Conseguirlo está en tu mano

El 'reto Willy' para adelgazar: así ha cambiado mi cuerpo en 60 días

Nadie ha dicho que perder peso sea fácil. Si tienes ganas y le pones empeño podrás conseguir la apariencia que quieras. Esta es mi historia

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.

Queridos lectores influyentes de El Confidencial, cada mañana acudo a vosotros con temas sobre pérdida peso y adelgazamiento, nuevas dietas, rutinas de entrenamiento e infinidad de cosas que debéis hacer para gozar de una buena salud. Normalmente suelen ser casos de personas extranjeras que han conseguido dejar atrás todos esos kilos que les sobraban, todo un ejemplo de superación.

Hoy os traigo a alguien más cercano y que lo ha vivido en sus propias carnes: yo mismo. Como redactor de nutrición, salud, sexualidad y otros temas variados, creo que después de haber hecho infinidad de artículos sobre esto, tenía que predicar con el ejemplo. En abril de 2017 decidí que mi vida debía cambiar. Con 26 años pesaba 90 kilos, ¿cuánto más iba a subir si seguía así? Nunca he sido una persona obesa o al menos no lo parecía. Lo que estaba claro es que mis hábitos diarios no eran los correctos: comía a deshoras, no desayunaba ni hacía deporte y no me importaba qué cenar o almorzar.

Es cierto que mis horarios nunca han sido normales. Había trabajado de noche y estudiado a la vez durante muchos años y dormía bastante poco, lo que me condujo a descuidar mi alimentación. Ya había intentado ponerme a dieta otras veces y había logrado perder algunos kilos, pero lo acababa dejando y recuperándolo todo de nuevo. De año en año fluctuaba bastante, pero nunca había llegado a pesar tanto como aquel mes del año pasado. Creo que soy una persona con bastante fuerza de voluntad, pero la pereza podía conmigo.

Cumple tus metas

No quiero engañar a nadie, me encanta comer. Salir con amigos a cualquier restaurante y pedir lo que me apetezca. Y eso a la larga, si no haces deporte diario, no es bueno para tu organismo. Aquella mañana me levanté y mi cabeza hizo click: ¿por qué quería ponerme a régimen si así era feliz? Pero ¿realmente lo era? No solo quería lucir buen cuerpo en la piscina y en la playa, quería estar bien de salud y cumplir una meta.

No te obsesiones con la báscula, pero si vas a pesarte, hazlo siempre a la misma hora y en ayunas

En muchas ocasiones me dolía la espalda, sobre todo a la hora de dormir, y eso cuando conseguía pegar ojo. Lograr descansar ocho horas a veces era imposible. A pesar de ser una persona enérgica siempre me sentía cansado y con pocas ganas de hacer nada de deporte. Recordé que había tenido un compañero de trabajo en una discoteca que era entrenador personal y experto en nutrición y decidí llamarlo.

Pensé que además de ayudarme, me obligaría a ir al gimnasio. Sí, yo también soy de los que se apuntaban una y otra vez, nunca iban y lo pagaban durante meses. Y sí, también de los que se lo proponía todos los días 1 de enero como propósito de Año Nuevo y jamás lo cumplía. Pero esta estaba tan concienciado que nadie, ni yo mismo, me iba a quitar la idea de la cabeza.

El reto

La primera reunión con Druny Williams (este es su perfil de Instagram), al que ya conocéis de otros artículos en los que colabora, fue para informarle de mis hábitos cotidianos, mis horas de sueño, horario laboral, alimentación y metas a cumplir. Lo primero de todo era llegar a mi peso adecuado con la estatura que tengo (1,70 cm) porque demasiado me hace parecer un tapón.

Tras aquella charla decidimos tener dos días a la semana haciendo ejercicio (con su apoyo) en mi gimnasio y un seguimiento de una dieta cetogénica. Tengo que decir que nunca he pasado hambre, pero en algunas ocasiones se ha hecho bastante monótona. Además de esos entrenamientos con él, semanalmente empecé a ir solo otros dos o tres días para hacer elíptica, cinta y bici, dependiendo de mis horarios: un total de 20 días al mes.

Esfuérzate.
Esfuérzate.

No voy a deciros que fue fácil porque no sería real. Cambiar de hábitos, hacer deporte y comer sano haciendo un régimen (por supuesto nada de comida rápida y azúcares) es algo que requiere mucho esfuerzo y concienciación. Solo si quieres hacerlo de verdad es cuando vas a conseguirlo, si flaqueas mucho, pierdes y vuelves a lo mismo de siempre. En esos meses también dejé de beber alcohol: nada de cañas con los amigos ni copas los fines de semana (tantas calorías vacías hacen que acumules mucha grasa de tu cuerpo).

No hay ningún secreto: dieta, ejercicio, mucho esfuerzo y, sobre todo, estar muy concienciado

Así que dos días entrenando con Druny (el nombre del reto viene de su apellido, se nos ocurrió en una de las rutinas para darle bombo en las redes sociales), una correcta alimentación y unos tres meses sin tomar bebidas espirituosas hicieron que adelgazara 17 kilos.

60 días

Tras haber llegado mi peso ideal con la altura que tengo, todavía quedaba mucho por hacer. Ya conseguía dormir bien y los dolores de espalda habían desaparecido, pero aunque hubiera perdido muchos kilos, había que tonificar músculos y definir. Estuve casi un año con un peso equilibrado y sin subir ni un gramo. Tras una vacaciones con unos amigos, los días de navidad y alguna fiesta que otra, cogí unos 4.

Es cierto lo que dicen que los primeros no cuesta bajarlos, pero los últimos una barbaridad. Además, debes lidiar con tus compañeros de trabajo cuando piden pizza, con los desayunos azucarados y tener fuerza de voluntad para no picar entre horas o saber qué comer cuando sales por ahí. Muchas veces se hace cuesta arriba, tu humor empeora en muchas ocasiones (pide paciencia a tus allegados), pero vale la pena. Miras hacia atrás y podrás sentirte orgulloso de lo que estás logrando.

Cara hinchada y grasa en el vientre vs 17 kg menos y proceso de musculación.
Cara hinchada y grasa en el vientre vs 17 kg menos y proceso de musculación.

En estos 60 días extra, la alimentación ha cambiado de nuevo: sigo tomando mucha verdura, carne y pescado a la placha, frutos secos, mucha agua, té verde y pocos carbohidratos. Además, hago cardio tres días por semana y tengo entrenamiento con pesas y otro aeróbico. Todavía me quedan 25 días de reto, pero ya he perdido 5 kilos, un total de 18, aunque es una verdad a medias. He adelgazado bastante más, pero he cogido peso muscular.

Querer es poder

No te obsesiones con la báscula. Hoy puedes pesar 70 y pasado mañana 73 sin haberte excedido. Puede ser por muchos motivos, ante todo relax. Pésate una vez a la semana y siempre a la misma hora y en ayunas. Os engañaría si os dijera que al principio no lo hacía a diario, pero hubo un momento en que le daba una importancia que no tenía porque no me estaba dando cuenta que el músculo también pesa y que lo estaba haciendo todo bien sin saltarme nada.

Los primeros kilos son más fáciles de quitar y la grasa del estómago lo que más cuesta. No te desanimes. Todos lo podemos conseguir

Incido mucho en el esfuerzo y la concienciación. Si quieres, puedes. Esto es un viaje solo de ida, no hay vuelta. Conseguir un hábito sano es lo mejor para llevar una vida saludable. En este reto que dura dos meses no hay de 'free', pero cuando lo termine y vuelva a la 'normalidad', hay uno en el que puedes tomar casi lo que quieras. El ansiado 'cheat meal', un día a la semana en el que puedes disfrutar de tu hamburguesa preferida o de unos buenos huevos fritos con patatas. Todo en su justa medida.

Debes tener una idea clara: si te saltas un día el reto o la dieta y crees que ya lo has perdido todo, estás equivocado. No pasa nada, si te caes, te levantas y al día siguiente le pones un poco más de empeño. De los errores se aprende, no te sientas culpable por haberte comido una galleta, un helado, un bollo o un plato que no entraba en tus planes. Lo hecho, hecho está. Haz un poco más de cardio al día siguiente y todo solucionado.

El 'reto Willy' para adelgazar: así ha cambiado mi cuerpo en 60 días

Debo decir que gracias a la paciencia y dedicación personalizada de Druny, voy por buen camino. Él me anima cuando tengo un día que no me apetece hacer los ejercicio o cuando me quejo porque echo mucho de menos comerme una lasaña o unas albondigas caseras. Me recuerda que una dieta equilibrada es lo mejor, siempre combinada con el ejercicio. Ahora es un poco más estricto por la meta que quiero alcanzar, pero normalmente si haces algún exceso y practicas deporte correctamente, estás haciendo una buena carrera. Y recuerda, sin esfuerzo no hay recompensa.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios