EL CAMINO HACIA EL ÉXITO

5 técnicas definitivas para perder peso y sentirse mejor sin sufrir ni obsesionarse

Por mucho que lo intentes y te lo propongas, si no usas la inteligencia y conoces de primera mano cuáles son los entrenamientos más efectivos, todo será en vano

Foto: No hay recetas mágicas para adelgazar, la constancia es el mejor método. (iStock)
No hay recetas mágicas para adelgazar, la constancia es el mejor método. (iStock)

Cada vez está más cerca el verano y a muchos les entra el agobio por alcanzar un peso ideal con el que lucir cuerpazo en las piscinas y playas de nuestro país. La época de la operación bikini ha arrancado y los rezagados ya están en busca de la manera más rápida de dejar atrás los kilos de más. ¿Cuál es la estrategia por la que has apostado?

Al final todo se reduce a realizar actividad física y seguir una dieta saludable, rica en fibra y alejada de las grasas trans o el azúcar, que tanto daño hacen en el organismo. Y, por supuesto, acabar con los malos hábitos como fumar o beber, lo cual no solo es esencial para que nuestro plan de adelgazamiento llegue a buen puerto, sino para la salud en general.

Desayunar bien es uno de los hábitos que siguen todas las personas que han logrado adelgazar y mantener el peso

Muchas veces no solo basta con disponer de una gran fuerza de voluntad. También es necesario conocer de primera mano cuáles son las técnicas más efectivas para perder peso. Por ello, la revista 'Health24' ha recopilado las voces de algunos de los mejores expertos en lo que se refiere a adelgazar y los ha resumido en cinco trucos que veremos a continuación.

Reduce las porciones

Para adelgazar, es imprescindible controlar la cantidad de comida que tu cuerpo ingiere. No hace falta obsesionarse y contar cada caloría. Tan solo basta con reducir el tamaño de los platos que vayas a usar. Sí, en sentido literal, lo muy grande o pequeña que sea la vajilla sobre la que descansa la comida puede ser un gran factor psicológico para que no cargues el estómago en exceso. Un estudio de la Deakin University comprobó que las personas que comieron en platos más grandes ingirieron un 44% más que los que lo hicieron en platos de la mitad de tamaño.

Desayuna adecuadamente

Muchos profesionales del mundo de la dietética apuestan por desayunos completos que nos recarguen las pilas para el resto de la jornada y con el fin de no caer en los snacks entre horas. "A largo plazo, seguir un horario de comida regular, sobre todo el desayuno, es una estrategia realmente útil para perder peso", observa Claire Collins, profesora de nutrición en la Universidad de Newcastle, en Australia. "Desayunar bien es uno de los hábitos que siguen todas las personas que han logrado adelgazar y mantenerse en el peso correcto".

Es esencial que seas consciente de lo positivo que resulta llevar un estilo de vida saludable más allá de cumplir tus propósitos de adelgazamiento

Lo mejor es apostar por una primera comida del día sana, completa y equilibrada: una buena taza de café (si eres hipertenso puedes sustituirlo por té), lácteos (leche o yogur), un buen zumo natural de naranja exprimido o bien una o varias piezas de frutas, unos huevos fritos para recargar tu nivel de proteínas y disponer de energía para el resto del día, y una adecuada porción de hidratos de carbono (tostadas, cereales, copos de avena) serán la clave para mantenerte saciado para el resto de la jornada.

Duerme bien

Aunque no lo parezca, un sueño reparador puede ser más efectivo que muchos planes de adelgazamiento. Un estudio de la revista 'Nature Communications' descubrió que las personas que solían dormir del tirón toda la noche y se sentían descansadas al levantarse preferían alimentos más saludables que aquellos que no, los cuales eran más propensos a decantarse por la comida basura.

Para gozar de una noche plácida, lo mejor que puedes hacer es evitar el alcohol, cenar copiosamente o demasiado tarde y, sobre todo, no exponerte a la conocida como "luz azul", es decir, desconectar los dispositivos electrónicos antes de apagar la luz para "planchar la oreja". En su lugar, sírvete de un buen libro, no solo te ayudará a coger el sueño más rápidamente, sino que encima activará tu mente para que el tránsito al mundo de Morfeo sea aún más fácil y placentero.

Haz ejercicios de intervalos

Lo mejor de este tipo de entrenamiento es que no necesitas disponer de una gran cantidad de tiempo libre para realizarlos. Normalmente suelen durar entre 20 y 30 minutos, y consisten en alternar fases de alta intensidad física con un ejercicio más moderado. Además, provocan un consumo de oxígeno excesivo durante y después de realizarlos, lo que significa que tu cuerpo quema calorías incluso después de haber terminado.

No te obsesiones con la báscula

"Aprende a disfrutar del ejercicio físico y la alimentación sana, no solo de cara a perder peso, sino como algo que verdaderamente tu cuerpo quiere y necesita", afirma el psicólogo y dietista Glenn Mackintosh, en 'Health24'. Es esencial que seas consciente de lo positivo que resulta llevar un estilo de vida saludable más allá de cumplir tus propósitos de adelgazamiento, por lo que no repares demasiado en la báscula o acabarás frustrándote. Puedes percibir la pérdida de peso a través de otros parámetros que no son tan matemáticos, como por ejemplo si tus pantalones quedan más flojos, subes las escaleras sin cansarte demasiado o te sientes más vivo y con mucha más energía.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios