejarse del activismo y volver a la práctica más institucional y así profundizar la conversación. Las obras de la colección de la comunidad flamenca fueron seleccionadas basándose en varios criterios técnicos, así como sobre su contenido. Conceptualmente, el objetivo principal era seleccionar obras que tienen potencial curativo, emancipador y empoderante.

"El arte también tiene la capacidad de tratar asuntos urgentes"

Las obras de los artistas ucranianos se escogieron de manera similar. La reflexión normal durante la guerra es actuar de manera agresiva o con enojo. Pero, los artistas ucranianos han mantenido su capacidad crítica. Incluso han podido hacerse preguntas increíblemente difíciles como reflexionar sobre cómo tratar su propio patrimonio cultural que proviene del periodo de la Unión Soviética. Esas observaciones son esenciales, “la forma en que su trabajo se involucra, mantiene la misma inteligencia, mantiene el mismo enfoque crítico. Porque perder contra eso es perder la guerra”, mencionan los comisarios.

Ambos directores decidieron integrar la exhibición de ‘Crímenes de Guerra Rusos’. El arte necesita ser anclado a la realidad. Y los crímenes de guerra rusos son la realidad vivida por los ciudadanos. “El arte tiene la capacidad de tratar asuntos urgentes”, cuenta Bart De Baere. Las obras no son viscerales, pero son un recordatorio de lo que hay ahí fuera. Y eso le da a la exposición una posición más real y más impactante. Además, los propios artistas son parte de una situación de guerra. Por lo tanto, no cabe duda de que el arte pasa a ser parte de la realidad.

placeholder 'Cuando la fe mueve montañas'. (PinchukArtCentre/Sergey Illin)
'Cuando la fe mueve montañas'. (PinchukArtCentre/Sergey Illin)

Cada planta tiene una parte de la exposición. Pero, para que no dejar de estar inmerso en el significado de la guerra, cuando se suben escaleras, en vez de mirar al suelo, puedes mirar las paredes que muestran imágenes de la realidad vivida por miles de ucranianos desde hace más de 160 días. Todo termina con una videoinstalación de Oleksii Say, artista ucraniano que ha recopilado más de 4.600 imágenes en 8 minutos. El vídeo sigue un ruido de reloj donde también se escuchan las voces de los invasores rusos llamando a casa y hablando con sus familias sobre las cosas espantosas que han hecho en Ucrania. Para ir atrás hay que volver a pasar por la exposición. Y tras ver la videoinstalación, “no puedes vivir esta exposición de la misma manera. Entonces, en cierto modo, tienes dos puntos de vista. Tienes dos experiencias de la misma exposición. Y eso es para nosotros, ese fue un componente esencial para conceptualizarlo” menciona Björn Geldhof.

“Cuando tratas con imágenes de crímenes de guerra, tienes que preguntarte cómo puedes mostrarlo”. Antes de finalizar la exposición te encuentras con una pared gris con fotografías de los crímenes de guerra rusos. Se muestran únicamente delitos que tienen un caso abierto con Amnistía Internacional o con el fiscal general. Porque desde la exposición quieren contrarrestar la información falsa que Rusia está difundiendo y lo hacen manteniendo lo que enseñan lo más factual posible. ‘Cuando la fe mueve montañas’ trae realidad y oxígeno a una ciudad con una diferencia inevitable, “los ciudadanos tienen amigos o vecinos que están en el ejército y eso puede significar estar muerto la próxima semana”, explica uno de los comisarios de la exposición.

* Si no ves correctamente este formulario, haz clic aquí.

Cuando el diafragma se contrae y se mueve hacia abajo, se aumenta el espacio en la cavidad torácica, dejando que los pulmones se expandan y permitiéndonos respirar. “Así se siente el arte en medio de una guerra”, le explicaba un artista ucraniano a Bart De Baere director del M KHA y comisario de la exhibición ‘When faith moves mountains’ ('Cuando la fe mueve montañas'), del museo PinchukArtCentre en Kiev. Una exposición abierta desde el 17 de julio hasta el 9 de octubre. Aunque Ucrania está en guerra, sus ciudadanos todavía necesitan vivir: "Parte del frente cultural es asegurarse de que la capacidad de pensar y la capacidad de sentir no se pierda. Esto es lo que realmente necesita Ucrania ahora mismo, ese es el oxígeno", explica también el otro comisario de la exposición y director artístico del PinchukArtCentre, Björn Geldhof.

Conflicto de Ucrania Museo Vladimir Putin
El redactor recomienda