el testimonio del extesorero ha sido clave

La 'venganza' de Bárcenas: tres indicios obligan a Rajoy a declarar en la Gürtel

Las tornas han cambiado y a la tercera, fue la vencida. El tribunal ha tenido en cuenta la petición de Adade tras las pruebas aportadas durante el juicio

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (Reuters)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (Reuters)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se verá obligado a declarar en el juicio por la primera época de actividades de la trama Gürtel. Algo ha cambiado en los últimos meses para convertir en un sí lo que fue un no en dos ocasiones anteriores. Nuevos indicios que han modificado las mayorías del tribunal y que conducirán a todo un jefe del Ejecutivo a interpretar un papel esencial y apenas sin precedentes en la última fase de este serial de corrupción.

Como ya ha sucedido en distintas ocasiones a lo largo de los años de investigación sobre los movimientos de la red, el extesorero del PP Luis Bárcenas ha jugado un papel determinante en esta historia. La prueba número uno la aportó él durante su larga declaración en la vista oral. Dijo que Rajoy fue avisado por un empresario de las actividades ilegales del cabecilla, Francisco Correa.

La 'venganza' de Bárcenas: tres indicios obligan a Rajoy a declarar en la Gürtel

Según la versión de Bárcenas, fueron el dueño de Licuas, Joaquín Molpeceres, y su yerno quienes advirtieron a Rajoy a través de tesorero Álvaro Lapuerta de que algo raro sucedía. Le dijeron que todo el que quisiera contratar con determinados ayuntamientos de Madrid tenía que pasar por el despacho de 'Don Vito'. "Le hicieron una envolvente a Correa", describió, muy gráfico, el también exsenador, que detalló que la concejala del PP Carmen Rodríguez Flores, cercana a Lapuerta, fue la emisaria portadora del recado.

Siempre según el testimonio del extesorero, el aviso provocó el indicio número dos. Rajoy ordenó cortar radicalmente los contratos en Madrid con empresas de la Gürtel pero olvidó Valencia. No evitó que la trama buscara nuevo abono en otros horizontes a través de Orange Market. En tierras valencianas continuaron organizando multitud de actos electorales, algunos de ellos con presencia del propio presidente del Gobierno. También el Congreso de 2008 que supuso la ratificación de Rajoy como presidente nacional.

El extesorero del PP Luis Bárcenas, a su salida de la sede de la Audiencia Nacional. (EFE)
El extesorero del PP Luis Bárcenas, a su salida de la sede de la Audiencia Nacional. (EFE)

La acusación popular Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade) destacaba en su enésimo escrito, con el que finalmente ha visto recompensada su constancia, lo que sería la prueba número tres. Rajoy, antes de asumir mayores responsabilidades y coincidiendo con los años investigados, fue secretario electoral de su partido, y dirigió, además, las dos campañas de su antecesor, José María Aznar, dicen. "Debía conocer cómo se organizaba lo que él mismo dirigía", apuntan a El Confidencial fuentes jurídicas. El PP niega este extremo y asegura que la acusación hace alegaciones falsas y atribuye a Rajoy unas funciones que no correspondían a sus cargos.

Uno más, de propina

De propina, otro indicio, que viene en esta ocasión de mano de Esperanza Aguirre. La expresidenta de la Comunidad de Madrid, que recorrerá el jueves el mismo camino que le espera a su jefe, afirmó en su declaración escrita durante la fase de instrucción que Rajoy también fue avisado de dos 'pelotazos' inmobiliarios en las localidades de Arganda y Majadahonda. Aguirre aseguró, además, que su providencial intervención en el concurso inmobiliario de este último municipio evitó que se inflara el precio y llevó a la dimisión del alcalde Guillermo Ortega.

Otras declaraciones de la vista oral han servido también para alimentar el fuego al que no ha podido resistirse el tribunal de Gürtel. El exconcejal que destapó la trama con sus grabaciones, José Luis Peñas, habló largo y tendido en la sala situada en un edificio de la Audiencia Nacional en el polígono industrial 'Las Fronteras', donde se celebra el juicio, de los largos tentáculos de Correa y sus amistades al más alto nivel en el partido.

Correa era "importantísimo para el PP", se situaba a la derecha del presidente de aquella etapa, Aznar, dijo Peñas. Tenía incluso una tarjeta especial que le facilitaba acceso directo al parking de la sede de la calle Génova donde trajinaba con maletines cargados de dinero, reconoció el propio Correa.

La perspectiva para el presidente del Gobierno no se dibuja muy alentadora. La misma acusación, Adade, ha pedido en otra de las derivadas de la investigación de la trama, la causa de la 'Caja B' del PP reflejada en los papeles de Bárcenas y recientemente reabierta, que Rajoy comparezca también aquí como testigo en un futuro juicio. La decisión está pendiente de resolver por los tres mismos jueces que este lunes dijeron sí.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios