Es noticia
Menú
Del conservatorio a la música de 'Fast & Furious': el compositor español que triunfa en Hollywood
  1. Cultura
entrevista

Del conservatorio a la música de 'Fast & Furious': el compositor español que triunfa en Hollywood

Ganador de dos Goyas y un premio Emmy, Lucas Vidal participa en el Festival Castell de Peralada con 'Karma', su primer disco en solitario

Foto: Lucas Vidal. (Cedida)
Lucas Vidal. (Cedida)

Cuando tenía ocho años, a Lucas Vidal le gustaba asistir a las clases de danza clásica de una de sus primas. Acompañaba las piruetas de la bailarina improvisando con una flauta travesera, el instrumento que entonces aprendió a tocar. Acompañaba e imitaba el movimiento con la música. Y es así, con unas melodías al servicio de la imagen, la danza o un libreto, como Vidal llegó a la cima de Hollywood con apenas 30 años. Firmó la banda sonora de 'Fast & Furious 6' tras graduarse 'magna cum laude' por la Berklee College of Music y trasladarse a Nueva York, para estudiar en la prestigiosa escuela Julliard. Este compositor se formó en los dos nidos mundiales de los músicos para audiovisual y regresó a España para triunfar en algunas de las películas españolas más taquilleras.

Después del éxito de aquel 'blockbuster' de acción, colaboró en otras películas con Bruce Willis, Sigourney Weaver o John Cusack. En 2016, Vidal regresó a Madrid y trabajó a caballo entre su España natal y Los Ángeles. En aquellos años, obtuvo dos premios Goya a la mejor canción original por 'Palmeras en la nieve' y 'Nadie quiere la noche'. El nombre de Lucas Vidal ha aparecido en algunos de los productos audiovisuales con más difusión de la última década, como 'Élite', la serie adolescente de Netflix. Su trabajo combina los sonidos de la orquesta sinfónica, más comunes en el lenguaje clásico, con los de la música electrónica y los sintetizadores. Así nació en 2020 'Karma', su primer trabajo en solitario y como compositor absoluto, sin servir a un guion. Con este disco llegará el próximo 4 de agosto al Festival Castell de Peralada.

Foto:  Lucas Vidal. (Getty)

PREGUNTA. La carrera de Lucas Vidal ha crecido de la mano de la pantalla. Su música ha acompañado a 'blockbusters' de acción, al cine español, a tráileres, series... ¿Por qué decidió lanzar 'Karma', un álbum en solitario?

RESPUESTA. Ya en 2016, empezaba a sentir esas ganas de salir de mi zona de confort y siempre me ha gustado la música electrónica. Me apetecía generar un proceso inverso de creación, donde en lugar de seguir unas imágenes, una escena o un guion, que la música fuera la protagonista. Es decir, que contara una historia desde un punto de vista abstracto. En ese sentido, 'Karma' mezcla elementos electrónicos y orquestales, es muy inmersivo. La música sintética acompaña esa sensación abstracta... No quería añadir ninguna letra, ningún cantante. Quería que fuese totalmente libre para el oyente.

P. ¿Cómo es el proceso contrario, el de escribir música al servicio de otra obra? Un guion de cine, de televisión, un jingle, un ballet...

R. Normalmente me leo el guion y, conforme voy viendo imágenes, empiezo a imaginarme los temas principales y los comparto con el director. Pero los perfilo cuando la película ya está montada, editada con todas las escenas una tras otra. Es entonces cuando se graba la música. Pero siempre parto del guion, de una historia o de unos temas.

placeholder Lucas Vidal. (Cedida)
Lucas Vidal. (Cedida)

P. En las películas de acción, la música tiende a acompañar al movimiento. Suele ser efectista y quizá menos melódica. ¿Los directores llegan con referencias de los sonidos que buscan para cada momento? ¿El compositor los propone? ¿Cómo funciona?

R. En muchísimos proyectos siempre hay unas referencias. De hecho, cuando editan suelen servirse de referencias de otras películas cuando mi música todavía no está hecha. A lo mejor, al director le gusta el estilo de un compositor o la sonoridad de una película concreta, incluso. Cuanta más información nos den sobre lo que buscan, más acertaremos. Las referencias previas, al igual que ocurre con la fotografía o el vestuario, también es un reto para la música.

P. Hay compositores para cine con mucha visibilidad. El tándem Spielberg-Williams, Wes Anderson-Desplat, Leone-Morricone, Almodóvar-Iglesias... Sus melodías tienen un peso muy importante en la película, que no tienen por qué ir ligadas a su desarrollo. ¿Cómo se modula este diálogo entre música y cine, entre compositor y director?

R. Depende del director y del proyecto. Hay películas en las que se quiere resaltar más la melodía y que la gente se quede con ellas. Habrá otras en las que se busque una música más sutil y mínima. También hay veces en las que se colabora con otros artistas. En mi caso, con canciones que forman parte de la música original de una película. Con Antonio Orozco, Pablo Alborán, Amaia Montero... El cine es una colaboración y eso es lo más bonito. Somos muchos artistas, cada uno en nuestra área, los que hacemos que la película sea posible. Fotografía, maquillaje, vestuario, interpretación, música... Es algo mágico.

P. Su trabajo en solitario, 'Karma', también es un diálogo entre la electrónica y el sonido orquestal. ¿Esa es una mezcla que busca también en sus composiciones para la pantalla?

R. Al final, si hay alguien de lo clásico que se interesa por lo electrónico a través de 'Karma', creo que he conseguido mi objetivo. Y viceversa. Si algún fan de la electrónica se acerca al sonido sinfónico por alguna de los temas... Ese es el concepto que supone el disco para mí.

P. En el siglo pasado, la música de cine se nutrió de los compositores de música clásica. Prokófiev, Shostakóvich, Copland, Korngold... Artistas de formación académica y conocedores de la tradición sinfónica, que trabajaron puntualmente en cine. Su carrera también empezó por lo clásico, le vino de cuna. ¿Siempre supo que daría el salto a la pantalla?

R. Sí, son conceptos diferentes. En mi caso, he crecido con la música clásica total y empecé a escuchar música para cine un poco más tarde. Pero mi pasión desde muy pequeño fue la música clásica, el ballet y la ópera, sin lugar a dudas... A través de la música de cine, he podido desarrollar mi carrera como compositor orquestal. Y esto me ha dado unas herramientas para poder llevar a cabo proyectos diferentes: ballets, ópera, zarzuela, cine, series... Aunque todo empezó en el conservatorio.

P. Cada vez son más los que se acercan no a la música instrumental a través del mundo audiovisual.

R. Estamos en un momento mágico, en que los géneros ya no se pueden dividir ni delimitar. Lo vemos en el caso de Rosalía, en el caso de C. Tangana... Lo escuchas y ya no tiene sentido preguntarse: ¿esto es trap, reguetón, clásico...? Creo que es una maravilla, esa búsqueda actual donde la mezcla es lo interesante. Además, este es un momento de cambio en el que se consume más música que nunca. Casi todo el mundo tiene acceso a los últimos éxitos, pero también a casi toda la música grabada. Es un acceso tan grande que elimina las limitaciones, se busca lo diferente.

"He tenido la suerte de estar en un sitio bastante abierto de mente"

P. En 'Ennio: el maestro', el reciente documental de Giuseppe Tornatore sobre Ennio Morricone, se retrataba esta división. Uno de los compañeros del conservatorio de Morricone despreciaba sus obras escritas para cine. En el mundo de la academia, se consideraba una música menor. ¿Cree que esta condescendencia es cosa del pasado? Ya que comenzó en ese mundo, ¿la academia ha abrazado ya la música para la pantalla?

R. En mi casa, no. He tenido la suerte de estar en un sitio bastante abierto de mente y no lo he notado. De hecho, ha sido al revés. No sabría decir si esta tendencia ya es cosa del pasado, pero desde luego opino que eso cae por su propio peso. Intentar limitar procesos de búsqueda y lenguajes artísticos, pues no sé... No tiene mucho sentido.

P. Está a punto de abrir otro camino en su carrera. La temporada que viene, en abril, estrenará una zarzuela con libreto de Boris Izaguirre en el Teatro de la Zarzuela.

R. Llevamos ya casi tres años desarrollando este proyecto, pero el estreno se retrasó por el covid. Es una obra muy divertida y muy actual. Es decir, a la gente que no haya oído zarzuela en su vida le va a gustar. No me rijo exclusivamente por elementos de zarzuela, sino que he intentado acercarme al público que no necesariamente conozca este lenguaje musical. Puede que un chaval de diez años que no haya escuchado música clásica en su vida también le guste. Era la intención. El elenco es de primer nivel y, para mí, es un lujo.

placeholder Lucas Vidal. (Cedida)
Lucas Vidal. (Cedida)

P. También ha estrenado un ballet recientemente, un homenaje a Pablo Picasso.

R. He tenido la suerte de tener unos primos y una tía bailarina. Mi prima Zenaida Yanowsky estuvo de primera bailarina en el Royal Ballet. Y su hermano, Yury, en el Boston Ballet. De pequeño iba a ensayar con una prima mía, con Nadia, que también era primera bailarina. Yo iba a sus clases con la flauta improvisando. Mi tía me decía: 'Venga, ahora un compás, luego el otro'. Y yo tenía que inventarme las melodías en tiempo real, mientras Nadia bailaba. Y claro, imagínate, con ocho o nueve años esa necesidad de ir rápido y de adaptarme al ritmo de mi prima. El haber visto mucho ballet me ayuda a entenderlo y, sobre todo, a adorarlo. Tuve la suerte de vivir en Boston, cuando estudiaba en Berklee College of Music. Allí, mi primo bailaba en el Boston Ballet e iba a todas las representaciones. Tengo una relación muy especial con la danza.

P. A una edad muy temprana, su música llegó a proyectos con mucha difusión. 'Élite' es uno de ellos, pero antes llegó 'Fast & Furious', por ejemplo. ¿Le daba vértigo participar en producciones tan grandes?

R. Nunca he tenido miedo a desarrollarme en mi trabajo. Lo que me ha servido mucho es rodearme de gente buena y de la que aprender. He cometido muchos errores... Y, empezando tan joven, muchos más. Creo que es fundamental tener siempre figuras al lado y darme cuenta de que lo más importante es no quedarse en un estilo. Siempre tengo esas ganas de aprender y eso hacía que no fuera muy consciente de los proyectos en los que estaba metido, de la magnitud que pudieran tener.

P. No solo las grandes producciones fueron un reto que le llegó antes de lo habitual. Con apenas 21 años, le tocó afrontar una enfermedad inesperada.

R. Sí, me diagnosticaron un cáncer. De aquella época aprendí un montón, aprendí a valorar la vida, a ser positivo y a entender que todo pasa muy rápido. Lo que hay que hacer es intentar vivir todo con mucha pasión, y esa pasión ya la traía bastante trabajada. Pero después de este episodio, pues imagínate... La vida me ha llevado por una balanza un poco extraña. He invertido mucho tiempo, atención y energía en mi profesión. Al final, lo que hago para vivir es también mi 'hobby', mi pasión, mi todo. Pero cuando uno tiene familia y se da cuenta de que en la vida también hay otras cosas, es importante poner un límite. Estoy trabajando en entender que la vida no solo es trabajo, sino también es estar con los tuyos, disfrutar de ellos.

Cuando tenía ocho años, a Lucas Vidal le gustaba asistir a las clases de danza clásica de una de sus primas. Acompañaba las piruetas de la bailarina improvisando con una flauta travesera, el instrumento que entonces aprendió a tocar. Acompañaba e imitaba el movimiento con la música. Y es así, con unas melodías al servicio de la imagen, la danza o un libreto, como Vidal llegó a la cima de Hollywood con apenas 30 años. Firmó la banda sonora de 'Fast & Furious 6' tras graduarse 'magna cum laude' por la Berklee College of Music y trasladarse a Nueva York, para estudiar en la prestigiosa escuela Julliard. Este compositor se formó en los dos nidos mundiales de los músicos para audiovisual y regresó a España para triunfar en algunas de las películas españolas más taquilleras.

Música clásica Hollywood Rosalía
El redactor recomienda