Es noticia
Menú
La Transición contada por los macarras
  1. Cultura
Un fantasma recorre España

La Transición contada por los macarras

Artistas como El Coleta, Pablo Hásel y Los Ganglios, entre otros, contestan la versión histórica oficial, derramando ironía o bilis sonora

Foto: Adolfo Suárez con su gobierno
Adolfo Suárez con su gobierno

Un fantasma recorre España: el rechazo al consenso sobre una Transición modélica, contada por Victoria Prego con voz engolada, al estilo de Los Osos Amorosos. De repente, fuerzas políticas opuestas, que se había enfrentado ferozmente, se dan cuenta de que lo mejor para todos es fundirse en un abrazo telettubie amnésico. ¿Cada vez cuela menos este cuento de hadas? Desde los años ochenta, la mayoría de los músicos populares en España han preferido no tratar cuestiones sociales o políticas, pero en los últimos años afloran las referencias al asunto, con registros caústicos, cuando no demoledores. Así suena la Transición, contada por nuestros letristas más despiadados:

'Contad los muertos' (El Coleta)

'Contad los muertos' (El Coleta)

Este rapero de Moratalaz, que mezcla humor con rimas crudas, es autor del retrato mas potente de la época, centrado en su lado oscuro. “Nuestros viejos eran de izquierda/ les robaron los sueños, ¿en qué quieres que crea?/ Nuestros abuelos perdieron la guerra, hoy algunos aún están en cunetas/En el 78 se cambiaron chaquetas, de la DGS a la “poli” secreta/ De rojeras y puño, a “progre” y pureta/ Greñas y pana por canas y etiqueta”. Su relato llega hasta la recta final del siglo XX: “En los noventa, sin curro y sin pasta/ de Cobi y Curro pagamos la cuenta/ Droga de diseño reinaba en la pista, alguno del barrio se quedó en la fiesta”. Más recientemente, publicó el tema 'MOvida madrileña', que contiene un lema que rompe el termómetro cafre: “De Madrid al cielo, pregunta a Carrero”. Otro retrato a contrapelo de la presunta Disneylandia hedonista del Madrid de los ochenta:

'La rave del neoliberalismo' (Pablo Hasél)

'La rave del neoliberalismo' (Pablo Hasél)

Este rapero ilerdense, procesado por la Audiencia Nacional, vuelca todo su veneno en las primeras frases, arremetiendo contra todo lo que se mueve: “Esos coroneles franquista perreando/¿Cuándo vamos a cenar al restaurante de Interlobotomía?/ La “rave” de la monarquía es eterna/Vaya party, eh, cabronazos, no me extraña que os den derrames cerebrales/ Ese “Maricha” volcando pura sin corte, como mis letras, esa Leti rechulona…”. Todo esto ya en la intro, antes de que empiecen las rimas de verdad. La tesis, obviamente, es que la Transición fue un triunfo de las élites, cuyo poder se ha prolongado hasta nuestros días: “Si no cumplen ni su tramposa Constitución/¿Dónde libertad de expresión? ¿Dónde digna vivienda?/Si no hay un solo canal de izquierdas, son capitalismo los progres de mierda de La Sexta/ La multinacional mintiendo sobre Venezuela, pagados por Repsol, normal que les escueza/ Utilizando el humor para distorsionar la realidad/ Buenafuente es un histrión, sin más inquietud que cobrar”. Hasél haciendo amigos.

“Revisionismo o barbarie” (Los Chikos del Maíz)

'Revisionismo o barbarie' (Los Chikos del Maíz)

Sin duda, la canción más bruta de la historia del hip-hop español. Empieza recordando la continuidad entre dictadura y monarquía, en una breve y elocuente introducción: “No cambiar de reyes, sino no tener ninguno: ni el padre, ni el hijo, ni el espíritu de Franco, que anida en ambos”. Sigue un sampleo de Pablo Iglesias: “Como decía Robespierre, castigar a los opresores es clemencia, perdonarlos es barbarie”. El dúo valenciano se pasa ocho pueblos, insultando sin mucho fundamento a intelectuales igualitarios como Santiago Alba Rico o al movimiento antiglobalización en bloque. Pero todo esto suena light al lado de frases como “Sostres, el de El Mundo, la chupa por medio gramo” o “Joder, qué heavy, Rosa Díez se masturba pensando en Otegi”. Una historia alternativa de los últimos cuarenta años, puesta de rabia, delirio y speed.

'El héroe de la Transición' (Los Ganglios)

'El héroe de la Transición' (Los Ganglios)

Este grupo extremeño, tirando a inclasificable, suena como una mezcla de artistas de culto como Derribos Arias o Beef y un gafapasta que acabara de descubrir el eurobeat de Technotronic. En ‘Cataclismo electoral’ (2011), su trabajo más explícitamente político, desatan toda su mala baba y poesía críptica, arropada por un mantra irónico, que dice “El héroe de la Transición, se parece al ciudadano de a pie/ Se hizo famoso rebozando a muchos monstruos peligrosos”. Se trata de una clara alusión al tópico que dice que quien manejó el paso a la democracia fueron los propios españoles (esa coletilla de “decidimos dotarnos de una Constitución”, como si no hubiera sido cocinada “desde arriba”). En el mismo trabajo, se incluye la canción “Los cojones pares”, rebosante de bromas sobre Santiago Carrillo y las anécdotas de la época le encantaba repetir al fallecido líder comunista.

'Esclavos del siglo XXI' (Gatillazo)

'Esclavos del siglo XXI' (Gatillazo)

Evaristo Páramos ha sido el gran poeta de la insumisión política en España. Por algo, durante las protestas del 15M, muchos manifestantes se ponían a cantar su himno “Ellos dicen mierda, nosotros amén” (La Polla Records). Su nuevo grupo, Gatillazo, conserva el mismo voltaje expresivo de siempre. Basta ver los versos de arranque de esta canción, donde explica lo poco ha avanzado la situación del español medio desde la muerte de Franco: “Un trabajo de mierda, una casa pequeña/ Un amor aplastado, por impuestos y deudas/ Unos niños preciosos, creciendo en la escuela/ La vida de los esclavos, en el siglo XXI”. Que todo cambie para que todo siga igual.

Posdata

Podrían citarse más letras que cuestionan el relato oficial de la Transición, desde la exitosa 'Papá, cuéntame otra vez' (Ismael Serrano) hasta la brutal 'Et In Arcade Ego', del rapero asturiano Arma X, pasando por 'El político neoliberal', de los sevillanos Pony Bravo. Algunas, incluso, se hicieron en tiempo de La Movida, como la desoladora 'Tiempos nuevos, tiempos salvajes', de Los Ilegales. El criterio de selección ha sido quedarse con las más explícitas al citar nombres, lugares y situaciones. Tal vez los sociólogos del siglo XXII puedan encontrar útiles estás letras para hacerse una idea de lo que realmente ocurría en nuestro país, al margen del discurso oficial de políticos, historiadores y telediarios.

Un fantasma recorre España: el rechazo al consenso sobre una Transición modélica, contada por Victoria Prego con voz engolada, al estilo de Los Osos Amorosos. De repente, fuerzas políticas opuestas, que se había enfrentado ferozmente, se dan cuenta de que lo mejor para todos es fundirse en un abrazo telettubie amnésico. ¿Cada vez cuela menos este cuento de hadas? Desde los años ochenta, la mayoría de los músicos populares en España han preferido no tratar cuestiones sociales o políticas, pero en los últimos años afloran las referencias al asunto, con registros caústicos, cuando no demoledores. Así suena la Transición, contada por nuestros letristas más despiadados:

Música Rap
El redactor recomienda