TODO DEPENDE DE TU GRUPO SANGUÍNEO

Adelgazar según tu tipo de sangre: así funciona esta dieta

Este plan alimenticio es uno de las más populares en la actualidad porque no es generalizado sino que se centra en estar personalizado para cada individuo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La dieta keto, la hormonal, la 16:8, la paleo, la mediterránea... Cada año un experto asegura que su plan alimenticio es el mejor y te ayudará a perder muchos kilos y mantenerte en el peso ideal en poco tiempo. Pero, ¿cuál funciona realmente? ¿Son los regímenes demasiado generales? Lo cierto es que no todos funcionan de la misma manera: cada persona es diferente y los beneficios de unos alimentos y otros no afectan igual.

¿Y si hubiera una personalizada? Los nutricionistas aseguran que esa es la clave para que una dieta funcione de verdad. Gracias a la creciente popularidad de la nutrigenómica (decodificando las necesidades nutricionales en función de los genes) y un enfoque en la creación de hábitos alimenticios saludables basados ​​en el estilo de vida y preferencias, los regímenes ya no son como antes.

La verdad es que no todos son aprobados por los expertos. ¿Qué plan alimenticio no causa controversia? Al final, ponerse de acuerdo, es bastante difícil. ¿Qué pasa con la dieta del tipo de sangre? Es simple: al igual que los genes influyen en el peso y en la capacidad del cuerpo para procesar ciertos alimentos, también lo hace, en teoría, el grupo sanguíneo. Pero los críticos han sido muy francos acerca de la falta de investigaciones que respalden esta afirmación, algunos incluso lo han llamado "fraude". Entonces, ¿en qué consiste exactamente?

¿Qué debes comer tú?

El planteamiento se basa en la teoría de que cada tipo de sangre representa ciertos rasgos genéticos de los antepasados en lo relativo con la evolución de la humanidad. Nació hace algo más de dos décadas de la mano del doctor Karl Landsteiner, quien descubrió los cuatro grupos sanguíneos: A, B, AB y 0 y ganó el Premio Nobel de Medicina en 1930.

A pesar de la falta de evidencias, hay elementos que están respaldados por la ciencia como las recomendaciones basadas en verduras

Posteriormente, fue su hijo, Peter D’Adamo el desarrolló la dieta. Tal y como él mismo señala, el régimen ideal para cualquier persona depende de cuál sea su grupo sanguíneo. Se trata de una característica que hace que el organismo necesite mayores o menores cantidades de determinados nutrientes. "Las personas con sangre tipo A están más predispuestas a padecer enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes. Es por eso que deben centrarse en una dieta vegetariana con alimentos frescos, puros y orgánicos que sobrecarguen su sistema inmunológico", afirman las investigaciones de D'Adamo.

Los que son del grupo 0 mejoran con proteínas animales porque tienen una capacidad muy bien desarrollada para digerir alimentos con estos nutrientes y grasas. Los que forman el tipo B deben evitar el pollo, el maíz, el trigo, el trigo sarraceno, las lentejas, los tomates, los cacahuetes y las semillas de sésamo, y tomar más vegetales verdes, huevos, lácteos bajos en grasa y carnes como el cordero o el venado. Y por último, los AB, tendrían que eliminar la cafeína, el alcohol y las carnes ahumadas o curadas y concentrarse en el tofu, los mariscos, los lácteos y los vegetales verdes para bajar de peso.

¿Qué hacer?

"La premisa de esta dieta es interesante porque no recomienda exactamente los mismos alimentos a todo el mundo", afirma Kris Sollid, director senior de comunicaciones de nutrición de la Fundación del Consejo Internacional de Información Alimentaria. "Cualquier plan te puede hacer adelgazar, pero está relacionado con la cantidad de calorías que consumes, tu edad y lo activo que eres", añade.

Sin embargo, una revisión de 2013 publicada en el 'American Journal of Clinical Nutrition' concluyó que "actualmente no existen evidencias para validar los supuestos beneficios para la salud de las dietas de tipo sanguíneo". Al año siguiente, un nuevo estudio exploró si esta dieta podría mejorar los marcadores de salud asociados con la enfermedad cardíaca y la diabetes. Después de analizar los datos de más de 1.400 pacientes, los investigadores descubrieron que apegarse a ciertas recomendaciones según el tipo de sangre tenía efectos positivos.

La dieta del tipo de sangre es simple: al igual que los genes influyen en el peso para procesar ciertos alimentos, también lo hace el grupo sanguíneo

Además, una investigación de 2018 publicada en el 'Journal of Nutrition' descubrió que no tuvo ningún impacto significativo en la salud de los adultos con sobrepeso. A pesar de la falta de evidencias, hay elementos que están respaldados por la ciencia. Por ejemplo, las recomendaciones basadas en verduras para la sangre tipo A tienen ventajas para cualquiera. De acuerdo con la American Dietetic Association, las dietas vegetarianas son ricas en nutrientes y bajas en calorías, lo que puede ayudar a prevenir ciertas enfermedades y conducir a un menor peso corporal, pero independientemente del tipo de sangre.

Inconvenientes

"Desde el punto de vista nutricional, cualquier dieta que sea restrictiva y defienda la eliminación de grupos de alimentos completos tiene el potencial de ser deficiente en algunas áreas", asegura Sollid. " Las recomendaciones enumeradas para cada tipo de sangre nunca deberían prevalecer sobre otras medidas comprobadas de salud", añade.

En otras palabras, no te preocupes por tu grupo mientras te preparas la comida. "Céntrate en un plan que tenga todos los nutrientes: proteínas magras, frutas frescas, granos integrales y verduras. Esta es una excelente manera de sentirse bien con uno mismo y adelgazar", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios