Prueba sus métodos

8 consejos para bajar de peso (y mantenerte) según personas que lo han conseguido

Cada uno de ellos utilizó una estrategia diferente para quitarse una gran cantidad de kilos y no recuperarlos nunca más. Toma nota de sus inspiradoras historias, pueden ayudarte

Foto: Pese a las recaídas, Brooke Birmingham adelgazó 67 kilos. Conoce su historia y la de otros muchos triunfadores en la carrera por perder peso. (brookenotonadiet.com)
Pese a las recaídas, Brooke Birmingham adelgazó 67 kilos. Conoce su historia y la de otros muchos triunfadores en la carrera por perder peso. (brookenotonadiet.com)

A menudo, cuando nos ponemos a dieta para adelgazar, basamos nuestras estrategias en los consejos de otras personas que, como si hubiesen pactado con el Diablo, se quitan de encima más de 50 kilos sin cambiar radicalmente sus hábitos alimenticios ni matarse a hacer deporte. No sólo alcanzaron sus metas –e incluso fueron mucho más allá–, además nunca volvieron a recuperar el peso perdido. '¡Eso mismo quiero conseguir!', te dirás, pero lamentablemente no existe una fórmula mágica, y cada uno debemos encontrar nuestro camino de no retorno hacia el peso ideal. Claro que aunque no haya un método único, quizás escoger el ideal entre varios sea una alternativa más factible que improvisar la dieta del pepinillo y crear una nueva moda.

Andie Mitchell fue la ideadora de 'Weight Loss Win', una sección de 'Yahoo Health' en la que personas reales que han conseguido perder una cantidad importante de kilos y mantenerse en su nuevo peso comparten con el resto de usuarios sus métodos para conseguirlo. “El plan en cuestión no tiene importancia, lo fundamental es el compromiso. Nos han demostrado que la pérdida de peso significativa y duradera es posible, y sus inspiradoras historias revelan el lado físico y emocional de empezar a llevar un estilo de vida más saludable”, explica la autora, quien recoge 10 de las grandes lecciones aprendidas de los participantes en el último año, y ojo, porque cada uno de ellos utilizó una estrategia totalmente diferente a los demás.

Clara Williams, 84 kilos. 109 kilos en 4 años

Contar con ayuda es siempre útil – “El apoyo del grupo me dio todo el aliento que necesitaba y, en cierto modo, me salvó la vida”

Como explica Mitchell, muchas de las personas que han compartido su historia consiguen perder peso gracias al apoyo de amigos, familiares, parejas o grupos de apoyo. Es la forma más sencilla de no sentirse solos durante el proceso e incluso motivarse viendo cómo otros consiguen resultados a la par que ellos. “Mi amiga Patty y yo nos unimos a un grupo de apoyo sin ánimo de lucro para bajar de peso en nuestra asociación de vecinos. Nos pesaban semanalmente y participábamos en concursos con los que nos motivaban a mantenernos, movernos y adelgazar”, comentaba Williams en su relato.

Stephanie Denny, 79 kilos. 66 kilos en 4 años 

Motivación familiar – “Después de que di a luz a mi último hijo, me dije: 'Se acabó, Stephanie'”

La familia también es uno de los grandes motivadores para proponernos perder peso, más aún cuando ésta está compuesta por niños pequeños para cuyo cuidado –desde cambio de pañales hasta carreras por los pasillos y juegos en los columpios– es más que interesante estar en buena forma física para seguirles el ritmo. Así le ocurrió a Denny, quien confesaba hace unos meses que se sentía “una madre horrible” cuando perdía el aliento yendo detrás de sus hijos.

Otros usuarios cuentan historias parecidas, e incluso con motivaciones detonadas por lo que vivieron en su niñez: “Durante mi infancia vi cómo mi madre se iba a la cama y se despertaba todos los días con dolores. Me di cuenta de que si no cambiaba, en 20 años yo estaría igual y sería incapaz de vivir plenamente mi vida. Decidí que ya había sido suficiente”, relataba Caitlin Adams.

La pérdida de peso no cura automáticamente los problemas de imagen corporal y salud mental

Motivados o motivadores, porque también los hay que pensaron que debían perder peso y llevar una vida sana para que sus hijos siguiesen sus pasos. Ese fue el punto de partida de Troy Grimes para adelgazar: “Por fin sentí que me había convertido en un buen ejemplo para mis hijos por ser un padre saludable”.

Miguel Padilla, 61 kilos. 25 kilos en un año

Convertir el deporte en un estilo de vida – “De pronto salía a correr todos los días, y me encantaba”

Sí, lo que repiten sin cesar médicos y especialistas en nutrición no es ninguna mentira: además de una alimentación saludable, para perder peso necesitamos hacer algo de ejercicio. No son pocas las personas que empiezan practicando un poco de deporte y acaban convirtiéndolo en un hábito diario que les divierte o engancha tanto que no quieren dejarlo. “No importaba si hacía calor, llovía o nevaba. Yo salía a correr y nadie me podía parar”, confesaba Padilla. De este modo consiguen mantenerse en su nuevo estado físico sin esfuerzos extra. “El ejercicio hace que se sientan más fuertes mental y físicamente y estén más comprometidos con sus metas. Para muchos de ellos lo que empezó como un reto se convirtió en un hobby”, explica Mitchell.

Tras perder 18 kilos, Kelsey Byers decidió compartir su método en el blog Good Morning Fit. (goodmorningfit.blogspot.com)
Tras perder 18 kilos, Kelsey Byers decidió compartir su método en el blog Good Morning Fit. (goodmorningfit.blogspot.com)

Shannon Robinson, 72 kilos. 27 kilos en 8 años

Perder peso es sólo la mitad del camino – “Los cambios físicos son mucho menos importantes que los mentales y emocionales”

No se trata sólo de adelgazar y conseguir que nos quede divino un triquini o, simplemente, que nos quepan unos vaqueros que hace varias temporadas que no nos cierran. Para mantener la pérdida de peso es imprescindible modificar nuestro estilo de vida y no dejar que sea algo transitorio.

“Para la mayoría de los participantes, el proceso se basaba en buscar una conexión entre las emociones y la alimentación, solucionar las posibles relaciones erróneas con la comida y, una vez consiguen perder peso, empezar a cambiar la forma en la que se veían a sí mismos”, analiza la autora. “La pérdida de peso no cura automáticamente los problemas de imagen corporal y salud mental. No es sólo el peso físico sino también el emocional”, explicaba otro de los participantes, Dareen Moore, en este espacio.

Brooke Brimingham, 81 kilos. 67 kilos en 6 años

Cuenta con las recaídas y recupérate – “Con el tiempo engordé y no me sentía igual de bien. Sabía que tenía que recuperar el control, así que volví a los hábitos que verdaderamente me ayudaron a perder peso”

Uno de los grandes enemigos de cualquier dieta es la falta de fuerza de voluntad. Somos muchos los que empezamos un régimen y nos lo saltamos a menudo pensando que 'no pasa nada', pero cuando vemos que sí que ocurre algo y que nunca alcanzamos las metas que teníamos, nos desesperamos y terminamos por abortar plan. Y esto no puede ser. “La pérdida de peso no suele ser lineal y el camino está lejos de ser suave. Cuando te resbalas y caes, lo que importa es que seas capaz de volver y seguir adelante”, recomienda Mitchell.

Por fin sentí que me había convertido en un buen ejemplo para mis hijos por ser un padre saludable

No basta con seguir una dieta durante unos meses o apuntarnos al gimnasio y tratar de ir tres veces por semana hasta que llegue el verano: hay que cambiar nuestro estilo de vida para siempre. Nadie dijo que fuese fácil, pero a la larga merece la pena.

Kelsey Byers, 63 kilos. 18 kilos en 4 años

La importancia de los descansos – “Disfruto de una deliciosa comida una vez por semana”

Son numerosas las dietas que plantean la necesidad de incluir un día de descanso en nuestro régimen y comernos algún dulce prohibido, un buen plato de pasta, beber algo más de alcohol o lo que sea que nos haga felices. Así lo hizo Byers y le funcionó. Eso sí, debe ser algo ocasional y programado, un pequeño premio para tu esfuerzo diario de comer saludable. Un esfuerzo que, poco a poco, se terminará convirtiendo en tu forma habitual de comer hasta el punto de que quizás ni en tu día libre te apetezca pegarte un atracón a alimentos grasos y altamente calóricos.

Eli Saparthi, autor del sitio web FAT Boy FIT Man, también participó en este espacio contando su historia. (Facebook / FAT Boy FIT Man)
Eli Saparthi, autor del sitio web FAT Boy FIT Man, también participó en este espacio contando su historia. (Facebook / FAT Boy FIT Man)

Randy Clark, 120 kilos. 61 kilos en un año

Mantenerse es tan duro como perder peso – “Es algo que voy a tener que trabajar durante el resto de mi vida”

El esfuerzo no termina cuando alcanzamos el peso ideal. “La gente siempre dice que mantenerse en la nueva talla es más difícil de conseguirla, y realmente lo es”, explicaba Clark. Y no es el único de los participantes que sabe que el trabajo no termina tras quitarse unos kilos. “El mantenimiento es una parte mucho más difícil que adelgazar. Ahí es cuando te das cuenta de que no hay una línea de meta”, relataba Eli Sapharti.

Marisa Hochberg, 43 kilos. 34 kilos en 6 años

Cree en ti mismo – “Si cuando empiezas eres capaz de creer en ti mismo, puedes hacerlo”

Al fin y al cabo, ya nos propongamos perder peso por motivos de salud o estética, no deja de ser un reto personal y un trabajo que hace cada individuo. “Cuando nos convertimos en nuestros propios animadores y empezamos a darnos cuenta de que el esfuerzo vale la pena, no hay ninguna meta que no podamos alcanzar”, asegura Mitchell, quien recuerda que prácticamente todos los participantes insistieron en la importancia de reforzar nuestra autoestima para, al margen de adelgazar, continuar trabajando a largo plazo e incorporar las nuevas rutinas como parte de nuestra vida. “Tienes que creer que puedes hacerlo. El camino va a ser muy difícil, pero si deseas algo lo suficiente puedes conseguirlo”, animaba en su historia personal Steven Blount

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios