depresión o problemas en la piel

¿Carencias y posibles dolencias de seguir una alimentación vegana? Esta es la solución

Seguir este tipo de alimentación supone poner más cuidado en las proporciones que ingerimos para evitar causar a nuestro organismo una serie de dolencias

Foto: Un hombre disfrutando de una ensalada en un restaurante (iStock)
Un hombre disfrutando de una ensalada en un restaurante (iStock)
Autor
Tiempo de lectura3 min

La dieta vegana puede ser una opción a tener en cuenta para adelgazar y también es un estilo de vida para muchos. No obstante, tiene sus contraindicaciones y, para que nuestro organismo no eche de menos ningún nutriente esencial, hay que llevarla a cabo de la manera correcta.

La mayoría de los nutrientes importantes que se encuentran en la carne, el pescado, los huevos y los productos lácteos se pueden hallar en los alimentos vegetales, pero se requiere de cierto equilibrio, disciplina y puede ser más costoso para nuestros bolsillos.

Llevar una dieta vegana, si no se tienen ciertas precauciones y se realiza con cierto equilibrio, puede tener consecuencias para nuestra salud: desaparición de la menstruación, menopausia temprana, depresión o problemas en la piel son algunos de los indeseables efectos secundarios.

Peligros para ellas

Jennifer Bowden, una popular nutricionista de Nueva Zelanda, ha contado en Noted cómo pueden solucionar los veganos algunas de sus principales carencias nutricionales, con el fin de evitar que nuestro organismo sufra las consecuencias.

Depresión o problemas en la piel son algunos de los indeseables efectos secundarios

Uno de los elementos de los que adolecen las personas que no toman carne, pescado, huevos o leche es la llamada proteína completa, que contiene una proporción adecuada de cada uno de los nueve aminoácidos esenciales necesarios en la dieta humana.

Para solucionarlo, Bowden recomienda la combinación de alimentos vegetales específicos provenientes de arroz, semillas, nueces y legumbres. A partir de estos, y comiendo la gama más amplia posible de otras frutas y verduras, los veganos pueden obtener todos los nutrientes principales y mantenerse perfectamente sanos.

Es más difícil obtener dos de los ácidos grasos Omega 3 esenciales, que se encuentran principalmente en los mariscos: el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA). Están presentes en algas y en la moringa (planta de origen indio), pero son muy costosos y difíciles de conseguir.

Menos hierro y calcio

Para incluirlos en nuestra dieta, la mejor apuesta es tomar aceites vegetales de semillas de lino, nuez, soja o canola. Aunque no contienen DHA o EPA, tienen ácido alfa-linolénico (ALA), que nuestro organismo puede convertir en los otros dos ácidos grasos, aunque no de manera tan eficiente.

Para realizar una dieta vegana hay que tener cierto equilibrio, disciplina y... preparar el bolsillo

El otro nutriente que pueden echar de menos los veganos es la vitamina B12, que sólo puede ser consumido dentro de las reglas veganas como un suplemento dietético o a través de alimentos procesados artificialmente, como leches vegetales, extractos de levadura o cereales para el desayuno.

La falta de calcio, que no está tan disponible en alimentos vegetales como lo está en la carne y los lácteos, puede ser “sustituido” a través de suplementos, como el yodo. Igualmente, la deficiencia de hierro puede ser factor de riesgo en mujeres jóvenes que lleven su dieta vegana de manera muy estricta.

Añadir alimentos ricos en vitamina C, como los cítricos o el kiwi, a las comidas donde la fuente de hierro sean las lentejas, las judías o los frutos secos hará que el hierro sea más fácilmente absorbible. Al mismo tiempo, sería prudente evitar beber té y café o comer salvado en dichas comidas, ya que tienen sustancias químicas que inhiben la absorción de hierro.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios