anuncian su primer disco para 2019

Carolina Durante: "Me la suda que piensen que somos niños pijos de derecha"

El grupo, nacido en La Moraleja, saltó a la fama con su tema 'Cayetano' y ha logrado tocar el festivales de la magnitud del Mad Cool

Foto: Carolina Durante en una imagen del pasado abril. (Efe)
Carolina Durante en una imagen del pasado abril. (Efe)

Son el grupo de moda, el nombre pujante en los festivales de verano. Viven un momento dulce, pero saben reírse de las noches complicadas, por ejemplo su participación en Mad Cool 2018. "Esperamos que la organización mejore con el tiempo", afirma Diego, cantante. "Tuvimos bastantes problemas simplemente para llegar. Diego y Juan estuvieron dos horas con el coche dando vueltas porque en la organización no sabían donde tenían que aparcarlo. Fue una maldita locura”, amplía Martín, bajista. La cosa no se enderezó hasta que comenzó a sonar la música. "El concierto fue la hostia, con mucha más gente de la que la que esperábamos, sobre todo porque a los veinte minutos empezaba Pearl Jam", recuerda Martín. "Además peña cantando y bailando todo el rato", añade Diego. Este grupo madrileño, muy vinculado a la tradición pop-rock de Malasaña, nos cita en un bar emblemático de la zona, el Pepe Botella.

¿Cuál ha sido su mejor concierto de la temporada? "El que más ha desbordado nuestras expectativas fue el del BBK Live de Bilbao. Sobre todo porque tocábamos a las seis de la tarde, con toda la solana, en el escenario más pequeño. Además es un festival donde no se puede ir y volver fácilmente del cámping, así que el público hizo un esfuerzo por vernos. Salimos a tocar y la gente estaba supermotivada, como si les hubieran regalado droga en la puerta. La cosa terminó con invasión del escenario durante 'Cayetano'. Tuvieron que cortarnos el sonido para que el tumulto no se desmandara. La gente terminó cantando a capella y los técnicos asustados por el peso que había sobre el escenario", explican. Qué bonito todo, ¿no?

Pop y juventudes nacionales

La canción que mencionan, 'Cayetano', es uno de los grandes himnos de 2018. Se trata de una parodia del pijerío actual, niños de clase alta desfasados, con la agenda rebosante de contactos y padres con chalé en el centro (un barrio que conocen, ya que allí se formó el grupo). "Mucha gente se cree que las letras son sinceras. Pasaba más al principio porque algún periodista no lo entendió y nosotros, para reírnos, le dábamos titulares que encajasen en su visión. Venían sin investigar al grupo, ni se atrevían a preguntar si era en serio lo de reivindicar el orgullo de clase alta", admite Diego. "El vídeoclip de 'Cayetano' también juega a eso, aunque con referencias para quien quiera darse cuenta. Grabamos en una mansión de La Moraleja, pero cuando abro la nevera está llena de Chipys, que es la cerveza más cutre y marranera del mundo. Luego sale alguien mirando un vinilo de Bosé, pero también se ve un disco de Los Nikis, ‘Marines a pleno sol’. Cierta gente se quedó solo con que éramos pijos", lamenta Martín.

Mucha gente se cree que las letras son sinceras

Salen a relucir Los Nikis, una de sus referencias fundamentales. El grupo de Algete también iba de irónico, pero en los años ochenta su himno nacionalista 'El imperio contraataca' fue cantado brazo en alto en los cierres de la discoteca Jácara. "La gente de nuestra generación también hacía lo mismo en las sesiones light de Pachá", apunta Martín. "Yo lo he visto en fiestas de pueblo, sonaba la canción y cierta gente hacía el saludo fascista", remata Diego. ¿No le preocupa que alguno de sus estribillos acabe convertido en en himno eufórico de jóvenes prosistema? "Mucha gente sigue pensando que somos niños pijos de derecha, pero me suda los cojones. Ojalá tuviera yo una choza en La Moraleja. Me da igual", concluye Diego.

La muerte de las guitarras

Carolina Durante, insistimos, están de moda. Por fortuna el grupo tiene la suficiente inteligencia como para darse cuenta de que su estilo musical ha perdido centralidad desde los tiempos legendarios de la Movida y el apogeo hípster de los dosmiles. "Las guitarras están muriendo, ahora mismo solo les salva el fenómeno festival. A mí me gusta el reguetón y la electrónica, pero sí me rechazase el sector indie me pondría triste, ya que yo soy ese tipo de público. Sería como si yo mismo me repudiara como oyente. Pero, vamos, las guitarras estaban acabadas entre el público joven. Cualquier trapero lamentable tiene decenas de miles de visitas más que un grupo de nuestro rollo", razona Diego.

Cualquier trapero lamentable tiene decenas de miles de visitas más que un grupo de nuestro rollo

Sigue Martín: "Yo también me apunto al reguetón o a quedarme bailando techno minimal hasta las siete de la mañana en un festival. Eso no quita para que diga que ojalá las guitarras no mueran y vayan a más. Me gusta mucho ver que hay público joven en nuestros conciertos". Ambos hablan como quitando hierro, una actitud que empapa toda la actividad del grupo. "Carolina Durante nació como hobby y debe ser algo para divertirnos y hacer lo que queremos. Somos muy conscientes de que los grupos tienen fecha de caducidad", resume Martín. Diego estudia Inef y Martín quiere dedicarse al teatro.

Malasaña y Pocoyó

Los chicos se ríen incluso cuando recuerdan sus noches más aciagas. "El peor sitio donde hemos actuado fue un festival en Santander. Todo muy triste: compartíamos cartel con una chavala de 'La Voz', una banda que hacía canciones de Pocoyó y Taburete. Por lo menos esperábamos mil personas, pero luego ni eso", dice Diego. "Además el día anterior había caído una chupa de agua que había dejado todo embarrado", completa Martín. De repente, se dan cuenta de que han dicho una palabra que les puede traer problemas. "Por favor no pongas un titular de Taburete, te acuchillo", amenaza Diego en broma. Se quejan de la costumbre de la prensa de buscar respuestas que incluyan el nombre del grupo de Willy Bárcenas para jugar al 'clickbait'. "Yo les estuve viendo en Santander y no tienen nada que ver con nosotros. Los dos usamos guitarras, pero ellos dan el típico espectáculo rockero, mirándose con gesto de intensidad, nosotros pasamos de eso", apunta Martín. Unos son un grupo para las listas de ventas y otro para los clubes para obsesos del pop oscuro y sarcástico. Carolina Durante son más de Pony Bravo, Los Ganglios y Los Punsetes, mientras Taburete tiran por Café Quijano y similares.

¿Qué guarda el futuro para este grupo pujante? De momento, más gloria festivalera, un concierto de regreso a casa el 14 de diciembre en la sala But y su esperado primer álbum a comienzos de 2019. Nadie puede quitarles el triunfo de 'Cayetano', una las canciones que definen 2018. Eso no significa que sea su mejor pieza, honor que seguramente recae en 'La noche de los muertos vivientes', donde describen las neurosis de los fiesteros de Malasaña. "La noche ha estado bien hasta que ella ha aparecido/ te juro, ha estado bien, pero creo he recaído/ y cuando llega el fin todo es puro pesimismo/ que si el tiempo perdido, que si el odiarse a uno mismo/ bajando Corredera cuando me cruzo a Dionisio/ me dice de ir a un after, creo que está poseído". Las guitarras y ritmos tipo The Jesus & Mary Chain envuelven unos versos con los que se pueden identificar al menos tres generaciones de modernos madrileños. Los sociólogos del futuro seguramente sepan sacar partido a este himno.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios