¿te duele la tripa?

La clave alternativa para tener una buena digestión: esta es la técnica a seguir

La flatulencia y la acidez son síntomas habituales si no tenemos cuidado con lo que comemos. Para evitarlas debemos seguir una serie de normas

Foto: Más vale prevenir. (iStock)
Más vale prevenir. (iStock)

Una mala digestión te puede estropear el descanso nocturno, alargar infinitamente tu jornada laboral e incluso acabar con tus planes de ocio porque, directamente, no puedes ni caminar del dolor y la pesadez estomacal que llevas encima.

Después de una barbacoa, un cocido completo o una comilona en un restaurante chino, es bastante común que optes por la sal de frutas como postre. Pero, ¿qué se puede hacer para remediarlo? ¿Quieres tener el sistema digestivo en plena forma? ¿Cómo se pueden evitar los desagradables problemas intestinales que te hacen pasar las noches en vela o padecer durante la jornada laboral?

En los últimos años se ha puesto un mayor énfasis en la salud intestinal. Todo el mundo trata de cuidarse y mejorar sus problemas comiendo sano pero hay una técnica conocida que podría ser la clave para tener una buena digestión: el Tratamiento Osteopático Visceral (VOT).

En qué consiste

La osteopatía es una de las técnicas de la fisioterapia con mayor auge en los últimos años gracias a que proporciona al profesional un enfoque global de la salud, la enfermedad y el tratamiento de las patologías del aparato locomotor con un elenco que técnicas, maniobras y modos de abordaje tan amplios como efectivos. Dentro de la terapia manual osteopática existen tres grandes pilares en los cuales se sustenta: la estructural, la craneal y la visceral.

El tratamiento osteopático visceral se usa en personas con reflujo y estreñimiento y se realiza para aumentar la movilidad del intestino

Su base fundamental es el movimiento: toda estructura tiene una capacidad autónoma de moverse. Cada organización visceral posee la cualidad de moverse o de quedar restringida en su movilidad, lo que supone una perturbación en el equilibrio fisiológico del organismo, y una alteración del estado de salud del paciente. Un aspecto importante a tener en cuenta es que la biomecánica del diafragma influye de manera directa en la mecánica visceral y del mismo modo tiene repercusión en las demás estructuras pertenecientes a su mismo nivel metamérico.

El tratamiento consiste esencialmente en masajear el estómago (pero no te equivoques, no es una experiencia relajante). Por lo general, se usa en personas con reflujo o estreñimiento y se realiza para aumentar la movilidad del intestino. El objetivo de esta técnica es establecer una conexión entre el cerebro y el intestino, explica la doctora Iona Bramati a 'The Independent'.

La clave alternativa para tener una buena digestión: esta es la técnica a seguir

#ibccare Autism Clinic on Wednesdays at #ibccare #autismspeaks #autism #autismacceptance #autismawareness #osteopathicmedicine

Una publicación compartida de IBCcare (@ibccare) el

Proceso en desarrollo

La postura natural del cuerpo de cada persona es muy importante. "Cuando la doctora comienza a masajear mi estómago siento una sensación no de dolor sino extraña. Puedo sentir que está tocando mis órganos y estoy confundida sobre si necesito ir corriendo al baño o tengo hambre. Es un proceso inusual", asegura Rachel Hosie, que ha experimentando este proceso.

La conciencia sobre este tratamiento osteopático visceral todavía no está muy extendida. "Algunas personas con conscientes de que las tensiones psicológicas pueden influir potencialmente en el eje intestino-cerebro y convertirse en precursoras de enfermedades funcionales", explica Bramati. "Se usa para optimizar el suministro sanguíneo y linfático a los órganos internos con el objetivo de restaurar su función. La movilidad interna de las vísceras se activa a través del movimiento esquelético", añade.

El tratamiento consiste en masajear el estómago y su objetivo es establecer una conexión entre el cerebro y el intestino

La idea es que mediante el uso de técnicas de baja invasión para masajear el área abdominal se pueda ayudar a restablecer el equilibrio fisiológico visceral. "No se puede desconectar la osteopatía visceral del tacto. Los que ejercemos esta profesión usamos las manos para palpar y tratar los desequilibrios del cuerpo. Por lo tanto, el tacto puede ser uno de los pasos en el proceso de curación", comenta Bramati.

Curiosamente, el 50% de los pacientes de la doctora son niños autistas, y ella es la única en el mundo que posee un doctorado en esta especialidad aplicada a niños con esta enfermedad y que padecen problemas gastrointestinales. Su investigación descubrió que el tratamiento puede tener un "impacto significativo e importante en la calidad de vida y el bienestar de estos niños".

Todavía queda mucho por desarrollar e investigar el VOT y sobre todo, asegurar que sea la solcuión para las personas que sufren de problemas digestivos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios