Quinoa y chía, ¿superalimentos o solo moda?: por qué y cómo tomarlas

En los últimos años encontramos más alimentos saludables en el supermercado. La quinoa y la chía son un buen ejemplo pero, ¿conoces realmente todas sus bondades?

Foto:

Son dos indiscutibles en las listas de superalimentos de cualquier guía de alimentación. No puedes presumir de vida sana si no las has incorporado ya en tu dieta. Tanto la quinoa como la chía son dos semillas casi milagrosas, pero sobre todo muy completas nutricionalmente hablando, y es casi imposible encontrarles una pega… ¿Sabes cuáles son todos sus beneficios?

Quinoa

A pesar de ser técnicamente una semilla, se la considera un pseudocereal, ya que se utiliza de forma similar a otros cereales. Sin embargo, que se haya puesto de moda no es casualidad. La principal razón es su alta cantidad de proteínas vegetales, ya que tiene unos 16 gramos de proteínas por cada 100 gramos.

Otra característica que ha dado tanta fama a la quinoa es su alto aporte de fibra, fósforo y ácido fólico. Por supuesto, también contiene una importante cantidad de vitaminas y minerales, y su proporción de hidratos de carbono y grasas es muy saludable.

La quinoa es tan buena que la pueden tomar todos los miembros de la familia: embarazadas, niños, deportistas e incluso celiacos, ya que no contiene gluten. Es recomendable para las personas que están haciendo dieta e incluso los diabéticos, ya que tiene un índice glucémico muy bajo. Los vegetarianos también están de suerte, no solo por la elevada cantidad de proteínas sino porque la calidad de estas es superior a las presentes en la carne y la leche.

Además de proteínas vegetales, la quinoa es fuente de fibra, fósforo y ácido fólico

2013 fue el Año Internacional de la quinoa según la FAO, y aunque todavía su uso no está completamente extendido, en los Andes nos llevan 7.000 años de ventaja, exactamente los que llevan consumiendo este ‘grano de oro’. De hecho, en la época de los incas era un alimento sagrado e incluso se utilizaba en medicina.

SI quieres incorporar este alimento a tu dieta y no sabes por dónde empezar, no te preocupes porque es muy sencillo. La quinoa tiene los mismos usos que cualquier otro cereal, aunque el preferido de la gente ‘fit’ es en ensaladas o tortillas. Lo normal es que la tomes cocida, un proceso muy sencillo (como el arroz).

Para cocinarla, tan solo tienes que hervir tres partes de agua con una de quinoa unos 10 minutos aproximadamente y después se deja reposar otros cinco. También puedes utilizar la harina de quinoa para hacer cualquier tipo de postre. Como ves, las opciones son infinitas, y cada vez es más fácil encontrarla en el supermercado, por ejemplo, la de la línea SOS Vidasania.

Chía

Si eres un amante de Instagram en busca de la vida sana, seguro que en más de una ocasión has visto apetitosos ‘smoothies’ o ensaladas con chía. No es ningún tipo de planta rara que se compre en la parte más alejada de Indonesia, ni otro invento moderno de los hípsteres. Estas semillas son uno de los pilares alimenticios fundamentales de la vida sana. Sus dos principales bondades (aunque hay muchas más) son el Omega 3 y la fibra.

Ya está muy extendida la importancia de consumir Omega 3 en la alimentación diaria básica para mantener el organismo saludable y luchar contra las enfermedades cardiovasculares (primera causa de muerte en España, según el Instituto Nacional de Estadística). El Omega 3 es el principal elemento que utiliza nuestro organismo para mantener unos niveles de colesterol adecuados, pero también disminuye la presión arterial y tiene función antiinflamatoria.

Si al gran aporte de Omega 3 que ofrece la chía le sumamos el de la fibra, se consigue un ‘superalimento’ enemigo principal del colesterol. Es, por tanto, una ayuda fácil y sencilla para cubrir todas las necesidades de nuestro organismo. Además, cuando las semillas de chía permanecen húmedas se vuelven gelatinosas, y esta cualidad evita aún más que el colesterol no pueda ser absorbido por el organismo. La chía también es rica en proteínas y baja en sodio.

Al igual que sucede con la quinoa, se recomienda para todo tipo de consumidores y no tiene contraindicaciones. Es especialmente beneficiosa para las embarazadas, que necesitan aportes extra de Omega 3 y fibra para evitar el estreñimiento, o para los vegetarianos y veganos que no consumen pescado azul (otra de las fuentes fundamentales de Omega3) y, por tanto, les ayuda a completar sus necesidades nutricionales.

Al igual que la quinoa, es muy sencillo tomar chía. Se puede aprovechar su forma gelatinosa dejándola en remojo para hacer batidos en forma de pudin, o se puede consumir en ensaladas, sopas, purés o incluso en yogur…

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios