la película 'el rey'

"El Rey Juan Carlos nunca ha renegado de la dictadura. Al contrario, la ha alabado"

Alberto San Juan dirige junto a Valentín Álvarez la adaptación al cine de 'El rey', la obra del Teatro del Barrio que repasa los claroscuros de la figura del monarca y de la Transición

Foto: Alberto San Juan en su papel como Franco en la película 'El Rey'.
Alberto San Juan en su papel como Franco en la película 'El Rey'.

"No se trata de una restauración, sino de la instauración de la monarquía como la coronación del proceso político del régimen", le susurra Franco (Alberto San Juan) al oído al Rey Juan Carlos I (Luis Bermejo) mientras bailan un agarrado al ritmo de una versión lenta del himno de la legión. Y ahí, en apenas unos segundos, queda concentrada toda la esencia de 'El Rey', la adaptación al cine de la obra de teatro homónima que se representó por primera vez en el Teatro del Barrio en 2015 y que ahora llega al Festival de Cine Europeo de Sevilla.

Es junio de 2014. El Rey Juan Carlos I abdica después de 40 años de reinado. Su hijo, Felipe IV, es el nuevo rey. Como en su propio 'Cuento de Navidad', el Rey (ya emérito) despierta desorientado en medio de una especie de ensueño (más bien pesadilla) en los que los fantasmas del pasado y del presente le recuerdan los grandes hitos oficiales y extraoficiales de su reinado, cuyas raíces se extienden mucho más allá aquel 22 de noviembre de 1975 en el que las Cortes de España le proclamaron rey. La película mete el dedo en la llaga y recuerda aquel "juro por Dios y sobre los Santos Evangelios, cumplir y hacer cumplir las Leyes Fundamentales del Reino y guardar lealtad a los principios que informan el Movimiento Nacional".

Luis Bermejo en su papel de 'El rey'.
Luis Bermejo en su papel de 'El rey'.

'El Rey' representa el envés del retrato oficial de un monarca que hasta hace apenas unos años era, sino incuestionable, ciegamente aceptado por la sociedad española. Una figura que representó el nacimiento de la democracia, pero también su defensa y mantenimiento tras el golpe de Estado del 23-F y que consiguió quitarse de encima cualquier residuo del tutelaje de décadas por parte del propio Franco. Dice el monarca encarnado en Bermejo, que "la historia de este país es la historia" de su familia, "de tragedia en tragedia". Y por su lado pasan desde Juan Luis Cebrián hasta Salvador Puig Antich, Jesús Hermida, Adolfo Suárez, Antonio Tejero, Henry Kissinger, Rodolfo Martín Villa, Luis Carrero Blanco o Felipe González, todos ellos brillantemente interpretados por San Juan y Guillermo Toledo.

San Juan: "La ley de secretos oficiales nos impide saber quién estaba detrás de los GAL o qué pasó el 23-F"

"Todo lo que se cuenta en la película son hechos publicados. Lo que se pone en forma de pregunta es porque no ha podido ser contrastado en más de tres fuentes. Yo me atengo a la regla periodística", asegura San Juan, autor del libreto y del guión y encargado de la dirección de actores. "Cuando se habla en forma de pregunta, como por ejemplo en el momento en el que se conjetura de si el Rey llegó a estar en algún momento en una reunión en el Ministerio del Aire donde se planteó la necesidad de crear los GAL, esto aparece en el libro de ‘El negocio de la libertad’, de Jesús Cacho. Entonces, porque lo diga Jesús Cacho yo no sé, así que lo pongo en forma de pregunta. El tema de Kissinger y el atentado contra Carrero Blanco aparece también en un libro de Pilar Urbano, entre otros"."Creo que como ciudadanos tenemos derecho a especular con los hechos cruciales de nuestra historia cuando el Estado nos niega la información que dispone sobre ello por la Ley de secretos oficiales, que nos impide tener acceso a la información para saber quién estaba detrás de los GAL o qué pasó el 23-F o para saber quién mató a Carrero Blanco, aparte de ETA".

Guillermo Toledo en un momento del rodaje de 'El Rey'. (Carmen Castellón)
Guillermo Toledo en un momento del rodaje de 'El Rey'. (Carmen Castellón)

La película comienza recordando que las raíces casi siempre son más profundas. Que ya en 1923 el padrino de boda de Franco fue Alfonso XIII (aunque en su nombre acudió el gobernador de Oviedo, el general Losada) o que Juan de Borbón intentó unirse al bando sublevado en agosto de 1936, aunque finalmente lo rechazaron. "Tampoco olvidemos que Alfonso XIII aportó un millón de pesetas al levantamiento nacional", apunta San Juan.

Valentín Álvarez: "Hemos querido crear ese mundo psicótico de fantasmas que se aparecen desde la luz y desde la bruma al Rey Juan Carlos"

La sombra de Franco es alargada, como bien representa Valentín Álvarez con su puesta en escena entre expresionista y minimalista, siempre arrojando un poco de luz cruda en la oscuridad. Álvarez, que además de director de fotografía y realizador es diseñador de iluminación escénica, en su primera codirección de largometraje ha buscado "hacer una película basada en un hecho escénico sin apenas escenografía, utilizando el Teatro del Barrio vacío, con el sillón vacío, que es el trono, como protagonista simbólico". Hay, incluso, algún "homenaje a Murnau". "Quería algo puramente cinematográfico. Hemos querido crear ese mundo psicótico de fantasmas que se aparecen desde la luz y desde la bruma al Rey Juan Carlos", explica Álvarez. "Hemos buscado el hecho poético, porque si en una película no hay poesía es una película fallida".

Luis Bermejo, apabullante, da vida a un Rey en sus últimos momentos, que intenta reafirmarse en su papel histórico y en la legitimidad de su corona mientras los que en su momento le auparon y protegieron van desapareciendo. "Yo nazco al mundo como un hombre que ha sido despojado de lo que naturalmente le pertenece. Todo sentido de mi vida se concentra en una sola idea: la necesidad de recuperar todo aquello que me ha sido robado", defiende el texto en boca de Bermejo. "Entiendo que no tuvo que ser fácil tener diez años y que su padre lo abandonase en España sin apenas saber español, después de pactarlo con un genocida sanguinario en un barco a unas millas mar adentro de la playa de San Sebastián. Le crían entre curas y militares y su enseñanza es: ‘Hijo, tenemos que recuperar la Monarquía, que es como una especie de ley natural para ellos, supongo", reflexiona San Juan.

San Juan: "Ni Juan Carlos ni Felipe VI han renegado de la dictadura"

"Muchas frases que dice el Rey en la película como, por ejemplo, referirse a la dictadura como ‘cuarenta años de paz’, son literales; ésta está en el libro de conversaciones suyas con Vilallonga", prosigue. "Es que el Rey Juan Carlos nunca ha renegado de la dictadura. Al contrario, ha tenido palabras de alabanza hacia la dictadura. Es literal suyo cuando dice: ‘A veces me he preguntado si hubiera sido posible la democracia en el año 39. Creo que no. ahora sí, porque ya han pasado 40 años de paz'. Para el Rey Juan Carlos la dictadura fue un periodo necesario, según se desprende de sus palabras, y eso es una barbaridad, que el que fue el jefe de Estado de una democracia durante cuarenta años… que ni Juan Carlos ni Felipe VI hayan renegado de la dictadura. Y eso es tremendo".

En 'El Rey', el director apunta también al oscurantismo informativo que hay en torno al patrimonio del monarca, algo de lo que se han hecho eco mayoritariamente medios extranjeros. "Tenemos que saber cómo Juan Carlos ha acumulado la fortuna que le atribuye la revista 'Forbes'. Espero que esa información se desclasifique. Una democracia exige transparencia y sin transparencia una democracia es incompleta".

San Juan: "Tenemos que saber cómo Juan Carlos ha acumulado la fortuna que le atribuye la revista 'Forbes'"

Porque en un momento dado, al Rey de Bermejo, desde la platea, una de las decenas de encarnaciones de un versatilísimo Toledo le pregunta por supuestas comisiones de negocios con Kuwait porque España favoreciese una intervención en la Guerra del Golfo o porcentajes de la compra de barriles de petróleo a Arabia Saudí, incluso antes de su llegada al trono. "Desde Jorge Verstrynge hasta Jaime Peñafiel lo han dicho públicamente y han hablado de las comisiones, pero no hay publicada información que lo demuestre", lamenta San Juan. "Y como la mayoría parlamentaria, es decir, la suma de Partido Popular y Partido Socialista siguen empeñados en proteger al Rey haya hecho lo que haya hecho, no tenemos manera de saberlo, así que especular es casi una obligación. Pero insisto, yo no pretendo ofrecer ninguna verdad alternativa a la oficial, sino plantear dudas".

Curiosamente, uno de los primeros personajes en aparecer en la ensoñación real es el de Juan Luis Cebrián. "El respaldo popular a la Monarquía se construye desde los medios de comunicación, desde Televisión Española, para empezar, que bien conocía Adolfo Suárez, porque había sido el director, y luego desde los grandes grupos de comunicación progresistas y conservadores. ‘El País’ ha sido fundamental a la hora de construir un relato que convierte al Rey Juan Carlos no ya en un personaje positivo, sino necesario para la democracia española. Afirmando en editoriales que la Monarquía es necesaria para la estabilidad de la democracia española, lo que nos condena a una minoría de edad eterna. Necesitamos un tutor al cual no elegimos para no desmandarnos. Un tutor cuyo tutor fue Franco", sentencia.

Extracto de la cartelería de 'El rey'
Extracto de la cartelería de 'El rey'

Porque la película plantea que el gran éxito de la Transición es haber generado una sensación de cambio pacífico, a pesar de que "la principal línea de fuerza de continuidad del franquismo y la democracia posterior es el mantenimiento de una minoría social que controla los recursos comunes que es la misma antes y después de la muerte de Franco". "Además, ahora se criminalizan absolutamente las propuestas que llegan de la calle. El independentismo catalán ha sido para el Estado español la excusa perfecta para acabar con el 15M, creo yo, para acabar con todo lo que sea presencia ciudadana en la calle, movilizaciones populares, construcción de alternativas desde abajo… Y aquí va otra frase literal del Rey: 'Hace falta un cambio, pero tiene que ser controlado desde arriba'. Lo dijo abiertamente, porque lo cree así, porque no cree en la democracia ni cree en el gobierno colectivo. Como mucho en el despotismo ilustrado de 'todo para el pueblo pero sin el pueblo'".

San Juan: "Aquí va otra frase literal del Rey: 'Hace falta un cambio, pero tiene que ser controlado desde arriba'"

En uno de los delirios del Rey, la voz en 'off' de San Juan recuerda el procedimiento a seguir tras la muerte de un monarca hasta el entierro en el panteón del Monasterio de El Escorial, donde sólo queda hueco "para un cuerpo más". ¿Podría sobrevivir España sin la Monarquía, cuando ésta a su vez sostiene, según muchos, la unidad del país? "Yo afirmo sin ningún pudor que amo profundamente España. Pero eso, para mí, no tiene que ver ni con la bandera ni con el himno ni mucho menos con las estructuras institucionales". "Aquí el problema es que hay todo un entramado en el que confluyen el poder económico y su deuda con la dictadura, la Monarquía, los dos grandes partidos de estos últimos 40 años. Entonces, supongo que les da pavor quitar una pieza. Pero supongo que también desde los centros de poder económico estarán pensando cómo librarse de la Monarquía, porque para ellos puede ser un problema. Porque hay razones objetivas que pueden generar en la gente un rechazo y el capitalismo puede funcionar perfectamente bien con un presidente de la República, como pasa en Francia o Alemania". Pensar en el fin de la institución "es un símbolo y una predicción de futuro, como la que hace Jaime Peñafiel, que es más optimista y no le da más de seis u ocho años a la Monarquía. Yo en esto sigue lo que diga Peñafiel".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído