no desistas, tú puedes

Qué debes hacer para tener el vientre plano (y quitarte lo que te sobra)

Además de bastante poco sexy, la grasa abdominal también es peligrosa, lo que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades. Así es como puedes quitártela

Foto: Llegas tarde a la operación bikini. (iStock)
Llegas tarde a la operación bikini. (iStock)

La grasa abdominal es la más difícil de eliminar. Haces mucho ejercicio, comes relativamente bien, no cometes muchos excesos... pero aun así, los flotadores siguen ahí. El vientre es una de las áreas de nuestro cuerpo que más tiende a expandirse, afectando a la figura y, sobre todo, a la salud. No creas que solo es tu culpa, la genética también pone de su parte.

Si estás harto de esto y te preocupa poder sufrir alguno de los efectos secundarios, como los problemas cardiovasculares, pon atención a lo que puedes realizar para quitarte esos kilos de más que te están estorbando y lucir una figura de la que te sientas orgulloso.

Corta el azúcar

Comer demasiado, especialmente los refinados agregados para endulzar alimentos y bebidas, es un factor que contribuye al aumento de grasa abdominal. La glucosa y la fructosa son carbohidratos simples que se absorben rápidamente en el torrente sanguíneo y se metabolizan para liberar energía. Cuando hay una ingesta excesiva, se convierten en glucógeno y se almacena en el tejido graso.

Contrólate. (iStock)
Contrólate. (iStock)

Ingerir mucho azúcar también aumenta los niveles en sangre, lo que provoca que la insulina se libere en grandes cantidades y derive a una afección llamada resistencia a la insulina asociada con el síndrome metabólico. Eliminar todas las comidas y bebidas edulcoradas, incluidos los zumos, es una de las mejores cosas que puede hacer para perder grasa del vientre rápidamente. Aprende a disfrutar de pequeñas cantidades y de forma natural tomando fruta fresca, miel, dátiles o coco.

Come proteína

Es un macronutriente que realmente puede ayudar a combatir la grasa del vientre. Cuando ingieres mucha cantidad te mantiene con mayor sensación de saciedad durante más tiempo y reduce la hormona del hambre, la grelina, ayudándote a reducir el total de calorías que consumes en un día. Los alimentos ricos en estos nutrientes, de 20 a 30 gramos cada uno, también pueden ayudarte a quemar más lípidos aumentando la tasa metabólica del cuerpo.

El yoga y la meditación pueden ayudar a la pérdida de grasa, pero no tanto por el efecto físico de los movimientos como por su efecto relajante

Toma hasta tres comidas ricas al día para mantener el apetito y los antojos bajo control. Algunos de estos son las aves de corral, la carne magra, los huevos, el pescado fresco y otros mariscos, el requesón o el yogur. Incluye uno o más en cada plato del menú.

Evita el alcohol

¡Se llama tripa cervecera por una razón! Su consumo se ha relacionado durante mucho tiempo con la obesidad abdominal y puede echar por tierra fácilmente tus esfuerzos de adelgazamiento. El alcohol no solo tiene muchas calorías sino que es el combustible preferido del cuerpo, lo que quiere decir que cuando lo bebes, el resto de nutrientes que hay en tu comida son enviados a almacenar (sí, a tu barriga o posiblemente a tus muslos o trasero). También es conocido por reducir el autocontrol y las inhibiciones, lo que te conducirá a comer sin barreras y beber demasiado.

Toma más fibra

Añadir más en tu plan de alimentación, especialmente la soluble, que se encuentra en la avena, las semillas de chía, las legumbres, las verduras y las frutas, puede ayudar a reducir la acumulación de grasa en este área. La cáscara de psyllium es otra gran fuente de fibra y tiene cero calorías. Se hincha con agua, por lo que el contenido de tu estómago es mayor y conduce a una sensación de plenitud.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

También reduce la absorción de grasa de los alimentos al unirse con los ácidos biliares necesarios para la digestión. También se puede unir con los azúcares y otros carbohidratos retrasándolos o reduciéndolos en el torrente sanguíneo.

Bebe té

Tomar varias tazas al día puede ayudar a reducir la grasa de tu vientre. El verde es una gran opción, pero el té elaborado con las hojas de Camellia sinensis, como el oolong y el blanco sin fermentar, son igual de efectivos. Las catequinas que contienen aceleran el metabolismo y aumentan la quema de grasa al estimular el hígado, especialmente cuando se combina con el ejercicio.

Elimina el azúcar o tómala en cantidades muy pequeñas. Notarás un cambio drástico rápidamente

Otros quemadores de grasa son el de menta, que es conocido por su efecto supresor del apetito, y el rojo Rooibos, que tiene un flavonoide llamado Aspalathin que reduce el tipo de hormonas del estrés que promueven el aumento de peso.

Relájate

El yoga y la meditación pueden ayudar a la pérdida de grasa, pero no tanto por el efecto físico de los movimientos como por su efecto relajante. Varios estudios han relacionado los altos niveles de cortisol, la hormona del estrés, con el aumento de peso, particularmente en el área abdominal. Practica yoga durante al menos 20 a 30 minutos al día para obtener mejores resultados o comienza una práctica diaria de meditación.

Duerme bien

Cuando comprendas cómo la falta de sueño contribuye a la obesidad te darás cuenta de lo importante que es dormir bien todas las noches. El sueño regula la función endocrina manteniendo el equilibrio adecuado entre la hormona del hambre (grelina) y la hormona de la saciedad (lectina). La falta de esta aumenta el apetito, la resistencia a la insulina y el cortisol, la hormona del estrés, que contribuyen a la acumulación de grasa en el cuerpo. Asegúrate de tener al menos de 7 a 8 horas para descansar cada noche.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios